‘A la Sombra de los Moon’ por Nansook Hong 2

A la Sombra de los Moon
Mi vida en la familia del Reverendo Sun Myung Moon.

por Nansook Hong 1998

Actualizado 13 de septiembre, 2020


‘A la Sombra de los Moon’ por Nansook Hong – parte 1


‘A la Sombra de los Moon’ por Nansook Hong – parte 2


En la sala familiar de East Garden, le enseño a mi hijo Shin Gil cómo inclinarse ante su abuela, Hak Ja Han Moon. Está rodeada de nietos.



página 112

Capítulo 6

Estaba embarazada del nieto de Sun Myung Moon al mismo tiempo que él y Hak Ja Han Moon esperaban a su decimotercer bebé.

El obstetra de la Sra. Moon le había advertido después del nacimiento de su décimo hijo que otro embarazo podría poner en peligro su salud, e incluso su vida. El Reverendo Moon simplemente hizo que cambiara de médico. Estaba decidido a traer al mundo tantos Hijos Verdaderos del Mesías sin pecado como fuera posible.

Sin embargo, los Moon estaban menos comprometidos con la crianza de esos niños. Tan pronto como nacía un bebé de la Madre y el Padre Verdadero, se le asignaba una hermana de la iglesia que hacía de niñera. Durante mis catorce años en East Garden, nunca vi al reverendo ni a la señora Moon limpiarle la nariz ni jugar con ninguno de sus hijos.

El Reverendo Moon tenía una explicación teológica sobre el tipo de negligencia parental que él y la Sra. Moon ejercían y que yo había sufrido en mi propia infancia como hija de dos de sus discípulos originales: el Mesías estaba primero. Él esperaba que los creyentes se dedicaran al proselitismo público en su nombre; la búsqueda de la felicidad personal de la familia era una autocomplacencia.

El Reverendo Moon incluso designó parejas particulares entre sus discípulos originales para asumir la responsabilidad del desarrollo moral y espiritual de cada uno de los niños de los Moon. Asumir esos deberes parentales él mismo lo distraería de su misión más grande: la conversión del mundo al Unificacionismo.

Sun Myung Moon no ignoraba la amargura que esta actitud engendraba en sus hijos. “Mis hijos dicen que sus padres solo piensan en los miembros de la Iglesia de la Unificación, especialmente en las 36 Parejas”, dijo el reverendo Moon en un discurso en Seúl solo unos meses antes de mi boda. “Desayuno con las 36 parejas, incluso alejando a mis propios hijos. Los niños naturalmente se preguntan: ¿Por qué nuestros padres hacen esto? Incluso cuando nuestros padres se encuentran con nosotros en algún lugar, realmente no parecen preocuparse por nosotros”.

“Es innegable que he amado a los miembros de nuestra iglesia más que a nadie, descuidando incluso a mi esposa e hijos. Esto es algo que el cielo sabe. Si vivimos de esta manera, siguiendo este curso a pesar de la oposición de nuestros hijos y descuidando a nuestra familia, finalmente la nación y el mundo llegarán a comprender. Nuestras esposas e hijos también lo entenderán. Este es el tipo de camino que tienes que seguir”.

Aparentemente, el Reverendo Moon y su esposa no tenían ni idea de los problemas que esto les causaría. Poco después de inscribirme en Irvington High School, In Jin y Heung Jin fueron cambiados del colegio privado al público donde yo estudiaba. El Padre afirmó que lo había hecho porque sus hijos estaban siendo atormentados por profesores que los ridiculizaban por ser Moonies, pero la verdad era que algunos de los niños Moon eran terribles estudiantes. Una vez en la escuela pública, adoptaron la vestimenta, la jerga y el comportamiento de sus compañeros de clase más rebeldes. Incluso asumieron nombres occidentales para usar entre sus nuevos amigos. En Jin, por ejemplo, se llamó Christina por un tiempo, y luego Tatiana. Cuando Hyo Jin iba a fiestas, se hacía llamar Steve Han.

No fue solo a través de sus supuestos nombres que los niños mayores de los Moon buscaron distanciarse de la Familia Verdadera. La mayoría tuvo un placer perverso al ignorar cada principio de su religión. Los Moon prestaron poca atención. Tenían más problemas públicos con los que lidiar esa primavera: el Padre estaba a punto de ser juzgado por ser un evasor de impuestos.

El otoño pasado, solo unas semanas antes de que Hyo Jin y yo fuésemos emparejados, se presentó una acusación contra Sun Myung Moon en un tribunal federal de Nueva York. Fue acusado de presentar declaraciones de impuestos personales falsas durante tres años, al no informar sobre 112.000 dólares en intereses ganados por 1.6 millones de dólares en depósitos bancarios, y al no revelar la adquisición de acciones por valor de 70.000 dólares. Un asistente fue acusado de perjurio, conspiración y obstrucción de la justicia por mentir y fabricar documentos para encubrir el crimen del reverendo Moon.

El Reverendo Moon regresó a los Estados Unidos de un viaje a Corea para declararse inocente de esos cargos. El Padre le dijo a dos mil quinientos simpatizantes que se encontraban en las escaleras del tribunal federal en Nueva York que había sido víctima de persecución religiosa e intolerancia racial: “Hoy no estaría aquí de pie si mi piel fuera blanca y mi religión presbiteriana. Estoy aquí solo porque mi piel es amarilla y mi religión es la Iglesia de la Unificación”.

El Padre había hecho declaraciones similares a principios de ese año cuando un jurado en Gran Bretaña concluyó después de un juicio por difamación que duró seis meses, que el periódico nacional Daily Mail había sido veraz al describir a la Iglesia de la Unificación como un culto que lavaba el cerebro a los jóvenes y los separaban de sus familias.

El jurado del Tribunal Supremo describió a la iglesia como una “organización política” e instó al gobierno a que considerase rescindir su estatus de exención fiscal como una organización benéfica. El jurado también ordenó a la Iglesia de la Unificación que pagase 1.6 millones de dólares por costos judiciales al final del juicio, el más largo y costoso de la historia británica.

En el caso de impuestos de Nueva York, el Padre había sido liberado con un bono de reconocimiento personal de 250.000 dólares, firmado por la Iglesia de la Unificación y una de sus corporaciones, One Up Enterprises, perteneciente al grupo Moon. El juicio comenzó el 1 de abril. A pesar de la etapa avanzada de su embarazo, la Sra. Moon acompañó al Padre a la corte federal todos los días. Un Jin y yo fuimos solo una vez. No entendí una sola palabra del proceso debido a la barrera del idioma, pero no necesitaba entender lo que se decía para saber lo que estaba sucediendo en ese juzgado. Sun Myung Moon estaba siendo perseguido, no procesado.

El Padre nos explicó que lo que le estaba pasando era parte de una larga historia de intolerancia religiosa en los Estados Unidos. A pesar de que los primeros colonos llegaron a América del Norte en busca de libertad religiosa, lo que encontraron en su lugar fue intolerancia. En sus sermones del domingo por la mañana en Belvedere, nos hablaba de mujeres inocentes que fueron juzgadas y ahorcadas como brujas en Massachusetts, de cuáqueros que fueron apedreados en el sur, de mormones asesinados en el oeste. La investigación del Servicio de Impuestos Internos que resultó en el juicio del Padre fue parte de esa vergonzosa tradición.

Todas las mañanas había una peregrinación de la familia y el personal a Holy Rock, un claro en el bosque en la finca East Garden de 18 hectáreas. El Padre había bendecido como terreno sagrado este lugar en lo alto de una colina sobre el río Hudson. Era un lugar hermoso y virgen. Orando allí, me sentía más cerca de Dios y más lejos del siglo veinte que en cualquier otro lugar que había visto. Era un lugar para la contemplación tranquila, con un aspecto poco diferente en 1982 que cuando Henry Hudson exploró por primera vez esta área del continente en 1609.

El Padre rezaba solo en Holy Rock antes del amanecer todos los días. Las damas de oración, que eran mujeres mayores, incluida mi madre, celebraban vigilias allí todos los días durante las seis semanas que duró el juicio. A veces, los Niños Verdaderos y los Niños Benditos de los alrededores se reunían allí para rezar por la exoneración del Padre. Recuerdo el frío que hacía en esa colina. Estaba embarazada y me dolían las articulaciones por el frío, pero mi incomodidad era pequeña junto al sufrimiento que mi padre estaba soportando.

Hubo lágrimas cuando el Padre fue condenado en mayo, pero no estoy segura de que alguien, fuera del círculo interno del Reverendo Moon y sus asesores, fuera consciente de la gravedad de su situación. Ninguno de nosotros creía realmente que el juez del Tribunal de Distrito de los Estados Unidos, Gerard Goettel, haría lo que estuviese a su alcance para sentenciar al Padre a catorce años de prisión. La tristeza en East Garden sobre la condena del Padre por fraude fiscal había sido compensada por el fallo de un tribunal separado en Nueva York de que la Iglesia de Unificación era una organización religiosa genuina y tenía derecho a un estatus exento de impuestos.

Dos meses después, el juez Goettel sentenció al Reverendo Moon a cumplir dieciocho meses en prisión y pagar una multa de veinticinco mil dólares. El Padre aceptó la sentencia serenamente. En el esquema de las cosas del Reverendo Moon, su encarcelamiento, y su martirio, eran providencial. Mose Durst, presidente de la Iglesia de la Unificación de América, incluso comparó la convicción del Padre con la de Jesucristo “por traición contra el estado”. Los abogados del Reverendo Moon presentaron una apelación inmediata. “Tenemos la máxima fe en que, a través del sistema judicial en Estados Unidos, se hará justicia y nuestro líder espiritual será plenamente reivindicado”, dijo Mose Durst a la prensa. “Al igual que con todos los grandes líderes religiosos del mundo, ha recibido odio, intolerancia y malentendidos”. En respuesta a las amenazas de los fiscales de deportar al Reverendo Moon, la iglesia contrató al profesor de la Facultad de Derecho de Harvard, Laurence Tribe, experto en derecho constitucional, para manejar su apelación. El profesor Tribe argumentó con éxito que deportar al Padre lo privaría del contacto con sus seis hijos nacidos en Estados Unidos, quienes para ese momento tenían edades comprendidas entre los dos meses y diez años. El juez Goettel estuvo de acuerdo en que la deportación sería “una pena excesiva”, aunque reconoció que la animosidad pública hacia el Reverendo Moon hizo de esta “una decisión difícil, que seguramente no será bien acogida por mucha gente”. Al Padre se le permitió quedarse en casa, en espera del resultado de su apelación.

El Padre no parecía perturbado por su convicción. Ese verano, cuando Hyo Jin estaba nuevamente en Corea, acompañé al Reverendo y a la Sra. Moon a Gloucester, Massachusetts, donde la iglesia poseía flotas de barcos pesqueros y una planta de procesamiento. El Reverendo Moon dijo que fundó la llamada Iglesia del Océano para alimentar a los hambrientos del mundo. Todos sospechábamos que había comprado las flotas porque le gustaba pescar. En Gloucester, el Padre posee Morning Garden, una mansión que compró a la Iglesia Católica. (Todas las residencias de los Moon tenían nombres que evocaban el Jardín del Edén. Estaban: East Garden, Morning Garden, North Garden, en Alaska; donde el Padre también poseía una flota pesquera y dos plantas gigantes de procesamiento de pescado en Kodiak y una tercera en Bristol Bay, West Garden en Los Ángeles, South Garden en Sudamérica y otra enorme propiedad en Hawai.)

Ese verano, el Padre también alquiló una casa en Provincetown en la punta de Cabo Cod para poder pescar aún más. Era mi responsabilidad esperar a la Madre y a los niños en la playa mientras las hermanas de la cocina que nos acompañaban preparaban las comidas. Servía el almuerzo familiar en la playa, secaba a los niños después de nadar y, en general, actuaba como la dama de compañía de la Sra. Moon. Era un trabajo frustrante e ingrato. No podía nadar a menos que ella nadara. No podría dar un paseo a menos que ella lo hiciera. Ni siquiera podía visitar el baño a menos que la acompañara. Estaba allí para esperarla, ni más ni menos. Por la noche dormía en un saco de dormir rodeada de sus hijos, cocineras y criadas. Ella se jactaba de que nos estaba brindando a todos unas vacaciones relajantes, pero ella y los niños eran los únicos que se veían relajados, a mi parecer.

A pesar de estar embarazada y pertenecer a la familia, me sentía como una criada en la casa de los Moon. Cuando los Moon se encontraban en East Garden, tenía que levantarme antes que ellos y esperar delante de su habitación a que se despertaran. Era mi deber como nuera, servir a los Moon sus comidas y atender las necesidades de la Sra. Moon durante todo el día. Cuando no estaba en la escuela y los fines de semana, estaba al lado de la Sra. Moon desde la mañana hasta la noche. Pasaba la mayor parte del tiempo esperando a que me llamara para llevarle o servirle algo o para que la acompañara a algún lugar. Estaba horas con ella viendo videos de las vacías telenovelas coreanas que ella disfrutaba y que yo aborrecía. Sin embargo, tenía que prestar atención por si hacía algún comentario sobre la trama.

Comía en la cocina con los otros niños, mientras que los Padres Verdaderos cenaban con líderes de la iglesia y dignatarios visitantes. Nos enterábamos de la evolución del caso fiscal escuchando tras las puertas; el Padre nunca habló con nosotros directamente sobre su situación. Solo éramos niños ante sus ojos.

No puedo decir que no estuviese de acuerdo. La cocina era el único lugar en el complejo que parecía un verdadero hogar, con los pequeños derramando la leche y los mayores charlando sobre la escuela. A menudo alimentaba a Yeon Jin en su trona. Hyung Jin era solo un niño pequeño. Lo llevaba de la gran mesa redonda de la cocina a las colinas de East Garden, donde recogíamos flores silvestres. Crecí con los niños de los Moon, más como hermana que como cuñada.

A veces iba con Un Jin a New Hope Farm, la granja de caballos que el Reverendo Moon había comprado en Port Jervis, Nueva York. Una amazona consumada, Un Jin amaba los caballos. El equipo ecuestre olímpico surcoreano entrenaba allí. Gracias en gran medida al dinero de Sun Myung Moon, Un Jin se convertiría en miembro de ese equipo olímpico en 1988.

Heung Jin fue el único niño mayor de los Moon que me mostró mucha amabilidad mi primer año en East Garden. Tenía solo unos meses menos que yo. Era un niño dulce. Tenía una gata en su habitación. Cuando ella tenía gatitos, él no podía soportar separarse de ninguno de ellos, por lo que se adueñaban de su habitación. Algunas veces encontramos a Heung Jin durmiendo en el pequeño cuarto del teléfono, al lado de su habitación, porque los gatos no le dejaban dormir en su propia cama. En mi primer invierno en East Garden, me regaló rosas por mi cumpleaños, un gesto especialmente memorable porque Hyo Jin ni siquiera me compró una tarjeta.

Fui a una escuela de idiomas ese verano y otoño, tratando de perfeccionar el inglés y disimular el progreso de mi embarazo ante mis compañeros de clase mayores, en su mayoría de habla hispana. La Sra. Moon había enviado a mi madre de regreso a Corea ese verano para cuidar a mis hermanos menores, así que me encontraba más sola que nunca en East Garden. Mi embarazo fue más una aventura aterradora que feliz. Tenía muchas náuseas matutinas que me debilitaban, pero era demasiado joven para saber que pasarían. Me preocupaba que hubiera algo terriblemente mal conmigo o con mi bebé.

Hyo Jin rara vez estaba en casa. Cada vez que se aburría, lo que era frecuente, anunciaba que iría a Corea para un “curso de siete días” o un “curso de veintiún días”, programas de capacitación de la iglesia diseñados para acercar a Dios, decía. A pesar de sus anunciadas intenciones, se corría la voz desde Seúl de que Hyo Jin pasaba su tiempo con las chicas del bar o con sus viejas novias. Cuando estaba en East Garden, exigía sexo todas las noches, a pesar de mis protestas de que era terriblemente doloroso. Más molesto que el dolor era el disgusto que expresaba cuando mi cintura y caderas se expandían con nuestro hijo en crecimiento. Para mí era un milagro. Para él, era una afrenta. Me llamaba gorda y fea. Me hacía cubrirme la barriga cuando teníamos relaciones sexuales para que no tener que ver mi embarazo.

El Reverendo Moon decía que yo necesitaba orar más para que Hyo Jin volviera a Dios, que pronto la paternidad lo cambiaría, no por casualidad, dijo que todos debíamos rezar por la salud del bebé que esperaba. Nadie hablaba de eso abiertamente, pero sabía que todos en East Garden temían que el bebé pudiera sufrir las consecuencias del insaciable apetito de Hyo Jin por las drogas, el alcohol y el sexo sin protección.

Fui sola a las clases de parto de Lamaze. Un conductor me dejaba con mis dos almohadas en el Hospital Phelps. Todas las demás mujeres embarazadas estaban allí con una pareja atenta y amable. La instructora me puso con una enfermera que estudiaba las técnicas de ejercicio y respiración de Lamaze. Sentí que Dios la había enviado para ayudarme. Estaba agradecida, pero me partía el corazón al mirar a todas las parejas amorosas, preparándose para el nacimiento de sus bebés. Las mujeres hablaban sobre estilos de cunas y asientos para el automóvil. Debatían los méritos de la tela versus los pañales desechables. Los hombres se veían torpes pero orgullosos, colocando sus palmas suavemente sobre el vientre de sus esposas para sentir a los bebés moverse dentro. Hyo Jin solo se burló cuando le pregunté si le gustaría intentarlo. No hablé con nadie durante seis semanas de clases. Me preguntaba qué pensarían de mí. Estaba sola y era mucho más joven que todos ellos. Debo haberles dado pena. Tuve que aceptar durante esas clases la realidad que evadía de mis pensamientos cada noche: Hyo Jin no se preocupaba por nosotros.

Mi madre regresó a East Garden en enero antes del nacimiento del bebé, que esperábamos fuera a principios de febrero. Ella dormía en la planta baja de Cottage House. Fue bueno que ella estuviera allí porque el 27 de febrero, cuando comencé a tener contracciones, mi esposo no estaba. Tenía tres semanas de retraso. Hyo Jin había regresado de Corea, pero a pesar de que se aproximaba el nacimiento, iba a Nueva York todas las noches a los bares. Ahí es donde estaba cuando me puse de parto. Mi mamá me hizo caminar por la casa para aliviar mi malestar, pero a las 10:00 p.m. finalmente llamamos al doctor, quien nos dijo que el momento había llegado. Hyo Jin no se había molestado en dejar un número de teléfono donde pudiéramos localizarlo, por lo que un guardia de seguridad de East Garden nos llevó a mí y a mi madre al hospital.

Estaba aterrada. En el trayecto de quince minutos desde East Garden al Hospital Phelps, el dolor se intensificó. No podía creer lo que le estaba pasando a mi cuerpo. No me había perdido una clase de parto; había leído sobre trabajo de parto, pero nada me preparó para el dolor punzante que me desgarraba el vientre con cada contracción. No podía sentarme cómodamente en el auto. Sentía cada bache o giro en el camino como un cuchillazo en mi útero.

Mi madre se quedó conmigo durante esa larga noche de insomnio. Ella sostuvo mi mano y secó mis lágrimas cuando el dolor llegaba. A cada hora les rogaba a las enfermeras que verificaran si había dilatado lo suficiente como para dar a luz a este bebé. Un centímetro, dos centímetros, mi cuello uterino se abría tan lentamente como el paso de las manecillas del reloj. Pensé que la noche nunca terminaría. Pensé que mi piel se abriría. Pensé que iba a morir.

Hyo Jin no vino al hospital en toda la noche. Cuando llegó por la mañana, se veía con resaca y no se quedó mucho tiempo. Me vio sufrir de dolor mientras las contracciones eran más seguidas. Me vio llorar, me escuchó gemir y después se desmayó. Fue todo un espectáculo. Este hombre que se creía tan duro, cayó tendido en el suelo de la sala de parto. Las enfermeras se reían mientras ayudaban a Hyo Jin a ponerse de pie. Si no me hubiera estado muriendo del dolor, me habría hecho gracia. En cambio, solo vi que una vez más me dejaría sola cuando lo necesitaba.

En la sala de espera, la Sra. Moon, las damas de oración y las adivinasse sentaron muy cerca. Mandaron a decir en la sala de parto que el bebé debía nacer antes del mediodía para que tenga el mejor futuro. El doctor estaba dispuesto a ayudar. “Si esa es tu cultura, haré lo que pueda”, dijo. Mi madre tuvo que esperar fuera de la sala de partos, así que dependía de la compasión de las enfermeras para ayudarme a salir adelante. Fueron maravillosas, aunque confieso que quería estrangularlas cuando se reían cuando no pujaba con fuerza. La cabeza del bebé salía un poco se metía otra vez. Simplemente no tenía fuerza para pujar. El médico realizó una episiotomía y usó fórceps para sacar al bebé del canal de parto.

Era una niña y tenía una gran cantidad de cabello negro. Tenía marcas rojas en la cara por la presión del fórceps. Tenía los ojos cerrados. Sentí pena por ella. Tenía un aspecto tan pequeño y frágil, de menos de siete libras, que tenía miedo de abrazarla. Podía sentir la desaprobación de las enfermeras. Intercambiaron miradas cuando no la cargué de inmediato. Me preocupaba que pensaran que no amaba a mi hija. Nada podría haber estado más lejos de la verdad. Era tan joven y estaba tan asustada.
En la sala de espera, la noticia de que el bebé era una niña fue recibida con la decepción que esperaba. Era mi deber darles un nieto y nuevamente le había fallado a los Moon. La reacción hubiera sido la misma en Corea, incluso si no hubiera sido miembro de la Iglesia de Unificación. Los niños todavía son más valorados que las niñas en mi cultura. Pero mi responsabilidad de darles un hijo estaba ligada al futuro de la Iglesia de la Unificación. Como el hijo mayor del Padre Verdadero y la Madre Verdadera, Hyo Jin Moon heredaría la misión de la iglesia. Era mi deber entregar al hijo que seguiría a Hyo Jin como jefe de la iglesia.

Después del nacimiento de Shin June, los sentimientos de incompetencia me abrumaban. Ella no podía agarrarse a mi pezón y la enfermera y yo no podíamos encontrar la manera de ayudarla. Las enfermeras de la sala de maternidad se desesperaban porque era muy joven y tenía dificultad para comunicarme en inglés. Pero entonces supe lo que las mujeres quieren decir cuando hablan de instinto maternal. Nunca había visto algo tan milagroso como los pequeños dedos de mi bebé. Nunca había sentido algo tan suave como su piel translúcida. Nunca había escuchado un sonido más tranquilizador que su suave respiración. Aunque no sabía qué hacer, miré a mi bebé y sentí un amor que nunca antes había conocido. Lo resolveríamos todo juntos, Dios, mi bebé y yo.

La bebé y yo fuimos dados de alta del hospital a la 1:30 p.m. el 3 de marzo. Hyo Jin nos llevó a casa a East Garden en el auto del Padre. El Reverendo Moon estaba esperando en casa para bendecir a la nueva bebé. Rezó, deliberadamente pensé, para que Dios trabajara para restaurar a Hyo Jin a través del nacimiento del bebé. Pero no hubo un cambio milagroso en el comportamiento de Hyo Jin. Se quedó con nosotras en nuestra primera noche en casa desde el hospital. Después de eso, sin embargo, volvió a los bares.

Mi madre permaneció en East Garden durante varios meses para ayudar con el bebé. Me sentí culpable por necesitarla tanto como lo hice. La facilidad con la que cuidaba de Shin June solo realzaba mi torpeza. Me habría perdido sin mi madre, pero me dolía dejarla despierta toda la noche con la bebé mientras yo dormía. A pesar de que amaba mucho a mi bebé, y la amaba de verdad, este fue uno de los períodos más solitarios de mi vida.

Comencé a llevar un diario después de que nació mi hija. Leerlo ahora es llorar por la niña que una vez fui. El diario en sí es un testimonio de mi juventud: la portada es un retrato de Snoopy, el personaje de dibujos animados canino.

6 de marzo de 1983: “Hyo Jin llegó a casa a las 2:00 a.m. y durmió hasta las dos de la tarde. Luego salió con Jin-Kun Kim”.

Ocho días después del nacimiento de un bebé en la Iglesia de la Unificación, se realiza una ceremonia de dedicación. El número ocho significa un nuevo comienzo en la numerología unificacionista. La ceremonia no es un bautismo, ya que creemos que los Niños Benditos nacen sin pecado original en sus almas. La dedicación es más un servicio de oración para agradecer a Dios por el nacimiento del nuevo niño.

El 7 de marzo celebramos tal ceremonia para Shin June. Mi diario registra el evento: “Hyo Jin estaba sosteniendo a la bebé. El Padre rezaba. Pasamos a la bebé entre nosotros. Todos besaron sus mejillas. Durante el desayuno la Madre la estuvo abrazando todo el tiempo. Estaba de buen humor, dijo que la bebé tenía el mismo aspecto que Hyo Jin cuando nació. El Padre dijo que sus ojos eran como los de un pájaro místico y que eso significaba que sería ingeniosa. Los occidentales tienen ojos redondos que muestran lo que están pensando. Los ojos de los orientales son piscinas oscuras que no se pueden penetrar. El Padre dijo que esto significa que tenemos un corazón más grande y profundo”.

La noche siguiente, solo cinco días después de que Shin June y yo regresáramos a casa del hospital, Hyo Jin se fue a Corea. No tenía que irse; creo que quería alejarse de nosotras, de la responsabilidad que representamos la bebé y yo. “Quiero pensar que estoy menos triste que otras veces, ya que la bebé está conmigo. Pero después de acostarla y venir a mi habitación, me sentí abrumada por la soledad. Es como si tuviera un gran agujero en mi corazón y me siento muy triste y vacía”, escribí en mi diario. “Ruego a Dios por la llegada segura de Hyo Jin a Corea. Doy gracias a Dios por darme a mi bebé para que pueda llenar este corazón solitario, vacío y triste. Las lágrimas siguen cayendo”.

Quería tanto que Hyo Jin compartiera mi alegría por el nacimiento de nuestra preciosa hija, pero sabía que no estaríamos en sus pensamientos una vez que llegara a Corea. “Me pregunto si Hyo Jin llegó sano y salvo a Corea. Aunque le pedí que me llamara cuando llegara, no la espero”, escribí en mi diario. “Voy a esperar varios días y luego lo voy a llamar. Decidí que voy a tomar muchas fotos hermosas de la bebé y enviarle algunas a Hyo Jin”.

No fue fácil tomar esas fotografías en las primeras semanas. Como la mayoría de los bebés, Shin June tuvo problemas para establecer un horario de sueño regular. Lloraba toda la noche y dormía todo el día. Mi madre estaba exhausta y me sentía culpable. “Mi madre crio a sus hijos y ahora está criando a su nieta. Me siento culpable de hacerla sufrir así. Realmente no sé mucho. Me siento mal por mi bebé y le agradezco a mi madre por su ayuda”, escribí. “Le di un baño. Le lavé el pelo y la metí en la bañera. Ni siquiera podía lavarla con jabón y mi madre terminó de bañarla. Le agradecí a mi madre y me sentí avergonzada. Me siento mal y culpable por mi pequeña. No me siento muy capaz como madre. Quiero ser una buena madre, pero hay tantas cosas que no sé. No puedo dejar de sentirme culpable”.

Pasaban los días y Hyo Jin seguía sin llamar mientras yo seguía esperando. “Me pregunto qué estará haciendo Hyo Jin ahora. Me pregunto si está pensando en su hija, aunque sea un poco”, escribí. “El Padre preguntó:” ¿Hyo Jin llamó? “Me sentí mal ya que tuve que responder que no. Escuché que Hyo Jin dio una charla a los líderes sobre el papel de la esposa. Me pregunto qué estará haciendo ahora”.

No me sentía bien físicamente después del parto. Las mujeres coreanas tienen mucho cuidado para protegerse después del nacimiento de un bebé. Nos envolvemos en varias capas de ropa para evitar el frío. Ninguna cantidad de capas podía alejar el frío que sentía. Nunca había estado enferma, pero era pequeña. Mi cuerpo no estaba preparado para dar a luz. Tenía dolores en las articulaciones que empeoraban con cada embarazo. Ese marzo mis miserias emocionales, físicas y espirituales competían entre sí. “Me duelen los ojos todo el día. Mis dientes están tan sensibles, que no puedo comer nada. No sé por qué no me siento bien. Tengo dolor de cabeza y siento mi corazón pesado. Tengo que amamantar a la bebé un poco más tarde. Me siento mal por ella”, escribí. “Me pregunto qué estará haciendo Hyo Jin. Él no llama. Ni siquiera lo pienso, pero todavía estoy esperando su llamada.”

“Ha pasado mucho tiempo desde que oré con todo mi corazón. Me volví perezosa después de que nació la bebé. Cuando estaba embarazada, era más concienzuda y diligente al orar por el bien del bebé. Pero después del nacimiento, creo que me volví distraída. Cuando estoy deprimida, desmoralizada y cuando pienso en Hyo Jin, miro a la bebé. Entonces mi corazón se llena de esperanza. Ella es toda mi esperanza. Mi única esperanza reside en ella y rezo para que Hyo Jin vuelva. Una vez más, doy gracias a Dios con todo mi corazón por darme a mi hija. Amén.”

18 de marzo de 1983: “Ha llovido mucho desde esta mañana. El viento también es muy fuerte. He estado sentada frente a mi escritorio y la soledad llena mi corazón. Siento que estoy sola en este mundo. A menudo siento que no hay nadie conmigo y estoy alejada de todos. Aunque mi bebé está en la habitación contigua, siento que estoy sola. . .”

19 de marzo de 1983: “Tuve pesadillas ayer y anteayer. En el sueño, Hyo Jin estaba con otras dos mujeres a pesar de que estaba casado conmigo. Ni siquiera quiero pensar en eso, pero los sueños eran muy reales. Son tan vívidos que parece que no son sueños, sino la realidad. Puedo recordar los rostros de las mujeres tan claramente. Nunca los he visto antes. El año pasado, cuando Hyo Jin trajo a su novia a la ciudad de Nueva York y no volvió a casa durante una semana, soñé dos veces que él estaba con ella. La conocía, pero no conozco a las mujeres con las que soñé esta vez. Había dos mujeres diferentes en ambos días. De todos modos, no es un buen sueño. No sé por qué estoy teniendo este tipo de sueño. ¡Tal vez estoy pensando demasiado en él! ¡O tal vez esta es la prueba de Satanás! No tengo apetito y creo que me estoy debilitando espiritualmente. Antes de bañar a la bebé, llamé a Hyo Jin. No entiendo por qué es tan difícil para él llamarme. Cuando estoy sola o trato de dormir, no puedo dejar de pensar en él. Intento no pensar, pero los pensamientos continúan. No sé por qué estoy así. Tengo miedo de estar sola.”

22 de marzo de 1983: “Mi madre me regañó porque no desayuné por falta de apetito. Lo perdí desde que tuve esos malos sueños. Mi madre me dijo que, si me debilitaba físicamente, Satanás se apoderaría de mí, así que debía comer, ¡pensando que estoy mordiendo a Satanás! Escuché que a Hyo Jin le está yendo bien en el taller, pero todavía tengo malos sueños. Quizás Satanás me está probando. Creo que me he debilitado física y mentalmente. No debería dejar que Satanás ganara la batalla. Debería recuperarme físicamente y cumplir con mi responsabilidad con Dios, Hyo Jin y nuestra hija lo más pronto posible”.

27 de marzo de 1983: “La lluvia y el viento son muy poderosos. A pesar del mal tiempo y su cansancio, mi madre fue a Holy Rock durante una hora a las tres en punto. Pobre de mis padres. Siento que no están bien y siempre sufren por su hija, por mí. Me pregunto si a Hyo Jin le está yendo bien en el taller y qué está haciendo. ¡Mi madre me contó que el sexto día llamó a sus dos novias durante una hora cada una! Satanás invadió el sexto día. Nuestro Padre Celestial, cómo está mirando a Hyo Jin y está preocupado. Nuestro pobre Dios.”

31 de marzo de 1983: “Ayer estaba enojada sin razón. Tal vez es la prueba de Satanás. No pude controlarme. Desde el nacimiento de la bebé, no entro en mi antigua ropa. Eso me preocupa últimamente. Me dije a mí misma que no debería hacerlo. Tengo diecisiete años ahora. Debería estar haciendo cosas e ir a lugares, pero tengo una bebé y me he convertido en una mujer de mediana edad. ¡Qué chica tan patética soy! Incluso me arrepiento de estar aquí. ¿Por qué soy así? El Padre Celestial no se siente feliz y yo me siento arrepentida. Sin embargo, todavía siento que es mejor conocer a un hombre común y recibir todo su amor. Sé que no debería pensar así. ¡Me arrepiento, Padre Celestial!”

4 de abril de 1983: “lunes, 2:00 a.m. Cuando escribo en el diario, pienso en lo que hice hoy. Bueno, ¿cómo pasé el día? Durante el día, trato de olvidar mi situación, pero mientras escribo en el diario organizo mis pensamientos. Siempre me siento vacía por dentro. ¿Es por él? Mientras espero a que la bebé se despierte para darle de comer, leo la carta que encontré. Es una carta de la mujer en Los Ángeles. Antes, rompí las cartas viejas que encontré de sus otras novias. No sé por qué no rompí la nueva carta. No me causan ningún sentimiento. Ni siquiera estoy enojada. Pienso en esto como una situación patética. Me pregunto cómo me convertí en lo que soy. No estoy molesta por las mujeres con las que está saliendo. Siento pena por ellas. La persona con la que estoy molesta es Hyo Jin”.

Hyo Jin no regresó a East Garden hasta el verano. Nuestra hija, un pequeña recién nacida cuando se fue, ahora era una bebé de ojos brillantes que empezaba a balbucear. Parecía tan indiferente ante ella como cuando se fue a Corea. Estaba perdida, temerosa por nuestro futuro. Ese verano, los Moon decidieron que no podía volver a Irvington High School. Les preocupaba que los funcionarios de las escuelas públicas pudieran sentir demasiada curiosidad sobre la causa de mi licencia prolongada, que hubiera rumores sobre la bebé. Todavía estaba por debajo de la edad de consentimiento en Nueva York cuando fue concebida. No necesitaban que su hijo fuera acusado de abuso infantil o incluso violación.

Fui admitida en la Masters School, una escuela privada para chicas en Dobbs Ferry, Nueva York. Estaba muy emocionada. Había anhelado volver a la escuela desde la primavera. En mi diario de abril, escribí: “Debería estudiar muy pronto. También tengo que practicar piano. Solo estoy perdiendo el tiempo, sin hacer nada. Tengo que hacer planes para estudiar”. La escuela sería una distracción de mi matrimonio sin amor y mi depresión. Me haría una mejor madre. Estaba llena de esperanza por primera vez desde que vine a East Garden.

Una mañana, los Moon me llamaron a su habitación. Estaba preocupada Cuando enviaban por mí, generalmente significaba que había hecho algo mal ante sus ojos. Nunca sabía cuál de ellos estaría enojado conmigo. Ambos tenían muy mal genio, pero rara vez estaban enojados al mismo tiempo. Esta vez fue la Sra. Moon quien comenzó a gritar tan pronto como caí de rodillas para inclinarme ante ellos.

¿Sabía cuánto costaba la matrícula en la Masters School? ¿Tenía alguna idea de cuánto dinero se necesitaría para educarme? ¿Por qué deberían cargar con este gasto? Yo no era su hija. Ya tenían que pagar para alimentarme, vestirme y alojarme. ¿Cuánto más quería? Apenas podía hablar, estaba tan furiosa. El reverendo Moon no dijo nada mientras ella gritaba. Mantuve la cabeza baja, me mordí el labio y comencé a llorar. Pensé que había hecho todo lo que los Moon querían. Me casé con su hijo rebelde. Lo apoyé incluso cuando me dejó embarazada, para irse con su novia. Les había dado una hermosa nieta. ¿Por qué me estaba gritando la Madre?

La Sra. Moon dijo que la hija de Bo Hi Pak había recibido su diploma de escuela secundaria a través de un curso por correspondencia. Yo podría hacer lo mismo. ¿Para qué necesitaba una educación sofisticada? Podía hacer lo que Hoon Sook Pak había hecho. Ella era una bailarina ahora. Todo había funcionado. Podría estudiar en casa y cuidar a la bebé al mismo tiempo.

Estaba aturdida. Mis padres siempre habían valorado la educación. Sacrificaron su propia comodidad para asegurarse de que sus siete hijos tuvieran la mejor educación disponible. ¿Los Moon me iban a dejar obtener un diploma por correo? Sabía que tenía que volver a la escuela, ver gente de mi edad y salir del complejo de los Moon durante parte de mi día. Estaba tan agradecida cuando el Reverendo Moon finalmente habló. Esos cursos por correspondencia no son buenos, le dijo a la Madre en voz baja; tenemos que enviar a Nansook a la escuela.

Los dos discutieron las opciones como si yo no estuviera allí, de rodillas sollozando ante ellos. Tomaron todas las decisiones importantes sobre mi vida y luego me culparon por las consecuencias. Traté de detener mis lágrimas. No había hecho nada malo. No debería estar llorando. Sin embargo, no pude evitarlo. Cuando había expresado completamente su ira, la Sra. Moon de repente recordó que todavía estaba allí. “¡Sal!” ella gritó. Me puse de pie y traté de apartar los ojos del personal mientras bajaba corriendo las escaleras y regresaba a Cottage House.

Pasó todo el verano sin mencionar mi educación. Un día de septiembre, simplemente me dijeron que comenzaría el undécimo grado al día siguiente en la Masters School. Me llevaban y me iban a buscar a la escuela ese año. En mi último año, aprendí a conducir. Hyo Jin se había ofrecido a enseñarme, pero después de una sesión de sus abusos de gritos, le dije que prefería aprender de uno de los guardias de seguridad de East Garden. Era la primera vez que me enfrentaba a Hyo Jin. Sabía que no iba a aprender si me gritaba, y no dejaría de hacerlo. Incluso aprendí a estacionar en paralelo, sin salir de la propiedad Moon.

Me encantó la Masters School. Los profesores eran desafiantes y el cuerpo estudiantil incluía a varias chicas coreanas. La mayoría de ellos eran músicos y estudiaban en Juilliard en el Lincoln Center de Nueva York los fines de semana. Para ellos yo solo era otro expatriado coreano adolescente que estaba siendo educado en los Estados Unidos. Mis padres, como los suyos, estaban en casa en Corea. Nadie sabía sobre mi relación con Sun Myung Moon. Nadie sabía que era esposa y madre. Pensaron que vivía con un tutor en Irvington. Nadie pidió más información que eso, y me encontré agradecida por la discreción de mi cultura coreana.

Una niña en la Masters School fue especialmente dulce. Ella era más joven que yo y me trataba como una hermana mayor. Cuando necesitaba una confidente, yo estaba feliz de cumplir ese papel. No podía soportar hablar con su madre cuando su familia llamaba desde Seúl. Solo el sonido de la voz de su madre la haría llorar de nostalgia.

Sentía mucha pena por ella, pero también la envidiaba. Al consolarla me di cuenta de que no experimentaba el rango normal de emociones de una niña de mi edad. Si extrañaba a mi madre o mi familia, sentía que le estaba fallando a Dios. Si anhelaba ir a casa, sentía que me resistía a mi destino. Si odiaba a mi esposo, sentía que dudaba de la sabiduría de Sun Myung Moon.

Era libre de sentir mi fracaso y mi soledad, pero no era libre de expresarlos. Como resultado, mis amistades con mis compañeros de clase eran estrictamente superficiales y unidireccionales. No pude confiar en nadie ese año escolar cuando me di cuenta de que había sufrido un aborto espontáneo.

Supe durante semanas que estaba embarazada, pero había perdido mi primera cita con el médico. Cuando comencé a notar pequeñas cantidades de sangre manchando mis bragas, no pensé mucho en ello. Cuando una ecografía confirmó que había perdido al bebé, quedé devastada. Tuve que ser hospitalizada durante la noche para que me hicieran un curetaje. Hyo Jin no vino a verme hasta que todo terminó. Me encontró llorando en mi habitación del hospital. En lugar de consolarme, dijo que mis lágrimas le repugnaban. Le importaba más que yo hiciera una escena, que la perdida de nuestro bebé. “Eres muy poco atractiva cuando lloras”, dijo, antes de dejarme sola con mi pérdida.

Deseé, entonces, tener una verdadera amiga, pero sabía que mi vida y la de las chicas con las que me sentaba en el aula eran iguales solo en apariencia. Si iba a sobrevivir en la Familia Verdadera, me di cuenta después de la respuesta despiadada de Hyo Jin a mi aborto espontáneo, necesitaría dividir mis emociones aún más de lo que ya lo había hecho.

Más que la mayoría de las mujeres jóvenes de mi edad, me encontraba entre la infancia y la edad adulta, con un pie en ambos mundos. Esa primavera, todavía era lo suficientemente joven y dependiente para pedirle a mi madre que escogiera el vestido blanco para mi graduación de la escuela secundaria. También tenía la edad suficiente para tener una niña pequeña en casa, mirándome mientras me arreglaba para la ceremonia, donde el entonces vicepresidente George Bush pronunciaría el discurso de graduación a petición de su ahijado, uno de mis compañeros de clase.

“¿Puedo ir, mami?” Mi hija quería saber. Ansiaba tener a mi pequeña niña conmigo en mi gran día, pero la dejé en casa en East Garden. No había descubierto cómo integrar los dos mundos muy diferentes en los que vivía.


Tengo a nuestro primer bebé en brazos y Hyo Jin sostiene al hijo menor de Sun Myung Moon.



página 133

Capítulo 7

El 22 de diciembre de 1983 amaneció un día frío y húmedo en el valle del río Hudson. El clima sombrío reflejaba el estado de ánimo en East Garden. Los Padres se habían ido días antes para una gira de conferencias en Corea. El Reverendo Moon tenía previsto abordar un mitin en Chonju, Corea del Sur, un baluarte antigubernamental. Se temía por su seguridad debido a sus estrechos vínculos con el represivo régimen militar de Chun Doo Hwan.

Tenía que penetrar en el campo del enemigo. El Padre nos lo dijo. La única manera de derrotar a los comunistas, quienes eran los emisarios de Satanás en la tierra, era confrontándolos directamente. Pensamos que Sun Myung Moon era el hombre más valiente del mundo. Las damas de oración pasaron el día en Holy Rock, orando por un viaje exitoso y pacífico.

Desde su infancia en la Corea ocupada por los japoneses, el vínculo entre religión y política estuvo siempre muy claro para Sun Myung Moon. La división de nuestro país en zonas comunistas y democráticas había definido aún más las líneas de demarcación política para su ministerio religioso. Los comunistas lo habían encarcelado como predicador itinerante. Habían prohibido el pluralismo religioso. Eran el enemigo. Dedicó su vida pública a la difusión del unificacionismo y la derrota del comunismo. Para Sun Myung Moon, un objetivo era inseparable del otro.

Si Hyo Jin estaba preocupado por sus padres, no había cambios en su comportamiento que así lo demostrara. Esa noche temprano, se fue de bares en Nueva York. Estaba en casa sola con la bebé cuando, pasada la medianoche, sonó el teléfono. Fue uno de los guardias de seguridad. “Ha habido un accidente”, dijo. Temí de inmediato por los Padres Verdaderos. “No, no es el Padre”, dijo. “Es Heung Jin”.

Heung Jin?

El segundo hijo del Reverendo y la Sra. Moon iba conduciendo de camino a casa, después de una noche de fiesta con dos Benditos Niños, cuando su automóvil se estrelló contra un camión averiado en una carretera con hielo, cerca del Seminario Teológico de Unificación en Barrytown, Nueva York. Heung Jin y sus amigos a menudo iban al seminario para usar el campo de tiro que los hijos del Reverendo Moon, todos ávidos cazadores, habían construido en los terrenos. Los tres jóvenes fueron hospitalizados.

Mi hermano, Peter Kim, y yo corrimos directamente a la sala de emergencias del Hospital St. Francis en Poughkeepsie, Nueva York. Ninguno de nosotros estaba preparado para lo que nos íbamos a encontrar. Jin-Bok Lee y Jin-Gil Lee resultaron heridos, pero no de gravedad. Sin embargo, Heung Jin había sufrido un severo traumatismo craneal. Lo estaban operando cuando llegamos.

Vi a Peter Kim caminar hacia el teléfono público en el pasillo para llamar a los Padres en Corea, estaba llorando. “Perdóname. Soy tan indigno”, comenzó a decir. “Me dejaste a cargo de tu familia y sucedió lo más terrible”. La llamada no duró mucho. El reverendo y la señora Moon dijeron que saldrían en el próximo vuelo a casa.

Nunca antes había estado en medio de una enfermedad grave o una lesión potencialmente mortal. Fue aterrador ver a un niño de mi edad, especialmente un niño tan dulce como Heung Jin, en una unidad de cuidados intensivos, conectado a todo tipo de tubos y máquinas. Estaba inconsciente. Yacía inmóvil, el único sonido era el zumbido del respirador que bombeaba oxígeno a su cuerpo inerte. No necesitábamos un médico para que nos dijera la gravedad de su condición.

Al día siguiente, todos fuimos a Nueva York para encontrarnos con los Padres Verdaderos en el aeropuerto. Nunca olvidaré la mirada afligida en el pálido rostro de la Sra. Moon. Estaba claro que no había dormido desde que había recibió la llamada de Peter Kim. Seguimos a los Moon hasta el hospital, donde los miembros de la iglesia se habían apoderado de la sala de espera de la UCI y estaban llevando a cabo una vigilia de oración por Heung Jin.

El Reverendo Moon se concentró en consolar a todos los demás antes de entrar en la habitación de Heung Jin. La Sra. Moon solo quería estar con su hijo. No habría un milagro. Heung Jin tenía muerte cerebral. El 2 de enero de 1984, los Moon tomaron lo que debió haber sido la decisión más difícil de sus vidas. Con todos nosotros reunidos alrededor de su cama de hospital, se apagó el respirador que mantenía vivo a Heung Jin Moon, de diecisiete años. Murió sin recuperar la conciencia. La Sra. Moon se aferró al cuerpo sin vida de su hijo, sus lágrimas manchaban las sábanas blancas. El Reverendo Moon permaneció sin llorar a su lado, tratando de consolar a una madre inconsolable.

El resto de nosotros derramó muchísimas lágrimas por la muerte de nuestro hermano, pero el Reverendo Moon nos ordenó no llorar por Heung Jin; él había ido al mundo espiritual para unirse a Dios. Nos reuniríamos con él algún día. Todos comentamos con admiración la fortaleza del Padre, su capacidad de anteponer su amor a Dios a la pérdida de su hijo. Como madre primeriza, estaba más desconcertada que impresionada por la reacción de Sun Myung Moon.

Hubo un funeral enorme para Heung Jin en Belvedere. Por instrucción de la Sra. Moon, las mujeres y las niñas de la familia llevarían vestidos blancos; los hombres corbatas blancas con sus trajes negros. Los miembros de la iglesia vestían sus túnicas blancas de la iglesia. Arriba, mientras nos preparábamos para el servicio, sentí la habitual incertidumbre. No era una Niña Verdadera, solo la nuera, así que no sabía exactamente a dónde pertenecía. Encontré mi lugar apartada de la familia. Las hermanas cocineras habían preparado todas las comidas favoritas de Heung Jin para recordarnos al niño que habíamos perdido. La mesa parecía haber sido dispuesta para la fiesta de cumpleaños de un adolescente: hamburguesas, pizza y Coca-Cola.

Nunca había estado en un funeral antes. El ataúd abierto de Heung Jin fue colocado en la sala de estar. Era una habitación grande, pero no para doscientas personas, pronto empezó a hacer mucho calor. Durante tres horas, amigos y familiares ofrecieron testimonios a Heung Jin, a su bondad y amabilidad. Lloré abiertamente, a pesar de mi promesa al Padre de no llorar. Yo no estaba sola. El Reverendo Moon ordenó a todos los miembros de la Familia Verdadera que se despidieran de Heung Jin. Los más pequeños, comprensiblemente, estaban asustados. Levanté a algunos de los más pequeños para besar la mejilla de Heung Jin, como lo hice yo misma. Estaba terriblemente frío.

El Padre caminó hacia el frente de la habitación e instantáneamente cesaron todos los sonidos de llanto. Dijo que Heung Jin era ahora el líder del mundo espiritual. Su muerte había sido un sacrificio. Satanás estaba atacando al Reverendo Moon por su cruzada anticomunista al reclamar la vida de su segundo hijo. Al igual que Abel antes que él, Heung Jin había sido el buen hijo. Hyo Jin pareció herido por la comparación del padre, pero él mismo sabía que en realidad, él se parecía más al Caín Bíblico.


La caligrafía de Sun Myung Moon: “Victoria Absoluta de
文興進 Moon Heung Jin como Comandante en Jefe del Cielo”

Heung Jin, dijo el Padre, ya estaba enseñando a aquellos en el mundo espiritual el Principio Divino. El mismo Jesús quedó tan impresionado por Heung Jin que dejó su cargo y proclamó al hijo de Sun Myung Moon el Rey del Cielo. El padre explicó que el estado de Heung Jin era el de un regente. Se sentaría en el trono del cielo hasta la llegada del Mesías, Sun Myung Moon.

Me sorprendió la deificación instantánea de este adolescente. Sabía que Heung Jin era un Niño Verdadero, el hijo del Señor de la Segunda Llegada, así que estaba listo para creer que tenía un lugar especial en el Cielo. ¿Pero desplazando a Jesús? El chico a quien había ayudado a buscar un gatito perdido en el ático de la mansión en East Garden, ¿era el Rey del Cielo? Era demasiado, incluso para una verdadera creyente como yo. Sin embargo, miré a mi alrededor y los familiares e invitados reunidos asintieron gravemente ante esta revelación impartida. Estaba avergonzada de mi escepticismo, pero era incapaz de negarlo.

El ataúd de Heung Jin fue llevado al coche fúnebre y conducido al aeropuerto internacional JFK para el largo vuelo a Corea. El reverendo y la señora Moon no acompañaron el cuerpo de su hijo. Je Jin y Hyo Jin acompañaron a su hermano a casa. Heung Jin fue enterrado en una parcela de la familia Moon en un cementerio a una hora de Seúl.

Casi de inmediato, comenzaron a llegar cintas de video a East Garden de todo el mundo. Los miembros de la Iglesia de la Unificación en diferentes estados de trance. Se pronunciaban como médiums y través de ellos, Heung Jin hablaba desde el mundo de los espíritus. Fue muy extraño ver estas cintas. Nos reuníamos con el padre y la madre en la televisión y veíamos a un extraño tras otro decir que hablaba por Heung Jin. Ninguno de ellos ofreció ideas religiosas profundas. Ninguno mostró familiaridad con la vida de Heung Jin en East Garden. Pero todos alabaron a los Padres Verdaderos y reforzaron la revelación del Padre de que Jesús se había inclinado ante Heung Jin en el Cielo.

No solo dudaba de las afirmaciones de estas cintas, sino que también me ofendía que tanta gente tratara de explotar el dolor de la Familia Verdadera en un intento tan evidente de ganar el favor del Padre. Yo era ingenua. Este fue exactamente el enfoque más probable para ganar el afecto de Sun Myung Moon. El Padre claramente estaba emocionado por este fenómeno de “posesión”, que ocurría espontáneamente en todo el mundo. Era imposible para mí decir si el Reverendo Moon realmente creía que su hijo estaba hablando a través de estas personas o si estaba usando esta mentira para sus propios fines.

Un problema teológico con el endiosamiento de Heung Jin Moon fue que, según las enseñanzas de Sun Myung Moon, el Reino de los Cielos es alcanzable solo por parejas casadas, no por individuos solteros. El Padre se ocupó de eso rápidamente. No habían pasado dos meses después de la muerte de Heung Jin, cuando se celebró una ceremonia de boda en la que Sun Myung Moon unió a su hijo muerto en matrimonio con Hoon Sook Pak, la hija de Bo Hi Pak, uno de sus discípulos originales. El hermano de Hoon Sook, Jin Sung Pak, se casó el mismo día con In Jin Moon. La boda conjunta del 20 de febrero de 1984 solo puede describirse como rocambolesca.

In Jin estaba furiosa porque su padre la había emparejado con Jin Sung, un niño que no soportaba. En Jin tenía muchos amigos; el matrimonio era lo último en lo que pensaba. Ella llamaba a Jin Sung “ojos de pez”, por la característica física más distintiva de la familia Pak. La verdad era que estaba enamorada de un chico más joven. El año anterior, In Jin y yo habíamos compartido una habitación en un hotel de Washington D.C., donde asistíamos a una conferencia de la Iglesia de Unificación. Una noche, mientras ella pensaba que yo dormía, llamó a este chico a la casa de su familia en Virginia. Susurraba suavemente y reía de una manera juvenil que no era usual en ella, según mi experiencia. Me di cuenta de que estaba coqueteando con él, diciéndole que, aunque se suponía que los Niños Benditos no debían besarse, ella pensó que podían hacer una excepción.

Era un enamoramiento peligroso. Lo que ninguno de ellos sabía en ese momento, era que compartían el mismo padre. El chico es el hijo ilegítimo de Sun Myung Moon. Mi madre me lo había dicho un año antes, pero esa noche me quedó claro que ellos no sabían nada. Que el niño había nacido de una aventura entre el Reverendo Moon y un miembro de la iglesia era un secreto a voces entre las treinta y seis Parejas Benditas. No era un enlace romántico, me había explicado mi madre. Era una unión “providencial”, ordenada por Dios, pero que el mundo secular no entendería. Para evitar cualquier malentendido, al nacer el bebé fue entregado a la familia de uno de los asesores más confiables de Sun Myung Moon y fue criado como su hijo. Su verdadera madre vivía cerca en Virginia y desempeñó el papel de amiga de la familia en su juventud. El Reverendo Moon nunca ha reconocido públicamente su paternidad, pero a finales de la década de 1980, al niño y a la segunda generación de los Moon se les dijo la verdad.

La colocación de un bebé en el hogar de un miembro de la iglesia no relacionado no fue un caso aislado. Sucedía todo el tiempo. Las parejas infértiles en la iglesia simplemente recibían un bebé de miembros que tenían varios hijos. Ya que todos pertenecíamos a la familia del hombre y los únicos Padres Verdaderos son el Reverendo y la Sra. Moon, ¿qué más daba quién criaba a un niño? La Iglesia de la Unificación a menudo prescindía de sutilezas legales como los procedimientos de adopción y simplemente compartía a los niños de la misma manera que un vecino podía prestarle a otro una manguera extra de jardín.

Nos reunimos en la mansión Belvedere para la doble boda aquel febrero, tal como lo habíamos hecho para la mía dos años antes. En su túnica blanca ceremonial, el reverendo y la Sra. Moon presidieron primero la boda de su hija In Jin con Jin Sung Pak. Inmediatamente después de la ceremonia, la multitud se calló cuando Hoon Sook entró en la ornamentada biblioteca con un vestido blanco de novia y un velo. Una mujer joven y hermosa, tenía veintiún años, una aspirante a bailarina de ballet. El Reverendo Moon fundaría la Universal Ballet Company en Corea para resaltar su talento bajo el nombre artístico de Julia Moon.

Ella caminó hacia el altar donde se encontraban los Padres Verdaderos, llevando en sus manos un retrato enmarcado de Heung Jin. Mi esposo, Hyo Jin, reemplazó a su hermano muerto en la ceremonia. Repitió los votos que Heung Jin no pudo recitar. !Hoon Sook era una novia tan hermosa! Sentí pena por ella porque nunca podría tener un esposo vivo, pero cuando pasé de mirarla para ver a Hyo Jin, sentí algo más inquietante; sentía envidia. Pensé que era mucho mejor ser amada por un hombre muerto, que vivir en la miseria con un hombre que no amas y que no te ama.

La verdad es que esta ceremonia le habría parecido extraña a cualquiera fuera de la Iglesia de la Unificación, pero el Reverendo Moon frecuentemente unía a los vivos con los muertos en matrimonio. Los miembros solteros mayores solían ser emparejados con miembros que se habían ido al mundo espiritual. En lo que debe ser su último acto de arrogancia, Sun Myung Moon en realidad había emparejado a Jesús con una mujer mayor coreana. Debido a que la Iglesia de la Unificación enseña que solo las parejas casadas pueden ingresar al Reino de los Cielos, Jesús mismo necesitaba la intervención del Reverendo Moon para atravesar esas puertas.

Unos años después de su Boda Sagrada, Julia Moon y el fallecido Heung Jin Moon se convertirían en padres. Ella en realidad no dio a luz, por supuesto. El hermano menor de Heung Jin, Hyun Jin, y su esposa simplemente le dieron a Julia a su hijo recién nacido. Shin Chul, para criarlo como hijo suyo.

Sin embargo, las autoridades civiles desconocían estos hechos supuestamente milagrosos. Cuatro meses después de la muerte de Heung Jin, la Corte Suprema de los Estados Unidos, sin comentarios, se negó a revisar la condena del reverendo Moon por evasión de impuestos federales. Dieciséis escritos amici curiae presentados por organizaciones como el Consejo Nacional de Iglesias, la Unión Americana de Libertades Civiles y la Conferencia de Liderazgo Cristiano del Sur retrataron el caso como uno de persecución religiosa con profundas implicaciones para el libre ejercicio de la religión. Si Sun Myung Moon podía ser el blanco, se pensó, ¿qué evangelista que no fuese popular podría ser el próximo?

“El precedente se ha establecido para que el gobierno examine las finanzas internas de cualquier organización religiosa”, advirtió el reverendo George Marshall de la Asociación Unitaria-Universalista.

El reverendo Sr. Marshall fue uno de los cuatrocientos líderes religiosos de todo el país que habló en manifestaciones organizadas en todo el país para apoyar a Moon. El reverendo Edward Sileven, un ministro bautista de Louisville, Nebraska, comparó la difícil situación de Moon con la suya. El reverendo Sr. Sileven había pasado ocho meses en la cárcel por negarse a obedecer una orden judicial para cerrar su escuela cristiana fundamentalista no acreditada. “La gente me pregunta:” ¿No te sientes extraño al venir a un mitin por el Reverendo Moon? “Pero preferiría luchar por vuestra libertad de vez en cuando que reunirme con todos ustedes en un campo de concentración”.

Jeremiah S. Gutman, presidente de la Unión de Libertades Civiles de Nueva York, organizó un comité especial de líderes religiosos y de derechos civiles para protestar contra lo que llamó “una intrusión indefendible en los asuntos religiosos privados”.

Un panel del Comité Judicial del Senado de los Estados Unidos presidido por el Senador Orrin G. Hatch revisó el caso de Moon y estuvo de acuerdo.

Acusamos a un recién llegado a nuestras costas de delitos y faltas intencionales, por una conducta común de un gran porcentaje de nuestros líderes religiosos, específicamente, la tenencia de fondos de la iglesia en cuentas bancarias a su nombre. Los sacerdotes católicos lo hacen. Los ministros bautistas lo hacen, y también lo hizo Sun Myung Moon.

No importa cómo lo veamos, sigue siendo un hecho que acusamos a un extranjero que no habla inglés de evasión fiscal criminal en las primeras declaraciones de impuestos que presentó en este país. Parece que no le dimos una oportunidad justa de entender nuestras leyes. No buscamos una sanción civil como un medio inicial de reparación. No le dimos el beneficio de la duda. Por el contrario, tomamos una nueva teoría de la responsabilidad fiscal de menos de 10.000 dólares y la convertimos en un veredicto de culpabilidad y 18 meses en una prisión federal.

Siento firmemente, después de que mi subcomité ha revisado cuidadosamente y objetivamente este caso de ambas partes, que se ha servido a la injusticia en lugar de a la justicia. El caso Moon envía una fuerte señal de que, si las opiniones de uno son lo suficientemente impopulares, este país no encontrará una manera de tolerar, sino de condenar.

El reverendo Charles V. Bergstrom, del Consejo Luterano en Estados Unidos, testificó ante el comité del senador Hatch, pero fue más sumiso en su evaluación del caso fiscal del reverendo Moon. “Tengo una pregunta sobre si tuvo un juicio justo. El tribunal rechazó la solicitud del reverendo Moon de que un juez decidiera el caso, y el juez le dijo al jurado que no lo considerara una persona religiosa a los fines del juicio. Pero también tengo que preguntar: ¿por qué tuvo que manejar todo ese dinero?”

La respuesta fue lo suficientemente clara para cualquiera dentro de la iglesia: la Iglesia de la Unificación era una operación de dinero en efectivo. Vi a los líderes de las iglesias japonesas llegar regularmente a East Garden con bolsas de papel llenas de dinero, que el Reverendo Moon se embolsaba o distribuía a los jefes de varias empresas comerciales propiedad de la iglesia en su mesa del desayuno. Los japoneses no tenían problemas para traer el efectivo a los Estados Unidos; les decían a los agentes de aduanas que estaban en América para jugar en los casinos de Atlantic City.

Además, muchos negocios administrados por la iglesia eran operaciones en efectivo, incluidos varios restaurantes japoneses en la ciudad de Nueva York. Vi entregas de efectivo de la sede de la iglesia que fueron directamente a la caja fuerte que estaba empotrada en la pared del armario de la Sra. Moon. A partir de allí, en un día cualquiera, podía darle cinco mil dólares al personal de la cocina para comida o quinientos dólares a un niño que acababa de ganar un juego de rayuela.

No había duda dentro de la iglesia de que el Reverendo Moon utilizaba su exención de impuestos religiosos como una herramienta para obtener ganancias financieras en el mundo de los negocios. La búsqueda de ganancias era fundamental para su filosofía religiosa. Capitalista de corazón, el Reverendo Moon predica que no puede unificar las religiones del mundo sin construir una red de negocios para apoyar a los creyentes. Con ese fin, ha construido o comprado plantas de procesamiento de alimentos, flotas pesqueras, líneas de ensamblaje de automóviles, periódicos, compañías que producen todo, desde máquinas herramientas hasta software de computadoras.

No importa lo que dijeron los abogados en la corte, nadie discutió internamente que el Reverendo Moon mezclaba los fondos de la iglesia y los negocios. No significaba un problema para nadie. ¡Cuántas veces escuché a los asesores de la iglesia hablar sobre cómo canalizar los fondos de la iglesia en sus empresas y causas políticas porque sus objetivos religiosos, comerciales y políticos son los mismos: el dominio mundial de la Iglesia de la Unificación! Fueron las leyes fiscales de los Estados Unidos las que se equivocaron, no Sun Myung Moon. La ley del hombre era secundaria a la misión del Mesías.

La filosofía del Reverendo Moon parecía lo suficientemente benigna: “El mundo se está convirtiendo rápidamente en una aldea global. La supervivencia y la prosperidad de todos dependen de un espíritu de cooperación. La raza humana debe reconocerse a sí misma como una familia de hombres”. Lo que sus aliados libertarios civiles fuera de la Iglesia de Unificación no se dieron cuenta fue que Sun Myung Moon, y solo Sun Myung Moon, era el jefe de esa familia.

El uso de fondos de la iglesia para financiar su agenda política anticomunista era un hecho; parte de la filosofía de la Iglesia de Unificación. En 1980, el Reverendo Moon estableció CAUSA, un frente anticomunista que la iglesia describió como una “organización sin fines de lucro, no sectaria, educativa y social que presenta una perspectiva de ética y moral que afirma a Dios como base para las sociedades libres”. En términos prácticos, eso significaba que CAUSA suministraba fondos cruciales para oponerse a los movimientos comunistas en El Salvador y Nicaragua.

El Reverendo Moon nunca tuvo reparos en llamar la atención sobre las raíces de sus creencias anticomunistas. “La necesidad de unidad entre los pueblos de los mundos, que afirman a Dios, quedó profundamente clara para el reverendo Moon cuando fue encarcelado y torturado por los comunistas norcoreanos debido a su fe cristiana a fines de la década de 1940. CAUSA es una consecuencia de su compromiso con Estados Unidos y con la libertad mundial”.

En la década de 1980, América Latina era el foco del fervor anticomunista del Reverendo Moon. Los misioneros que enviaba para apoyar a los simpatizantes anticomunistas en la región, no iban vestidos con túnicas de iglesia, sino con trajes ejecutivos. Se presentaban bajo los auspicios de las muchas organizaciones “académicas” que el Padre estableció y financió en silencio sin ninguna referencia abierta a Sun Myung Moon o la Iglesia de Unificación. Con títulos como la Asociación para la Unidad de América Latina, la Conferencia Internacional sobre la Unidad en las Ciencias, la Academia de Paz Mundial de Profesores, el Instituto de Valores de Washington en Políticas Públicas, la Conferencia de Liderazgo Estadounidense y el Consejo de Seguridad Internacional, los tentáculos misioneros del Reverendo Moon tenían una apariencia académica. Los oradores de las conferencias patrocinadas por estos grupos, muchos de ellos figuras prominentes en los medios, la política y becas, rara vez sabían que Sun Myung Moon pagaba sus honorarios, habitaciones de hotel y comidas.

Personalmente, los Moon sentían una aversión casi extrema al pago de impuestos. Los abogados de la iglesia pasaban la mayor parte de su tiempo tratando de descubrir cómo evadirlos. Por eso el fondo True Family Trust no se basó en un banco estadounidense sino en una cuenta en Liechtenstein.

Es solo en retrospectiva que veo la hipocresía del reclamo religioso de Sun Myung Moon por sus esfuerzos por manipular la ley para su propio beneficio. En ese momento, yo era una adolescente impresionable, una madre primeriza, una seguidora fiel. Ese año, regresé a Corea por primera vez para asegurar una visa permanente. Había estado en los Estados Unidos ilegalmente durante tres años antes de que los Moon decidieran que era hora de legitimar mi estatus migratorio. Yo no estaba sola. East Garden estaba lleno de sirvientas, hermanas cocineras, niñeras y jardineros que habían venido a los Estados Unidos con visas de turista y se habían fundido en la subcultura de la Iglesia de la Unificación.

En realidad, yo no sabía que durante ese tiempo habíamos estado violando la ley. No me habría importado. La ley de Dios reemplaza la ley civil y el Padre era el representante de Dios en la tierra. Incluso la importancia del juicio del Reverendo Moon el año anterior lo había pasado por alto. ¿Pero la cárcel? Eso lo entendí. Todos estábamos angustiados de que el Padre estuviera encerrado durante un año y medio.

A las 11:00 p.m. El 20 de julio de 1984, Sun Myung Moon se instaló en la Institución correccional Federal, Danbury; el cual es un centro penitenciario de baja seguridad en Connecticut. El día antes de rendirse a las autoridades de la prisión, el Padre se había reunido en la mansión en East Garden con líderes de iglesias de 120 países. Les aseguró que simplemente trasladaría su base de operaciones de su hogar a la prisión. Su alojamiento sería muy diferente en Danbury, donde estaría en un edificio de estilo dormitorio con otros cuarenta o cincuenta reclusos. Fue asignado a fregar suelos y limpiar mesas en la cafetería de la prisión.

Se le permitía recibir visitas cada dos días. Sumisamente, yo acompañaba a la Sra. Moon, para servirles a ambos. Sacaba comida de las máquinas expendedoras, deslizaba extracto de ginseng negro en los envases de sopa instantánea, siguiendo las instrucciones de la Madre para darle al Padre fuerza extra durante su terrible experiencia. Los líderes de sus diversas empresas comerciales y líderes de la iglesia venían frecuentemente para hacerle consultas. El negocio de la Iglesia de la Unificación continuó sin interrupciones.

Cada vez que visitábamos al Padre, él les asignaba tareas a los niños, como escribir un poema o un ensayo. Luego se los leeríamos cuando volviésemos. Recuerdo uno que me dio, “La vida de una dama”.

In Jin asumió el papel de defensora pública de su padre. En una manifestación por la libertad religiosa en Boston, dijo a 350 simpatizantes que la difícil situación de Sun Myung Moon era similar a la del disidente soviético Andrei Sakharov, el físico ganador del Premio Nobel. “Este es un momento muy difícil para mí para soportar y entender”, dijo a la multitud. “En 1971 él vino a este país obediente a la voz de Dios. Durante los últimos doce años ha derramado sudor y lágrimas por Estados Unidos. Me dijo que Dios necesita a Estados Unidos para salvar al mundo. Ahora tiene sesenta y cuatro años y no es culpable de ningún delito. Cuando lo visité en prisión y lo vi con su ropa de prisión, lloré y lloré. Me dijo que no llorara ni me enojara. Él me dijo a mí y a millones de personas que lo siguen que convirtiéramos nuestra ira y dolor en acciones poderosas para hacer que este país sea verdaderamente libre otra vez”.

In Jin compartió el escenario esa noche con el ex senador estadounidense Eugene McCarthy, quien denunció el encarcelamiento de su padre como una amenaza a la libertad. La pena de prisión del reverendo Moon se estaba convirtiendo en un golpe de relaciones públicas para la Iglesia de la Unificación. De la noche a la mañana, pasó de ser un líder de culto despreciado a ser el símbolo de la persecución religiosa. Los libertarios civiles bien intencionados hicieron de Sun Myung Moon un mártir de su causa. Ellos también estaban siendo engañados.

Shaw Divinity School en Raleigh, Carolina del Norte, le otorgó un título honorario de Doctor en Divinidad al Padre mientras estaba encarcelado. La escuela citó a Sun Myung Moon por sus “contribuciones humanitarias en varias áreas: justicia social, esfuerzos para aliviar el sufrimiento humano, la libertad religiosa y la lucha contra el comunismo mundial”. Joseph Page, el vicepresidente de la escuela, insistió en que la contribución de treinta mil dólares de la Iglesia de la Unificación a la Escuela Shaw Divinity no había influido de “ninguna manera” en el consejo de administración para honrar al Reverendo Moon.

Mientras estaba en prisión, el Reverendo Moon envió a Hyo Jin a Corea para dirigir un taller especial para Niños Benditos, los hijos e hijas de los miembros originales. “Anteriormente, cada uno se dirigía en su propia dirección, y no había disciplina entre ellos”, diría Sun Myung Moon más tarde en un discurso. “Pero ahora se han reunido en un cierto orden. Es significativo que esto sucediera mientras cumplía mi sentencia de prisión porque después de la crucifixión de Jesús, todos sus discípulos se separaron y huyeron. Ahora, durante mi encarcelamiento, los Niños Benditos de todo el mundo se han unido en lugar de huir”.

A pesar de que el Padre estaba ganando respetabilidad entre los cristianos convencionales y consolidando su dominio sobre la segunda generación de unificacionistas durante su tiempo en prisión, su hijo estaba creciendo en estatura después de la muerte. Los informes de mensajes de Heung Jin proliferaron, aunque algunos de ellos no era nada profundos: “Queridos hermanos y hermanas del área de la bahía: ¡Hola! Aquí, el equipo de Heung-Jin Nim y Jesús. Necesitamos establecer un punto de apoyo entre ustedes y traer la verdadera felicidad aquí a California,” decía un mensaje que estaba escrito en papel oficial de la Iglesia de la Unificación. Supuestamente fue transcrito por un miembro de la iglesia mientras estaba en un estado de trance.

“Nuestro hermano ha recibido mensajes de Heung Jin Nim, San Francisco, San Pablo, Jesús, María y otros espíritus también han venido a él,” Young-Whi Kim, un teólogo de la iglesia, escribió sobre uno de esos médiums. “Todos se refieren a Heung Jin Nim como el nuevo Cristo. Incluso lo llaman el Rey Juvenil del Cielo. Él es el Rey del cielo en el mundo espiritual. Jesús está trabajando con él y siempre lo acompaña. Jesús mismo dice que Heung Jin Nim es el nuevo Cristo. Él es el centro del mundo espiritual ahora. Esto significa que está en una posición más alta que Jesús.”

Volviendo a la realidad, después de trece meses en prisión, el Reverendo Moon fue liberado el 20 de agosto de 1985. Fue liberado gracias a las acamaciones de sus nuevos amigos en la comunidad religiosa. Tanto el reverendo Jerry Falwell, de la organización Mayoría Moral, como el reverendo Joseph Lowery, de la Conferencia de Liderazgo Cristiano del Sur, pidieron al presidente Ronald Reagan que otorgase un indulto total al Padre. Dos mil clérigos, incluidos Falwell, Lowery y otros líderes religiosos conocidos, celebraron un “Banquete de Dios y Libertad” en su honor en Washington, D.C.


El día que salió de la prisión de Danbury, Sun Myung Moon rodeado de su esposa e hijos. La pancarta que cuelga de la chimenea es por el cumpleaños de Young Jin, uno de sus hijos.

En East Garden fue como si el Padre hubiera regresado de una gira mundial y no de haber estado en prisión. Volvieron las rutinas. Las reuniones alrededor de su mesa de desayuno se reanudaron. Pero algo era diferente. Después de su liberación de la penitenciaría, hubo un cambio perceptible en los sermones que el Reverendo Moon daba los domingos por la mañana en Belvedere. Hablaba cada vez menos de Dios y cada vez más de sí mismo. Parecía obsesionado con su visión de sí mismo como una especie de figura histórica, no simplemente como un emisario de Dios. Donde una vez había escuchado atentamente sus sermones en busca de una visión espiritual, ahora me encontraba más incómoda y menos comprometida.

La arrogancia del Reverendo Moon culminó más tarde ese año en una ceremonia secreta en la que se coronó a sí mismo y a Hak Ja Han Moon como Emperador y Emperatriz del Universo. Los preparativos para el lujoso evento clandestino en Belvedere llevaron meses y costaron cientos de miles de dólares.

Las mujeres de la iglesia fueron asignadas para investigar las vestiduras reales de la dinastía Yi de quinientos años que terminó en el siglo XIX. A otros se les ordenó diseñar coronas de oro macizo y jade inspiradas en las que usaban los reyes tribales. Mi madre estaba a cargo de comprar metros y metros de seda, satén y brocado y también de encontrar costureras en Corea para convertir estas costosas telas en los trajes de una corte real. Los doce hijos de Sun Myung Moon, toda la familia política, todos sus nietos, serían ataviados como príncipes y princesas.

Al final, la ceremonia de coronación de Sun Myung Moon se parecía más a una popular telenovela de televisión coreana ambientada durante la dinastía Yi, que a una reconstrucción histórica. Me sentí ridícula, como si estuviera vestida para una comedia de época en lugar de un servicio religioso sagrado. El Reverendo Moon era lo suficientemente consciente de cómo el mundo recibiría un acto de egoísmo tan monumental, que prohibió que se tomaran fotografías en la ceremonia real. Invitados, todos los funcionarios de alto nivel de la iglesia, que llegaron con cámaras se las confiscaron los guardias de seguridad que bloqueaban la entrada a los intrusos.

Con su corona de oro y sus túnicas elaboradas, Sun Myung Moon me parecía un Carlomagno moderno para todo el mundo. La diferencia era que este emperador no se inclinaba ante ningún papa. Como no había autoridad más alta que el Reverendo Moon, el Mesías tuvo que coronarse Emperador del Universo.

La coronación fue un momento decisivo para mí y mis padres. Por primera vez nos expresamos nuestras dudas sobre Sun Myung Moon. No fue fácil. Mucho se ha escrito sobre la coerción y el lavado de cerebro que tiene lugar en la Iglesia de la Unificación. Lo que experimenté fue condicionamiento. Estás aislado entre personas de ideas afines. Te bombardean con mensajes que elevan la obediencia por encima del pensamiento crítico. Su sistema de creencias se refuerza a cada paso. Te involucras en esas creencias cuanto más tiempo estés relacionado con la iglesia. Después de diez años, después de veinte años, ¿quién querría admitir, incluso para sí mismo, que sus creencias se construyeron sobre la arena?

No lo hice, por supuesto. Yo era parte del círculo interno. Había visto suficiente amabilidad en el Reverendo Moon para disculpar sus flagrantes faltas: su tolerancia en cuanto al comportamiento de su hijo, las palizas que le daba a sus hijos, su abuso verbal hacia mí. El no disculparlo me llevó a cuestionarme toda mi vida. No solo mi vida. Mis padres habían pasado treinta años haciendo a un lado sus propias dudas. Mi padre toleró la forma arbitraria en que Sun Myung Moon manejaba sus negocios, metiendo amigos y familiares no calificados en puestos de autoridad, promoviendo a aquellos que se ganaban su favor y despidiendo a aquellos que mostraban independencia. Mi padre se mantuvo en la cima de los productos farmacéuticos Il Hwa aceptando las frecuentes humillaciones públicas del Reverendo Moon. Por su parte, el Reverendo Moon mantuvo a mi padre en su puesto porque Il Hwa le continuaba generando dinero.

Si la deificación de Heung Jin y la ceremonia de coronación pusieron a prueba mi fe, la aparición del Heung Jin negro casi lo destruye. Muchos de los informes de posesión del hijo muerto de Sun Myung Moon provienen de África. En 1987, el reverendo Chung-Hwan Kwak fue a investigar informes de que Heung Jin había tomado el cuerpo de un hombre de Zimbabwe y estaba hablando a través de él. El reverendo Kwak regresó a East Garden con la certeza de que la posesión era real. Todos nos reunimos alrededor de la mesa para escuchar sus impresiones.

El zimbabuense era mayor que Heung Jin, por lo que no podía ser el hijo reencarnado de Sun Myung Moon. Además, la Iglesia de la Unificación rechaza la teoría de la reencarnación. En cambio, el africano se presentó al reverendo Kwak como la encarnación física del espíritu de Heung Jin. El reverendo Kwak le había preguntado cómo era entrar en el mundo espiritual. El Heung Jin negro dijo que, al ingresar al Reino de los Cielos, inmediatamente se volvió omnisciente. La Familia Verdadera no necesita estudiar en la tierra porque ya estaban perfeccionados. El conocimiento sería suyo cuando entraran al mundo espiritual.


De izquierda a derecha: Sun Myung Moon, Cleopas Kundiona (Black Heung Jin) y Hak Ja Han en 1988.

Ese razonamiento atrajo a Hyo Jin tanto como si me ofendiera. Había tonteado con algunos cursos en la Universidad Pace y en el seminario de la Iglesia de la Unificación en Barrytown, Nueva York, pero mi esposo estaba más interesado en beber que en aprender. Me desanimó la sugerencia de que no teníamos que trabajar para ganarnos el favor de Dios. Nosotros en la Iglesia de la Unificación podríamos ser las personas elegidas de Dios, pero yo creía que nuestros esfuerzos en la tierra determinarían nuestro lugar en el más allá. Teníamos que ganar nuestro lugar en el cielo.

El Reverendo Moon estaba encantado con las noticias de África. La Iglesia de la Unificación había concentrado sus esfuerzos de reclutamiento en América Latina y África. Claramente, un Heung Jin negro no podía dañar la causa. Sin siquiera conocer al hombre que afirmaba estar poseído por el espíritu de su hijo muerto, Sun Myung Moon autorizó al Heung Jin negro a viajar por el mundo, predicando y escuchando las confesiones de los miembros de la Iglesia de la Unificación que se habían extraviado.

Las confesiones pronto se convirtieron en centro de la misión del Heung Jin negro. Se fue a Europa, Corea, Japón; en todas partes administrando palizas a quienes habían violado las enseñanzas de la iglesia al usar alcohol y drogas o al tener relaciones sexuales prematrimoniales. Antes de que Sun Myung Moon lo convocara a East Garden, el Heung Jin negro pasó un año en el camino dando castigos físicos como penitencia a todos aquellos que deseaban arrepentirse.

Todos nos reunimos para saludarlo en la mesa de desayuno de mi padre. Era un hombre negro delgado de estatura media que hablaba inglés mejor que Sun Myung Moon. Me pareció que tenía la intención de encantar a la Familia Verdadera, del mismo modo que una serpiente rodea y luego se traga a su presa. Estaba ansiosa por escuchar alguna evidencia concreta de que este hombre poseía el espíritu del niño que una vez conocí. No sería así. El Reverendo Moon le hizo preguntas teológicas estándar que cualquier miembro que hubiera estudiado el Principio Divino podría haber respondido. No ofreció revelaciones sorprendentes ni ideas religiosas. Quizás lo que más impresionó al Padre, fue su habilidad para citar los discursos de Sun Myung Moon.

El reverendo y la Sra. Moon sugirieron que los niños nos reuniéramos con el Heung Jin negro en privado y les informamos sobre nuestras impresiones. Fue una reunión asombrosa. Hyun Jin, Kook Jin y Hyo Jin seguían haciendo preguntas al extraño sobre su infancia. No pudo responder a ninguna de ellas. No recordaba nada de su vida en la Tierra, nos dijo. En lugar de inspirar escepticismo, la conveniente pérdida de memoria del Heung Jin negro se interpretó como una señal de que había dejado atrás las preocupaciones terrenales, cuando ingresó al Reino de los Cielos. Todos en la casa lo abrazaron y lo llamaron por el nombre de su hermano muerto. Lo evité y me encontré pensando que estaba viviendo con las personas más estúpidas o más crédulas de la tierra. Había una tercera alternativa que no consideré en ese momento: el Reverendo Moon estaba usando al Heung Jin negro para sus propios fines, tal como había usado a la comunidad de libertades civiles estadounidense antes que a él.

Sun Myung Moon pareció disfrutar de los informes que se filtraron hacia East Garden sobre las golpizas que administraba el Heung Jin negro. Se reía estridentemente si alguien que no estuviese a su favor fuese golpeado fuertemente. Nadie fuera de la Familia Verdadera quedó inmune a las palizas. Los líderes de todo el mundo trataron de usar su influencia para quedar exentos del confesionario del Heung Jin negro. Mi propio padre hizo un llamamiento en vano al reverendo Kwak para evitar tener que asistir a esa sesión.

El Heung Jin negro fue un fenómeno pasajero en la Iglesia de Unificación. Pronto las amantes que adquirió fueron tan numerosas y las palizas que administró fueron tan severas que los miembros comenzaron a quejarse. La criada de la Sra. Moon, Won Ju McDevitt, una coreana que se casó con un miembro de la iglesia estadounidense, apareció una mañana con un ojo morado y cubierta de moretones. El Heung Jin negro la había golpeado con una silla. Golpeó tanto a Bo Hi Pak, un hombre de unos sesenta años, que lo hospitalizaron durante una semana en el Hospital de Georgetown. Les dijo a los médicos que se había caído por las escaleras. Más tarde necesitó cirugía para reparar un vaso sanguíneo en su cabeza.

Sun Myung Moon sabía cuándo reducir sus pérdidas. Cuando eres el Mesías, es fácil hacer una corrección de rumbo. Una vez que quedó claro que tenía que desvincularse de la violencia que había desatado sobre los miembros, Sun Myung Moon simplemente anunció que el espíritu de Heung Jin había dejado el cuerpo del zimbabuense y había ascendido al Cielo. El zimbabuense no estaba tan listo para dejar esa vida fácil. La última vez que se le vio, había establecido un culto disidente en África consigo mismo en el papel de Mesías.


Hyo Jin Moon subiendo un pulpo a bordo del barco de pesca del Padre Verdadero, a las afueras de Kodiak, Alaska, donde Sun Myung Moon tiene una de sus tantas casas. De izquierda a derecha: Sun Myung Moon, Hak Ja Han Moon, yo (sosteniendo a nuestro hijo Shin Gil) y Hyo Jin.



página 154

Capítulo 8

Era mayo de 1986, yo acababa de presentar mi último examen final de primavera en la Universidad de Nueva York cuando Hyo Jin llamó desde Corea. Llevaba semanas en Seúl. Me extrañaba a mí y a la bebé, dijo. Deberíamos ir lo antes posible.

Fue mi primer año en la universidad. Los Moon accedieron a enviarme a la universidad con la idea de que algún día, mi éxito académico se reflejaría positivamente en ellos. Llevaba noches estudiando hasta tarde para los exámenes finales y haciendo trabajos académicos. Quería hacerlo bien, no solo para justificar el gasto de mi educación ante el Reverendo y la Sra. Moon, sino para sentirme orgullosa por mis logros del primer año.

El aula era el único lugar en mi universo sobre el que sentía un dominio total. Sabía cómo aprender, estudiar o presentar exámenes. No sabía cómo pensar críticamente, pero rara vez tenía que hacerlo para obtener buenas calificaciones. Las habilidades de memorización que había aprendido de niña en Corea también me servían en la educación superior estadounidense.

La Universidad de Nueva York no fue mi primera opción universitaria. Quería asistir a Barnard College, la división de pregrado para mujeres de la Universidad de Columbia. Sabía que era una de las prestigiosas escuelas de Seven Sisters y me tranquilizaba saber que mis compañeras de clase serían mujeres. Estaba casada y era madre, pero, aun así, seguía sintiéndome tan incómoda como una chica adolescente rodeada de chicos.

Barnard no me aceptaría. Ingenuamente, había aplicado a un plan de decisión temprana, una opción realista solo para los mejores estudiantes. Mis notas eran buenas, pero mis ensayos mostraban la falta de autorreflexión que caracterizaba mi vida en ese momento. Después de ese rechazo inicial, estaba decidida a hacerlo bien en la Universidad de Nueva York. Tenía la esperanza de que algún día, Barnard reconsideraría y aceptaría mi traslado.

También estaba en mi primer trimestre de un nuevo embarazo cuando Hyo Jin me pidió que fuera a Seúl. La perspectiva de un vuelo largo con una niña, no podría haber sido menos atractiva. También me preocupaba la posibilidad de un aborto espontáneo, teniendo en cuenta mi último y fallido embarazo. Pero era tan raro que Hyo Jin me llamara cuando estaba fuera, y más aún que solicitara mi compañía, que interpreté esto, muy entusiasmada, como una señal de esperanza para nuestro matrimonio.

El vuelo fue tan agotador como me temía. Mi hija estaba demasiado exaltada como para dormir. Me sacudía cada vez que cerraba los ojos. Me mantuve despierta con pensamientos optimistas de cómo Dios había usado este tiempo para ablandar el corazón de Hyo Jin.

Tan pronto como mi hija y yo llegamos a la casa de los Moon en Seúl, mi fantasía se desvaneció. Hyo Jin nos había rogado que viniéramos y ahora no quería saber nada de nosotras. Con los años me había acostumbrado a la necesidad de Hyo Jin de controlarme, pero me alarmó el seguimiento, casi paranoico, de cada uno de mis movimientos mientras estábamos en Corea. Cuando le dije que me gustaría ver a algunas de mis viejas amigas de la escuela Little Angels, por ejemplo, gritó que no haría tal cosa. “No tienes amigos”, me dijo. “Soy tu amigo perfecto. No necesitas a nadie más.”

Se enfurecía si volvía a casa y descubría que había llevado a mi hija a visitar a mis padres. Era mi deber estar esperándolo cuando llegara a casa. Me ponía tan nerviosa, que cada vez que iba a visitar a mi madre, llamaba a la casa de los Moon cada hora, para ver si me estaba buscando.

Poco después de llegar a Seúl, los Moon regresaron a Nueva York de uno de sus frecuentes viajes a Corea, pero muchos de los niños mayores de los Moon estaban allí. In Jin estaba entre ellos. Ella siempre había estado muy unida a Hyo Jin y no me había importado desde el momento en que nos conocimos. Me llamó a su habitación unos días después de mi llegada a Corea. Estaba claro que estaba furiosa conmigo, por qué, no lo sabía. Solo habíamos intercambiado saludos de cortesía en el pasillo.

Me senté en el suelo, apropiadamente humilde ante una Niña Verdadera. “Mi hermano está trabajando muy duro y ¿qué estás haciendo? ¡Nada!” gritó. “Eres floja y mimada. Según la tradición coreana, debes fregar el piso de la cocina y lavar los platos. Estás en la posición más baja de esta familia y deberías tenerlo claro.”

Me sorprendió, pero sabía que In Jin no esperaba que respondiera. Haberlo hecho habría sido impertinente. ¿Qué sentido tenía decirle que Hyo Jin no me permitiría acompañarlo a los eventos de la iglesia? ¿Qué ganaría al contradecirla? Dejé que su furia me cubriera. ¿Con qué frecuencia me encontraba en esta posición, de rodillas siendo intimidada por uno de los Moon? Era bastante difícil escuchar las mentiras que se acumulaban sobre mí, pero mi impotencia para responder me redujo a la condición de una niña pequeña. ¿In Jin realmente pensó que prefería vivir la vida que su hermano me impuso? ¿Pensó que no disfrutaría ver a otras personas? ¿Estaba ciega para no ver cómo Hyo Jin pasaba su tiempo libre en Seúl?

El tema de los bares era aún peor en Seúl que en Nueva York. En Corea siempre había alguien dispuesto a darle dinero a Hyo Jin, siempre un viejo amigo para unirse a él en uno u otro de sus muchos vicios. Mi madre le había pedido a mi tío Soon Yoo que lo vigilara. Mi tío era un buen conversador, un trompetista que conocía los clubes nocturnos incluso mejor que Hyo Jin. Mi madre tenía una debilidad por él porque era el hermano pequeño que le había traído sus zapatos cuando mi abuela la encerró en su habitación para evitar que se casara con mi padre. Sin embargo, no estaba claro quién estaba vigilando a quién cuando mi esposo y mi tío estaban juntos. Después de beber, los dos a menudo visitaban una sauna en Seúl, donde según me enteré después, Hyo Jin había encontrado una amante entre las chicas de las toallas.

Una noche, cuando Hyo Jin regresó de los bares, yo estaba arrodillada junto a nuestra cama en oración, como lo hacía todas las noches. Lo escuché entrar a la habitación, pero pensé que debía terminar mi oración antes de saludarlo. Me equivoqué, me dio en la cabeza con la palma de la mano. Con el golpe y debido a mi embarazo, perdí el equilibrio y caí al suelo. “¡Cómo te atreves a no levantarte para saludar a tu marido!” dijo. La forma en que arrastraba las palabras al hablar, delataba su estado de embriaguez. “Solo estaba tratando de terminar mi oración”, dije en un intento arriesgado de explicarme. Hyo Jin soltó una serie de quejas sobre mí y mis padres; dijo que era una niña fea, gorda y estúpida; que mis padres eran arrogantes y desleales al Padre y que eran una mala influencia para mí. Cuando entró al baño, vi mi oportunidad de escapar y corrí a otra habitación. Vino detrás de mí.

Comenzó a golpear la puerta fuertemente. Estaba aterrorizada y preocupada de que sus gritos despertaran a nuestra hija. Me acurruqué en la cama mientras su demente padre intentaba derribar la puerta, menos mal que tenía una cerradura de latón macizo. Después de varios minutos se fue y me quedé dormida. A la mañana siguiente me despertó el ruido de su voz maldiciendo en el pasillo. Esta vez empuñaba su guitarra como un mazo, pero la pesada puerta de madera no cedió. Cuando se fue, corrí a otra habitación.

Apenas entré en la otra habitación del pasillo, lo vi afuera en el balcón. Golpeó su guitarra contra la ventana, cayendo fragmentos de vidrio sobre la silla donde justo había estado sentada. Corrí escaleras abajo con el sonido de su furiosa maldición atormentándome en mis oídos. Me refugié en las habitaciones de un líder de la iglesia que vivía abajo. Hyo Jin siguió gritándome para que saliera. Tenía miedo, pero no era estúpida. Sabía que, si salía, me golpearía hasta dejarme sin sentido. Permanecí oculta durante horas mientras él reclutaba a otros en la casa para buscarme. Cuando finalmente se rindió y se fue a los bares, llamé a mi padre llorando desesperadamente. Quien enseguida, envió un auto para mi hija y para mí.

Era la primera vez en mi matrimonio que temía por mi vida. Hasta entonces, el abuso que había sufrido había sido más psicológico que físico. Había pasado años preparándome contra su crueldad y amenazas. Yo era “fea”, “gorda” y “estúpida”. Sin él yo no era “nada ni nadie”. Yo sabía que yo era “muy inteligente”, pero él era el hijo del Mesías. Podía ser remplazada”. Me había preparado para no reaccionar a su abuso verbal. En cierta forma, sabía que él estaba a la defensiva. A Hyo Jin le molestaba la educación que estaba obteniendo mientras él desperdiciaba su juventud con el alcohol, drogas y prostitutas. Sabía que no debía luchar cuando él me atacaba. Hacerlo solo habría sido más de lo mismo. Me preocupaba Shin Shin y el bebé que llevaba en mi vientre, creciendo en una atmósfera de odio y hostilidad. Por mis hijos, guardé silencio e intenté no ofenderlo. Era como caminar sobre cáscaras de huevo; cualquier cosa que dijese podría provocarlo.

En muchos sentidos, el comportamiento abusivo de Hyo Jin era una respuesta natural al entorno de coerción y control en el hogar de los Moon y la Iglesia de Unificación. Yo también sufrí bajo las restricciones impuestas por los Moon. La angustia que me causaba el tener que estar disponible todo el tiempo para la Sra. Moon, significaba que no podía tener una vida propia fuera del complejo en Irvington. Cuando fui a la Universidad de Nueva York y, más tarde, al Colegio Barnard, parecía un fantasma en el campus. Allí me dedicaba solo a estudiar y a pasar inadvertida.

Sun Myung Moon envió a sus hijos, nueras y yernos a la universidad para obtener títulos que le brindaran una mayor gloria pública, no para ampliar nuestras experiencias personales. No tuve amigos por miedo a lo que ese contacto pudiese requerir. Surgirían las preguntas personales y tendría que pasar más tiempo fuera del complejo. La Sra. Moon ya consideraba mis estudios como una usurpación de tiempo que legítimamente debería haber estado a su disposición.
Iva y venia de la N.Y.U. con otros Niños Benditos. Interrumpí mi educación para acomodar mis embarazos con tanta frecuencia que agoté la cantidad de permisos que un estudiante de la N.Y.U. tenía permitido. En 1988, después de haber obtenido altas calificaciones en Nueva York, me fui a Barnard. Un guardia de seguridad de East Garden me llevaba y traía de la universidad. Ni siquiera el profesor que era mi tutor sabía quién era realmente.

Mucho más tarde, cuando quedé embarazada de Shin Ok, mi cuarto hijo, también solicité un permiso en Barnard. Mi consejera, una profesora mayor, se mostró muy preocupada cuando le dije que estaba embarazada. “¿Estás segura de que esto es lo que quieres?” ella preguntó con cautela. “Oh, está bien. ¡Estoy casada!” Me reí. Lo que no le dije fue que Shin Ok sería mi cuarto hijo. No estaba segura de que Barnard, alguna vez, hubiera tenido una alumna como yo.

Los libros que leí y las clases a las que asistí, me expusieron a visiones más amplias del mundo, pero para mí, todo fue un ejercicio intelectual. De las estanterías de Wollman Library en Barnard y de Butler Library en Columbia, obtuve información, no ideas. Durante toda mi vida me habían enseñado a no preguntar ni a dudar. Ningún curso universitario sobre la historia de la religión, ninguna clase sobre las raíces de los movimientos mesiánicos, podría haber sacudido mi fe en Sun Myung Moon o en la Iglesia de la Unificación.

El efecto práctico de la fe ciega es el aislamiento. Estaba rodeada de personas que creían como yo. Todo en mi vida, desde la obligación de postrarme ante la Madre y el Padre al saludarlos cada mañana, hasta mi deber de aceptar la
divinidad de mí, claramente imperfecto, marido reforzó ese aislamiento. No tenía con quien desahogarme si estaba enojada, triste o molesta. A los Moon no les importaba; mis padres estaban a un mundo de distancia el personal de East Garden y los miembros de la iglesia ordinaria apenas me hablaban debido a mi posición elevada como miembro de la Familia Verdadera.

Estaba sola. Si no hubiera sido por la oración, me habría vuelto loca. Dios se convirtió en el amigo y confidente que no tenía en la tierra. Escuchó el dolor de mi corazón, escuchó mi dolor. Me dio fuerzas para enfrentar mi futuro con el monstruo con el que me había casado.

La ira de Hyo Jin en Seúl asustó a mis padres. Sabían que vivía una vida difícil en East Garden, pero esta era la primera vez que veían mi sufrimiento de cerca. Cuando llegué a su casa con Shin June, todavía estaba temblando y llorando. Sabíamos que Hyo Jin vendría a buscarme, y mis padres fueron incapaces de desafiar al hijo del Mesías. Tenía tanto miedo de que me golpeara por haber huido. Mi padre me llevó a un hospital en Seúl, donde los médicos me admitieron después de que les explicáramos lo que había sucedido. Hyo Jin llamó a la casa de mis padres buscándome y exigiendo que volviera. Mi padre le dijo que los médicos habían insistido en que tenía que quedarme en el hospital por el bien del bebé.

No pasó mucho tiempo antes de que Hyo Jin apareciera junto a mi cama. Su mensaje fue claro: no podía esconderme para siempre ni mantener a su hija lejos de él por mucho tiempo; en algún momento tendría que volver. No se disculpó ni siquiera reconoció por qué había huido de la casa de los Moon aterrorizada. Solo quería hacerme saber que, tarde o temprano, tendría que regresar y enfrentarlo.

Estuve en Seúl con mis padres y mi hija durante dos meses. Hyo Jin regresó a East Garden. Explicó mi ausencia a sus padres como un acto voluntarioso de mi parte. Según él, yo era terca y desafiante. Tuvo que pegarme, les dijo, porque le había respondido. Desde el punto de vista de los Padres Verdaderos, tal castigo físico de una esposa era justificable. Recuerdo un sermón a las 5:00 a.m. del Servicio de Compromiso familiar, cuando el Padre dijo que las esposas deberían ser golpeadas de vez en cuando para mantenerlas humildes. “Ustedes, esposas que han sido abofeteadas o golpeadas por su esposo, levanten la mano”, ordenó en un sermón del domingo en Belvedere. “A veces te pueden golpear a causa de tus labios. El primer criminal del cuerpo son los labios, ¡esos dos labios delgados!”

El unificacionismo enseña que las esposas están subordinadas a sus esposos, así como los hijos están subordinados a sus padres. Deben obedecer. “Si golpean a sus hijos por su temperamento, es un pecado”, dijo el Reverendo Moon. “Pero si no te obedecen, puedes traerlos por la fuerza. Será bueno para ellos, después de todo. Si no te obedecen, incluso puedes golpearlos”. Así como Sun Myung Moon golpeaba a sus hijos cuando lo desafiaban, el hijo del Mesías se sentía libre de golpear a su esposa cuando ella no le ofrecía el respeto al que él se sentía con derecho.

Pronto me llegó una carta de la Sra. Moon a la casa de mis padres. Me escribió para decirme que debía volver. No estaba bien permanecer en la casa de mis padres. Yo no era su hija, sino la esposa de Hyo Jin. Estaba furiosa con mis padres por acogerme. Su enojo fue a más cuando su propia hija Je Jin y mi hermano Jin, enviaron a sus hijos a quedarse con mis padres en Corea para protegerlos de la influencia de los Moon. Je Jin y Jin ya tenían dudas sobre sus padres y la iglesia.

Mis padres y yo sabíamos que mi tiempo con ellos no era más que un respiro temporal. Tenía que volver. Era mi misión, mi destino. Es fácil para los que están fuera de la Iglesia de la Unificación, preguntarse cómo unos padres podrían haber enviado a su hija de vuelta con un esposo abusivo y unos suegros indiferentes, pero mis padres y yo creíamos que estábamos cumpliendo el plan de Dios. No estaba en nosotros alterar ese rumbo. Incluso el hecho de pensar en abandonar a Hyo Jin Moon, significaba rechazar mi vida, mi iglesia, mi Dios. Para mis padres, significaba cuestionar cada decisión de toda su vida adulta.

Más allá de mi obligación religiosa de regresar, estaba mi miedo. Una mujer no tiene que estar atrapada en un culto para sentirse impotente ante el hombre que la golpea. Qué mujer maltratada no ha escuchado a un amigo o pariente bien intencionado preguntarle: “¿Por qué no te vas?” Suena muy simple, pero ¿qué tan simple es para una madre de niños pequeños sin recursos que toma en serio las amenazas de su esposo de matarla? Las mujeres golpeadas por sus parejas corren un mayor riesgo de ser asesinadas cuando huyen. Las estadísticas sobre delitos confirman esa realidad, pero las mujeres lo saben instintivamente. Incluso si no tenía la presión de mi fe obligándome a regresar a East Garden, tenía la presión de mi miedo.

Dejar la casa de mis padres ese septiembre fue incómodo y doloroso para todos nosotros. No quería marcharme y ellos no querían dejarme ir. Pero ninguno de nosotros podía ver más allá del poder de Sun Myung Moon y su iglesia. Todos lloramos cuando nos despedimos, mi madre, mis hermanos; mi padre ni siquiera podía mirarme a los ojos. Yo sabía que su angustia era tan grande como la mía.

Hyo Jin no vino a buscarnos a Shin June y a mí en el aeropuerto. Cuando lo vimos en Cottage House, fue como si nada hubiera pasado entre nosotros. En East Garden, la Sra. Moon me llamó a su habitación. Me dio la bienvenida a casa y me aseguró que Hyo Jin había prometido que no se repetiría el incidente en Seúl, que me había mantenido alejada tanto tiempo. Ella habló con eufemismos sobre su violencia y el abuso de las drogas, recordándome que era mi deber servir como instrumento de Dios para cambiar a su hijo. Por eso me habían elegido. Por un lado, toda mi experiencia me decía que su hijo era un mentiroso patológico y por el otro, todavía creía en mi misión divina; que Dios eventualmente produciría un cambio genuino en él sí yo trabajaba y rezaba lo suficiente. Quería creer en lo que la Madre me garantizaba, de la misma forma en que una mujer maltratada quiere creer en las promesas de su esposo de querer cambiar.

La Sra. Moon fue menos indirecta sobre su enojo con mis padres. Había estado mal de su parte mantenerme en Seúl, con lo cual puso en duda su lealtad ante el Padre. Los Padres Verdaderos habían estado recibiendo información sobre los Hong, desde Corea, que no les gustaba. Yo solo tenía una vaga idea de lo que estaba hablando la Sra. Moon. Durante algún tiempo, mi madre había estado insinuando que no todo iba bien entre ellos y el reverendo y la señora Moon. Durante las recientes visitas de los Padres Verdaderos a Corea, el Reverendo Moon había señalado a mi padre criticándolo públicamente. Acusó a mi padre de llenar Il Hwa con parientes de Hong en perjuicio de la empresa. Acusó a mi padre de acreditarse el éxito de Il Hwa, cuando éste pertenecía a Sun Myung Moon.

Mi madre me contó estas cosas, pero sin alarmarse. El Padre era conocido por su inclinación perversa de regañar a los que realmente lo complacían. Solo en la Iglesia de la Unificación podría considerarse un cumplido ser criticado en público. Sin embargo, más tarde me enteraría de que el Reverendo Moon había comenzado a experimentar un sádico placer humillando a mi padre delante de los demás. En la apertura de una planta embotelladora cuyo diseño, financiamiento y construcción había supervisado mi padre, el Reverendo Moon lo ridiculizó como un ejecutivo ineficaz que podía ser despedido por capricho del Mesías. En su mesa de desayuno en Seúl, se burló de mi padre frente a una docena de líderes de la iglesia diciendo que era un títere de su esposa

Era difícil saber el porqué del cambio de actitud de los Moon hacia mis padres. A Sun Myung Moon le atraía y le repelía la inteligencia y la competencia a la vez. Nadie debería parecer más listo que el Mesías. Mi padre había construido una empresa exitosa para el Reverendo Moon desde cero. Eso era bueno; había servido bien a su maestro. Mi padre había logrado esto a través de su propia habilidad y duro trabajo. Eso era malo; podría acreditarse el éxito de Il Hwa.

Mi madre estaba en una situación igualmente inestable. Era una niña tímida cuando se unió a la Iglesia de la Unificación, que se había convertido en una de sus voces más elocuentes después de años de predicar en nombre de Sun Myung Moon. Era una chica bien leída y respetada en asuntos de religión. La Sra. Moon, que no había terminado la escuela secundaria antes de casarse con Sun Myung Moon, se sentía incómoda con mujeres bien educadas y bonitas como mi madre. Ella insistía en ser presentada en público como la Dra. Hak Ja Han Moon, pero el título era honorario.

La inseguridad de la Sra. Moon se demostrada por el tipo de mujeres con las que se rodeaba en East Garden; damas coreanas que solía considerar como sus bufones de la corte. Estaban allí para entretener a su señora con bromas y tonterías, no para involucrarla en una conversación significativa. Mi madre era una raza aparte; inteligente y seria, no aguantaba tonterías. Ella se dedicaba a la Madre Verdadera, pero no desempeñaba el papel que más le agradaba a la Sra. Moon.

Las damas alrededor de la Sra. Moon aprovechaban su disgusto con mi madre, para debilitarla aún más ante sus ojos. Muchas de estas mujeres estaban llenas de celos porque los Hong se habían casado con miembros de la Familia Verdadera. Jin y yo, en su opinión, habíamos tomado los lugares legítimos de sus hijos. Esta era su oportunidad de venganza. Todas las acciones de mi madre eran distorsionadas por un torbellino de rumores. Un dinero dado a un miembro de la iglesia porque lo necesitaba, era malinterpretado como un intento de comprar su afecto. Una explicación de mi padre se entendía como un ataque a los Moon.

En una corte real medieval, el que susurraba al oído del rey o la reina tenía la mayor influencia. No era diferente en el recinto de los Moon. Los aduladores dominaban. Pronto hubo rumores de que mis padres planeaban establecer una iglesia aparte en Corea, que mi padre tenía la intención de declararse el verdadero Mesías. Todo era una tontería, pero los Moon siempre estaban dispuestos a creer lo peor. El papel de mi padre en la Iglesia de la Unificación fue disminuyendo paulatinamente a instancias de la Sra. Moon. Para minimizar su impacto en Corea, la Sra. Moon finalmente hizo que el Reverendo Moon nombrara a mi padre presidente de la Iglesia de la Unificación en Europa, el continente donde el movimiento tenía la menor influencia en el mundo.

La desconfianza de los Moon hacia mis padres se extendió a mi vida. Me dijeron que redujera mi contacto con ellos. Mis llamadas a través de la centralita de East Garden a Corea eran monitoreadas para asegurarse de que se obedeciera la orden de los Moon. Estar separada de mi familia era un aislamiento que no podía soportar. Instalé un teléfono privado en mi habitación para mantener la comunicación con mis padres.

Dos meses después de regresar a East Garden, nació nuestra segunda hija, Shin Young. Se produjo la decepción habitual por no haber tenido un heredero varón, pero también sentimos el alivio de saber que el abuso de las drogas y el alcohol por parte de Hyo Jin, no habían causado daño a esta hermosa niña.

Unos meses después, la Sra. Moon se estaba preparando para regresar a Corea para una visita prolongada. Ella me llamó a su habitación y me comunicó que llevaría a mi hija de cuatro años con ella para que le sirviera de compañía a su hija de cinco años, Jeung Jin. No me atreví a expresar mis objeciones ni a preguntar todo lo que quería saber. Ella no dijo por cuanto tiempo. Apenas tuve tiempo de asimilar esta noticia cuando regresó de su caja fuerte con un bolso Gucci. Contenía cien mil dólares en efectivo. Esto era un “capital inicial” para el futuro de nuestra familia, me dijo. Debería invertirlo sabiamente, tal vez en oro. Más tarde, dijo, nos daría otros trescientos mil dólares. ¿Me estaba sobornando? ¿Llevar a mi hija a cambio de dinero en efectivo?

Le supliqué a Hyo Jin que interviniera con su madre. Sabía que mi hija no querría ir. Jeung Jin estaba malcriada, y su niñera era mala. Mi hija y yo estábamos muy unidas. Ella me echaría muchísimo de menos. Ella era demasiado joven para tal viaje. Hyo Jin se negó a hablar con su madre. Si nuestra hija estaba en Corea, le daría una excusa conveniente para ir allí y visitar a sus novias. Además, estaba el dinero de su madre. Me aconsejaron guardarlo en una caja de seguridad en un banco en Tarrytown. Si lo hubiera depositado en una cuenta de ahorro, tendríamos que haber hecho lo impensable: pagar impuestos por ese dinero. La caja de seguridad fue un error, por supuesto. Proporcionó a Hyo Jin fácil acceso al efectivo. Utilizó el dinero destinado al futuro de nuestros hijos para comprar una pistola chapada en oro de treinta mil dólares para el Padre y motocicletas para él y sus hermanos.

Mi pequeña niña estuvo en Corea durante tres largos meses. En las fotografías que la Sra. Moon enviaba a su casa en East Garden, ella nunca sonreía. Cuando se fue, podía sostener un lápiz y escribir su nombre. En Corea, la niñera le pegaba en la mano y le decía que no lo hiciera. Su tía no sabía escribir su nombre, y los niños de los Moon debían ser superiores. Me llevó años corregir el daño. La niñera le contaba historias de fantasmas a Shin June que le causaban pesadillas. Cuando pedía visitar a mi madre, la Sra. Moon la distraía con una visita a una juguetería o a una heladería.

Juré que nunca más dejaría que los Moon me quitaran a ninguno de mis hijos. Los Moon llevaban a los niños a sus giras de conferencias no porque amaran a su compañía, sino porque necesitaban adornos vivos, decoraciones bellamente vestidas que les diera la imagen de ser los padres y abuelos amorosos del mundo. Haría lo que fuera necesario: adulación, manipulación, engaño, para evitar que Sun Myung y Hak Ja Han Moon explotasen a mis hijos en el futuro.

Mis hijos eran la verdadera bendición en mi vida, la cual, estaba regida por mis embarazos. Me inscribía o abandonaba clases dependiendo de mi condición. En 1987 estaba segura de que estaba teniendo un segundo aborto involuntario. Estaba en mi cuarto mes y sangraba mucho. Mi médico me recomendó reposo en cama, pero eso no detuvo el sangrado. Estaba muy asustada y estoy segura de que Hyo Jin lo notó en mi voz cuando llamó desde Alaska, donde estaba pescando con sus padres.

Me conmovió la preocupación que expresó por teléfono, pero se desvaneci cuando regresó a East Garden. Estaba leyendo la Sagrada Biblia en la cama cuando llegó a Cottage House. Me quitó la Biblia de la mano. Levanté mis manos para protegerme de sus golpes. “¿Crees que la Biblia es más importante que los Padres Verdaderos?” gritó. “¿Por qué no estabas afuera para saludarlos?” Traté de explicar sobre el sangrado y las órdenes del médico, pero fue despectivo. Si estaba sangrando, entonces el bebé probablemente estaba deformado, gritó. Era mejor que abortara que traer a un niño deforme a la Familia Verdadera. Me horrorizó su frialdad. “Levántate, perra perezosa”, gritó.

Traté de hacer lo que me pidió, pero estaba demasiado débil. Me quedé en la cama y él salió furioso de la casa. Llamé a mi madre en Corea, quien prometió que su grupo de oración rezaría por mí y por el bebé. Días después, cuando el sangrado aún no se había detenido, concluí que el bebé debía estar muerto. Empaqué un bolso para mi viaje a la sala de emergencias, anticipando que tendría que pasar la noche allí después de que me hicieran el curetaje. En el hospital, mi médico me realizó un ultrasonido. Estaba tan resignada a un final infeliz que tuve que pedirle que repitiera cuando dijo que los latidos del corazón del bebé eran fuertes. La placenta había estado sangrando, pero comenzaba a sanar.

Esa fue la explicación médica, pero yo sabía más. Ningún bebé podría haber sobrevivido a la cantidad de sangre que había perdido. Esto era un milagro. Cuando el médico señaló qué más mostraba el ultrasonido, supe que este bebé era un regalo de Dios. Yo daría a luz un hijo. No se lo dije a nadie, ni siquiera a mi madre. Cuando In Jin y la Sra. Moon preguntaron más tarde si podía distinguir el sexo del ultrasonido, dije que no. Este fue un secreto entre Dios y yo. Sentí que, si guardaba ese secreto, Satanás no volvería a intentar dañar a mi bebé.

La casa de los Moon estaba extasiada cuando di a luz a Shin Gil el 13 de febrero de 1988. Los Moon incluso suavizaron temporalmente su actitud hacia mis padres. Hyo Jin no podría haber sido más feliz. Un heredero masculino fortalecería su posición como el legítimo sucesor de su padre. Un hijo, esperaba el Reverendo Moon, obligaría a Hyo Jin a aceptar sus responsabilidades con su familia y con la Iglesia de Unificación.

Era una esperanza vana. En abril, Hyo Jin hizo lo que se calificó como una confesión dramática ante una reunión de la iglesia en el gran salón de baile del World Mission Center, el antiguo hotel New Yorker en la ciudad de Nueva York. Era el Día de los Padres, una fiesta de la iglesia. “Muchos miembros bendecidos culpan al Padre por mis fechorías. No es suya la culpa, sino mía”, comenzó Hyo Jin. “No fue fácil para mí venir a Estados Unidos. Fue un caldo de cultivo para mi odio e incomprensión. La gente trató de explicar, pero nunca escuché. Sentía mucha rabia en mi corazón. Odiaba a casi todos”.

Pasó a detallar su vida sexual de adolescente, sus borracheras y el consumo de cocaína. Pero hizo creer a la audiencia que estas transgresiones eran parte de su pasado. “Quiero asegurarme de que ninguna de estas cosas les suceda a mis hermanos y hermanas, a los Niños Benditos ni a sus hijos”, dijo. Lo que no dijo, por supuesto, fue que la bebida, el abuso de las drogas y la promiscuidad continuarían sin cesar. “Quiero hacer lo correcto de ahora en adelante. Ese es el pasado que viene y me persigue muchas veces. Les he contado todo, que me acosté con muchas mujeres. No tengo nada más que decirles. Por favor perdónenme.”

Fue toda una actuación ante los miembros. Hyo Jin estaba llorando; sus hermanos lo estaban abrazando. Yo era simplemente una espectadora en este espectáculo paralelo. En su confesión, ni siquiera mencionó mi nombre. Se disculpó con Dios, con los Padres Verdaderos, con los miembros de la iglesia, pero no tenía nada que decirle a su esposa.

No me sorprendió cuando este discurso le siguió la reanudación de su estilo de vida disipado. Comenzó a insistir en que lo acompañara a bares de karaoke y clubes nocturnos. A veces iba solo para evitar una pelea, pero odiaba el ambiente. Hyo Jin podía dormir todo el día, pero yo tenía que levantarme temprano por los niños y asistir a clases. Su borrachera me repugnaba. Se bebía media botella de tequila y luego dejaba una propina de 150 dólares a la camarera. Yo sorbía mi Coca-Cola y miraba el reloj.

No era buena compañía, pero podía conducir a casa. Hyo Jin inevitablemente tenía problemas cuando trataba de conducir. En 1989, los Moon me compraron un Audi para que condujera de ida y vuelta a la universidad. Una noche, Hyo Jin se llevó el automóvil a la ciudad. Recibí una llamada cerca de la medianoche diciendo que había tenido un accidente y que necesitaba que lo recogiera en Amsterdam Avenue y 146th Street. Podía adivinar por qué estaba en Harlem; ahí es donde él conseguía la cocaína. Él no estaba en la esquina cuando llegué, así que conduje por la zona. Finalmente lo encontré vagando a varias cuadras de distancia. Estaba borracho e incoherente. Cuando encontré el Audi, me sorprendió que estuviese ileso. El auto fue pérdida total.

Con el contrato del seguro, alquilé un Ford Aerostar. No pasó mucho tiempo antes de que Hyo Jin tomara prestado ese auto también. Un día, a las 4:00 de la mañana, me despertó una llamada de la policía de la ciudad de Nueva York. Hyo Jin había sido arrestado por conducir en estado de ebriedad. Esa mañana nos esperaban en una fiesta de cumpleaños de uno de los niños de los Moon. Envié a mis hijos con la niñera y conduje hasta la comisaria en la calle 125. En las siguientes dos horas, recuperé mi auto y busqué un abogado para que representara a Hyo Jin en su comparecencia. Regresé a East Garden para enfrentarme a la Madre Verdadera, quien me regañó por no asistir al banquete de desayuno. “¿Dónde estabas? ¿Dónde está Hyo Jin?” exigió. Este era su pronlema, no el mío. Estaba cansada de cubrirlo. “Hyo Jin no está aquí. Cuando llegue a casa, creo que debería preguntarle directamente”, dije.

Hyo Jin regresó a East Garden enfurecido porque no lo había liberado antes de la cárcel. Estaba furioso de que le dijeran que la Madre lo estaba esperando. No tenía por qué. Los Moon no tomaron medidas contra su hijo rebelde. El sistema de justicia penal lo multó, le suspendió su licencia y le ordenó que realizara servicio comunitario, pero sus padres no hicieron nada para detener el consumo de alcohol y que condujese borracho.

La próxima vez que me pidió que lo acompañara a los bares, me negué. “No puedo ir; Lo prometí” —le dije. “¿Prometido quién?” reclamó. “a mí misma”, dije. Se fue conduciendo solo y sin licencia.

Poco a poco estaba aprendiendo a decir que no. Más que cualquier otro factor, creo que la maternidad fue lo que me hizo cambiar de actitud. Una cosa era que yo sufriese el abuso de la Familia Verdadera y otra era someter a mis hijos a ello. Di a luz a mi tercera hija, Shin Ok, en octubre de 1989. Tenía veintitrés años, con cuatro hijos y un aborto involuntario a mis espaldas. No sabía cuántos bebés más quedaban por delante.

Podía desafiar las órdenes de Hyo Jin de acompañarlo a los bares, pero no podía desafiar a la Sra. Moon. En 1992 me dijo que la acompañaría en una gira por diez ciudades de Japón. Estaba embarazada otra vez, pero le oculté mi condición a mi suegra. Mis embarazos eran todo lo que tenía que fuese realmente mío; No los compartía con la familia de Sun Myung Moon hasta que no tenía otra opción.

La devoción de adoración concedida a la Madre Verdadera en Japón iba más allá de todo lo que había experimentado en Corea. Esperaba que la Sra. Moon fuera acomodada en las mejores suites de hotel y le sirvieran la mejor comida, pero lo que vi en Japón fue más que mimos. Incluso sus cubiertos se mantenían separados, para que nadie los volviera a usar, porque habían tocado los labios de la Madre Verdadera. La atención servil que los japoneses le dieron a la Sra. Moon pudo haber reflejado su nostalgia por el Padre Verdadero, quien fue expulsado de Japón debido a su condena fiscal en los Estados Unidos.

Se podría decir que Japón es el sitio del primer culto imperial. En el siglo XIX, el emperador japonés fue declarado deidad y los japoneses descendientes de dioses antiguos. El sintoísmo estatal, abolido por los aliados en 1945 después de la Segunda Guerra Mundial, requería que los japoneses adoraran a sus líderes. La obediencia a la autoridad y el sacrificio personal se consideraban las mayores virtudes.

No era de extrañar, entonces, que Japón fuera un terreno fértil para recaudar fondos para un líder mesiánico como Sun Myung Moon. Los jóvenes y entusiastas miembros de la Iglesia de la Unificación encontraron a las personas mayores ansiosas por asegurarse de que sus seres queridos descansaran pacíficamente en el mundo espiritual. Con ese fin, les sacaron a miles de personas millones de dólares en jarrones religiosos, rosarios y cuadros religiosos para garantizar que sus familiares fallecidos ingresaran al Reino de los Cielos. Una pequeña pagoda de jade podría venderse por hasta cincuenta mil dólares. Las viudas ricas fueron engañadas para que donaran todos sus activos a la Iglesia de la Unificación y así, garantizar que sus seres queridos no languidecerían en el infierno con Satanás.

Fue una escena extraordinaria de presenciar. Los miembros de la iglesia esperaban a la Sra. Moon. Los líderes de la iglesia le traían montones de dinero. En un momento dado, un miembro estaba peinándome cuando noté que había perdido mi reloj. En una hora, un joyero estaba en mi habitación de hotel con bandejas de relojes caros para que yo escogiera como regalo de nuestros anfitriones japoneses. “Toma varios, toma algunos para tu familia”, insistió el joyero. Me sentí aliviada cuando encontré mi propio reloj y pude rechazar cortésmente su generosidad.


La Sra. Moon y yo en Kyoto en 1992.

La economía de Japón estaba en auge. El país se estaba convirtiendo rápidamente en la fuente de la mayor parte del dinero de Sun Myung Moon. A mediados de la década de 1980, los funcionarios de la iglesia afirmaron que la Iglesia de la Unificación estaba recaudando cuatrocientos millones de dólares al año a través de la recaudación de fondos solo en Japón. El Reverendo Moon usó ese dinero para su comodidad personal y para invertir en negocios en los Estados Unidos y en todo el mundo. Además, la iglesia poseía muchas empresas rentables en el propio Japón, incluidas una empresa comercial, una empresa de informática y una empresa de joyería.

Moon explicó la crucial relación financiera de Japón con la Iglesia de la Unificación en términos teológicos. Corea del Sur es el “país de Adán” y Japón es el “país de Eva”. Como esposa y madre, Japón debe apoyar el trabajo del país del padre, la Corea de Sun Myung Moon. Hubo más que una pequeña venganza en este punto de vista. Pocos coreanos, incluido Sun Myung Moon y sus seguidores en la Iglesia de la Unificación, han perdonado a los japoneses por su brutal ocupación de Corea durante cuarenta años.

Los miembros de la familia de Sun Myung Moon eran examinados minuciosamente por agentes de aduanas cada vez que salían de Corea o entraban a los Estados Unidos. Este viaje no fue una excepción. Uno de los beneficios de su enorme séquito era que la Sra. Moon tenía muchos compañeros de viaje con quienes entrar al país. Me dieron veinte mil dólares en dos paquetes de billetes nuevos y nítidos. Los escondí debajo de la bandeja en mi estuche de maquillaje. Contuve el aliento en Seattle cuando los agentes de aduanas comenzaron a registrar mi equipaje. Fui la última de nuestro grupo en pasar por la aduana, y la mujer que buscaba en mis maletas parecía decidida a encontrar algo. Fingí que no hablaba inglés y no podía entender sus preguntas. Un supervisor asiático se acercó y la reprendió. “¿No ves que solo habla coreano?”, Dijo el supervisor, sonriéndome. “Déjala pasar”.

Sabía que el contrabando era ilegal, pero creía que los seguidores de Sun Myung Moon respondían a leyes más altas. Era mi deber servir sin dudar. Hice lo que me dijeron, preocupándome más por perder el dinero que por ser arrestada. Estaba tan agradecida con Dios que no encontraron el dinero. En la lente distorsionada a través de la cual veía el mundo, Dios realmente había frustrado a los agentes de aduanas. Dios no quería que encontraran ese dinero porque ese dinero era para Dios.

Si lo hubiera pensado con algún sentido crítico, me habría dado cuenta de que el dinero recaudado por los vendedores ambulantes y los vendedores de pagodas tenía poco que ver con Dios. Entre otras cosas, el dinero recaudado ayudó a financiar las fantasías adolescentes de mi esposo de ser una estrella del rock and roll. Con un grupo de miembros de la iglesia, había comenzado una carrera discográfica en Manhattan Center Studios, la instalación era una propiedad de la iglesia al lado del antiguo hotel New Yorker en Manhattan. El Reverendo Moon compró las instalaciones para promover una cultura centrada en Dios. La Ópera Metropolitana, la Filarmónica de Nueva York y Luciano Pavarotti grabaron allí. En 1987, Hyo Jin Moon comenzó a grabar allí también. Rebirth fue el nombre del primer álbum que sacó, con Blessed Children Jin-Man Kwak, Jin-Hyo Kwak, Jin-Heung Eu y Jin-Goon Kim de segunda generación.

Hyo Jin vendió discos compactos y cintas de su música a su única audiencia, la Iglesia de la Unificación, que incluía la Asociación Colegiada para la Investigación de Principios (CARP), de la que se desempeñaba como presidente. Una organización estudiantil del campus supuestamente dedicada a la paz mundial, CARP era solo otro brazo de reclutamiento y una herramienta de recaudación de fondos de la Iglesia de la Unificación. Su empresa más visible fue el concurso internacional Sr. y Srta. Universidad que CARP patrocinaba todos los años en diferentes ciudades del mundo.

Gran parte del dinero recaudado para hacer el trabajo de Dios se derrochó en el elefante blanco de Sun Myung Moon: la residencia personal de veinticuatro millones de dólares y el centro de conferencias de la iglesia que construyó en los terrenos de East Garden. Se necesitaron seis años, y casi la misma cantidad de arquitectos, para construir lo que podría ser el edificio más feo del condado de Westchester. Vimos pasar al edificio por una docena o más de cambios de diseño y millones de dólares en costos excesivos. Lo que surgió fue una monstruosidad de piedra y hormigón con un techo con goteras.

El vestíbulo y los baños eran de mármol italiano importado. Las gruesas puertas de roble estaban talladas con flores coreanas. Había un salón de baile en el primer piso y habitaciones para los muchos niños pequeños de los Moon en el segundo piso, al final del lujoso conjunto de habitaciones privadas de sus padres. Uno de los dos comedores tenía su propio estanque y cascada. La cocina estaba equipada con seis hornos de pizza. Había una sala de juegos en el tercer piso y armarios para la ropa de la Sra. Moon del tamaño de una habitación convencional. Había un consultorio dental y una torreta que albergaba la oficina del secretario de Sun Myung Moon, Peter Kim. El edificio era un monumento al exceso y al sinsentido. Se hizo una bolera, no en el sótano, sino en el tercer piso, justo encima de la habitación de Sun Myung Moon. Utilizamos esa habitación como almacén. Hyo Jin, los niños y yo nos mudamos a la mansión cuando los Padres Verdaderos se mudaron a su nuevo hogar.

A fines de 1992, la Sra. Moon me dijo que debía acompañarla nuevamente al extranjero, esta vez en una gira europea. Estaba luchando contra el agotamiento de mi embarazo ahora avanzado y sabía que no estaría a la altura de las exigencias de viajar y servir a la Madre Verdadera. Ella y Hyo Jin se indignaron cuando me negué a unirme a ella. Lo que sucedió después, sé que lo vieron como el castigo de Dios por mi desafío.

Tenía una ecografía programada en enero de 1993. Sabía por sus vigorosas patadas que el bebé era fuerte. Sonreí al ver las piernas y los brazos en el monitor de ultrasonido. “Se ve bien”, dijo el médico mientras pasaba el transductor por mi vientre distendido. Pronto, sin embargo, la sonrisa del doctor se desvaneció. “Tenemos un problema”, dijo en voz baja. Su cara estaba tan turbada que supe que no quería saber la respuesta a la pregunta que tenía que hacer. “¿Qué pasa?” Unos segundos parecieron horas antes de que él dijera: “Este feto no tiene cerebro”. “¿Qué? ¿Cómo puede patear el bebé si no tiene cerebro?” Las patadas eran solo un reflejo. El bebé no tenía posibilidades de sobrevivir fuera del útero.

Lloré tanto que el doctor me sacó del consultorio por una puerta trasera. Estoy segura de que habría asustado a las otras mujeres embarazadas que estaban en la sala de espera. Me senté en mi auto por un largo tiempo antes de estar lo suficientemente calmada como para conducir a casa. Cuando llegué, Hyo Jin estaba encerrado en la suite principal. Sabía lo que eso significaba. Estaba esnifando cocaína. Llamé a mi madre. No pude ser más específica. Todo lo que pude decir fue: “Algo terrible le pasa al bebé”, cuyas patadas aún podía sentir en mi útero.

Mi médico y yo acordamos que sería horrible para mis hijos si daba a luz a un bebé que sabíamos que no viviría. Me hice una segunda ecografía con otro médico solo para asegurarme de que no había ningún error. Conduje hasta el hospital donde se realizaría el aborto. Hyo Jin no quiso venir. El dolor y la terrible sensación de pérdida fueron más de lo que esperaba. Tuve que llamar y pedirle que me recogiera. Parecía molesto por mis lágrimas durante el silencioso viaje a casa. Me mudé a la habitación de Shin June. Estaba sola y enojada. ¿Por qué había sucedido esto? ¿El abuso de drogas de Hyo Jin lo había causado? ¿Me estaba castigando Dios por no haberle traído a Hyo Jin?

La Sra. Moon estaba molesta porque no había aparecido para servirles en la mesa. Le supliqué a Hyo Jin que no les dijera a sus padres los detalles de nuestra pérdida. Era personal “¿No puedes decirles que tuve un aborto espontáneo?” Yo supliqué. In Jin acababa de tener su cuarto bebé, y fue como un cuchillo en mi corazón escuchar a su recién nacido llorando en la casa que compartimos. “¿Quieres que le mienta a los Padres Verdaderos?” Hyo Jin preguntó indignado. Solo quería algo de privacidad, pero debería haber sabido que era demasiado esperar en el complejo de los Moon. Le contó todo a la Madre Verdadera.

Mi secreto enfureció a la señora Moon y confirmó mi falta de confianza. Era un engaño, una herramienta de mis padres, que intentaban socavar el trabajo de los Padres Verdaderos. La presión de las críticas contra mí y mis padres se hizo incesante. En los servicios del domingo por la mañana, sería desacreditada como la hija de las herramientas de Satanás. No me importaba demasiado, pero odiaba que mis hijos tuvieran que escuchar mentiras tan feas sobre sus abuelos.

Mis padres eran personas decentes que habían dedicado sus vidas y las de sus hijos a Sun Myung Moon. La recompensa por su sacrificio equivocado fue el desprecio público. En 1993, mi padre sufrió un derrame cerebral y los Moon lo retiraron de su cargo como presidente de la Iglesia de la Unificación en Europa. Regresó a su casa en Corea, donde fue condenado al ostracismo por el movimiento religioso que él y mi madre habían ayudado a construir.

Hyo Jin estaba envalentonado por los ataques del Padre a mis padres. En respuesta, intensificó sus ataques contra mí. Para 1993, el consumo de cocaína de Hyo Jin era constante. Se encerró en la suite de nuestro dormitorio principal durante días, obligándome a guardar ropa extra en los armarios de mis hijos y compartir sus habitaciones.

Una noche, después de pasar toda la semana esnifando cocaína y viendo videos pornográficos, me llamó a su habitación, pero me negué a ir. Bajó las escaleras, chillando y gritando obscenidades, a una habitación que usábamos para las clases relacionadas con la iglesia. Volteó la mesa de café sobre un costado y me obligó a arrinconarme en una esquina de la habitación, empujándome contra la pared y su cara a solo centímetros de la mía.

Corrí hacia el teléfono para marcar el 911. “Estoy llamando a la policía”, le advertí, pero él simplemente me quitó el teléfono de la mano. “¿Cómo te atreves a llamar a la policía?” gritó. “No tienen autoridad aquí. ¿Crees que le tengo miedo a la policía? ¿Yo? ¿El hijo del Mesías?”

No sabía qué haría después, así que comencé a gritar pidiendo ayuda tan fuerte como pude. La puerta del aula estaba abierta de par en par. Sabía que los guardias de seguridad, las hermanas de la cocina, las niñeras, podían oírme. Nadie vino. ¿Quién tendría el descaro de enfrentarse a Hyo Jin Moon? ¿Quién me protegería del hijo del Mesías? Se rio de la futilidad de mis gritos y salió del aula con disgusto. Llamé a mi hermano Jin y le dije que iba a la policía.

Tropecé en el vestíbulo llorando. Allí, acurrucados en la escalera, estaban tres de mis cuatro hijos. Estaban sollozando. “No te vayas, mami”, gritaron, mientras me dirigía a la puerta principal. “Ya vuelvo. No se preocupen”, susurré mientras secaba sus lágrimas.

Conduje directamente al Departamento de Policía de Irvington. Sin embargo, una vez que entré en el estacionamiento, no sabía qué hacer o por qué había venido realmente. Todavía estaba temblando, con miedo y con rabia. Estuve sentada allí por mucho tiempo, rezando para que Dios me guiara. Había pasado los últimos once años ocultando mis sentimientos, ocultando los hechos de mi vida al mundo exterior. ¿Qué estaba haciendo estacionado afuera de una estación de policía? Estaba llorando cuando el oficial de policía levantó la vista de la recepción. “Creo que necesito ayuda”, le dije. Me llevó a una habitación privada y escuchó en silencio mientras le contaba lo que había sucedido. Reconoció la dirección de la calle. Sabía el apellido. Me di cuenta de que no estaba sorprendido.

¿Tenía algún lugar a donde ir? él quería saber. ¿Tenía alguna familia? Solo tenía a mi hermano Jin, que era estudiante en Harvard. No quería involucrar a Jin y Je Jin en esto. Ella tenía sus propios problemas con sus padres; No quería arrastrarla conmigo.

El policía fue paciente y amable. Describió mis opciones: podría presentar cargos por agresión contra Hyo Jin; Podría llevar a mis hijos a un refugio para víctimas de violencia doméstica. Le agradecí, pero sabía en mi corazón que no podía hacer tal cosa. Solo pude presentar un informe a la policía. No me faltaba el deseo de huir; Me faltaba el coraje. Estaba aterrorizada de volver a East Garden, pero sentada allí en la estación de policía de Irvington, estaba más segura que nunca de que no tenía a dónde ir.


Celebrando el quinto cumpleaños de Shin Gil en febrero de 1993. El Reverendo Moon y la Sra. Moon no sabían que había tenido un aborto solo unos días antes de que esta fotografía fuese tomada.



página 179

Capítulo 9

Para 1994 mi única ambición era ver a mis hijos grandes, para así poder dejar a mi esposo. Sabía que Sun Myung Moon nunca me permitiría divorciarme de Hyo Jin, pero fantaseaba con la idea de que por lo menos algún día, podríamos vivir separados. Soñaba con el momento en el que vivir sola y con tranquilidad en un pequeño departamento lejos de East Garden, se hiciese realidad. Los niños traerían a mis nietos a visitarme. Estaría en paz.

Era una meta patética para una mujer de veintiocho años. Acababa de obtener mi licenciatura en historia del arte en la universidad de Barnard, pero estaba borrando los siguientes veinticinco años de mi vida. Mi pasión por el arte, mis vagos pensamientos de trabajar en museos o galerías se desvanecieron, tan irreal como las pinturas impresionistas que prefería.

En marzo supe que estaba embarazada nuevamente. Esta vez, la alegría que solía sentir ante la perspectiva de un nuevo bebé se mezcló con temor. Cada nuevo nacimiento prolongaba mi encarcelamiento.

Para mí era un misterio cómo vidas tan preciosas podían surgir de una unión tan tóxica. Eran mis hijos los que me curaban. Con ellos me sentía ligera y despreocupada. Sus rutinas nos proporcionaban la única apariencia de una vida normal. Los llevaba a clases de música e idiomas en un miniván Dodge al igual que otras madres suburbanas, los ayudaba con sus tareas y me acurrucaba con ellos a la hora de dormir para leerles historias y escuchar sus preocupaciones diarias.

Con demasiada frecuencia, sus preocupaciones eran sobre su padre. Nada de lo que sucedía en East Garden escapaba a la atención de nuestros hijos mayores. La ira de Hyo Jin cuando se emborrachaba, sus letargos por la cocaína, su temperamento volátil; eran imposibles de pasar por alto. Se despertaban en medio de la noche con nuestras peleas. Se preguntaban por qué su padre dormía todo el día. Los mayores preguntaban. “¿Por qué tenemos un mal padre?” “¿Por qué te casaste con él?”

Agradecía que Hyo Jin pasase mucho tiempo fuera de casa trabajando en el Manhattan Center Studios y durmiendo en nuestra suite en el viejo hotel New Yorker. Se redujo la tensión en la mansión ahora que compartimos con In Jin y su familia. Los niños y yo pasábamos juntos unas horas felices, incluso tontas. Una primavera aprendí a montar en bicicleta en la entrada de la mansión, para gran diversión de mis hijos más expertos.

El Manhattan Center, que originalmente fue construido en 1906 como la Ópera de Manhattan por Oscar Hammerstein, se había convertido en el centro de la vida de Hyo Jin. En la década de 1970, la Iglesia de la Unificación compró la propiedad junto con el Hotel New Yorker que quedaba al lado. El Manhattan Center era poco más que una sala de prácticas cuando Hyo Jin se hizo cargo de los estudios de producción y la operación comercial en 1985. Me sorprendió que Sun Myung Moon le confiara una empresa tan importante a un hijo que no tenía ni la educación ni la experiencia – por no hablar de la disciplina – para actuar como director ejecutivo. No debió extrañarme. En todo el mundo, cuando la Iglesia de la Unificación adquiere nuevos negocios, esas empresas sirven como oportunidades de empleo para la familia de Sun Myung Moon.

A los veintiséis años, por primera vez en su vida, Hyo Jin Moon tenía un trabajo. Supervisaba la producción de videos para la iglesia y continuaba grabando con su banda de miembros de la iglesia. No era fanática de la música rock, pero era cierto que Hyo Jin era un guitarrista talentoso con una hermosa voz. Amaba su música; era el único placer intacto que tenía en la vida.

Sus empleados en el Manhattan Center eran todos miembros de la Iglesia de la Unificación, a pesar de que el Manhattan Center Studios afirma ser una corporación independiente sin conexión evidente con la iglesia. Sus empleados le otorgaron a Hyo Jin el respeto y la lealtad merecida por el hijo del Mesías. Con él convirtieron el Manhattan Center en un sofisticado estudio multimedia con departamentos de audio, video y gráficos, que eran administrados profesionalmente. Sin embargo, la elevada posición espiritual de Hyo Jin propició relaciones laborales tensas. Imagina tener a un jefe a quien no puedes cuestionar, que interpreta cualquier duda que surja a la hora de cumplir sus órdenes como una señal de traición. Todo apuntaba al desastre.

El dinero fluía dentro y fuera del Manhattan Center, lo que podría describirse, generosamente, como un estilo liberal e informal. Había semanas en que los empleados no recibían su sueldo, porque Hyo Jin había destinado los miles de dólares que estaban en la caja fuerte para la compra de nuevos equipos. La mayoría vivía en el hotel New Yorker sin tener que pagar alquiler. Cuando las fuentes convencionales de ingresos del Manhattan Center (reservas del estudio y eventos de salón de baile) se quedaban cortas, Hyo Jin recurría a una organización de la iglesia, como CARP, para pagar una nueva cámara de video o la factura de la electricidad. Las “donaciones” personales a Hyo Jin financiaban la construcción de nuevas instalaciones y estudios de grabación. Los fondos de la iglesia, canalizados al Manhattan Center por la Madre Verdadera, se registraban en los libros como “MV”.

El Manhattan Center se convirtió en el combustible que impulsó el colapso moral de Hyo Jin. Era una fuente de efectivo listo para financiar su adicción a la cocaína, su creciente arsenal de armas y sus noches de juerga. El Manhattan Center le proporcionó a Hyo Jin, que odiaba beber solo, un suministro estable de compañeros de bebida, a quienes no les quedó más remedio que servir a este Niño Verdadero.

Lo más cerca que la mayoría de los miembros de la Iglesia de la Unificación pueden estar de la Familia Verdadera, es la distancia que hay entre el escenario y sus asientos en algún mitin. Para el personal del Manhattan Center, la oportunidad de trabajar directamente con Hyo Jin Moon era un gran orgullo. Sin embargo, pronto se convirtió en una fuente de conflicto espiritual para muchos de ellos. Ordenaba a circulo de allegados que lo acompañaran a bares coreanos en Queens, donde se divertía abiertamente con “azafatas” y bebía de una manera inconsciente. Presionaba a las personas para que consumieran cocaína, personas que habían sido atraídas a la Iglesia de la Unificación por sus problemas con los mismos actos de autodestrucción a los que estaba enganchado Hyo Jin.

A medida que su consumo de cocaína aumentaba, también lo hacía su comportamiento beligerante hacia su personal y su familia. Su abuso verbal hacia mí había pasado de insultos cargados de obscenidad, a amenazas de daño físico. Abría la caja de armas que guardaba en nuestra habitación y acariciaba uno de sus rifles de alta potencia. “¿Sabes lo que podría hacerte con esto?” me preguntaba. Tenía una ametralladora debajo de nuestra cama, un regalo de los Padres Verdaderos.

En el Manhattan Center, aquellos que le desagradaban, se acostumbraron a escuchar descripciones gráficas de la violencia que se produciría si traicionaban a Hyo Jin Moon. Un cazador consumado, una vez detalló en una reunión de su círculo íntimo, cómo le gustaría desollar y destripar a un miembro de su personal que había abandonado recientemente el Manhattan Center.

Es difícil para cualquier persona ajena a la Iglesia de la Unificación, entender el vínculo que unía a los que estaban allí con él. Por un lado, su líder participaba en actividades que iban en contra de sus creencias, y por el otro, era el hijo del Mesías. Quizás tenía alguna inmunidad especial para actuar como lo hacía. Si no obedecían y se unían a él en un comportamiento prohibido, ¿estaban anteponiendo su propio juicio inferior al de un Niño Verdadero? ¿Deberían ser honestos con el Mesías o leales a su hijo? ¿Protegían a Hyo Jin Moon delatándolo u ocultando lo que pasaba?

Aun si uno o más de ellos hubiera tenido la independencia mental para cuestionar las acciones de Hyo Jin, lo cual era poco probable dada la naturaleza autoritaria de la iglesia, ¿a quién se lo habrían dicho? No era tan simple como llamar a East Garden y pedir hablar con Sun Myung Moon. Si un miembro intentaba pedir una cita para ver a la Sra. Moon, esa información pronto sería de conocimiento público. A Hyo Jin no le complacería descubrir que uno de sus asesores de confianza acudiese a los Padres Verdaderos para informarles que su hijo era un mujeriego adicto a las drogas y alcohólico.

Por el contrario, sus asesores tenían suficiente experiencia con el temperamento impredecible de Hyo Jin para hacer todo lo posible por apaciguarlo. Aterrorizaba a sus trabajadores, recordándoles cada vez que le hacían enfadarse, que él era “un hijo de puta malvada”, una de sus autodescripciones favoritas.

Nadie lo sabía mejor que yo, que lo sufría en carne propia. En septiembre, Hyo Jin me golpeó severamente después de que lo encontré consumiendo cocaína con un miembro de la familia en nuestra habitación a las 3:00 a.m. No pude contener mi ira. “¿Es así como quieres que viva nuestra familia?” Le pregunté. “¿Es este el padre que quieres ser para nuestros hijos?” Le dije que ya no podía vivir así. Traté de tirar la cocaína por el inodoro, derramando un poco en el piso del baño en el proceso. Me empujó al suelo y me hizo recoger el mayor polvo blanco posible. Me golpeó la cara con el puño, haciéndome sangrar la nariz. Me limpió la sangre con su mano y luego la lamió. “Sabe bien.” rio “Esto es divertido.”

Tenía siete meses de embarazo en ese momento. Mientras me golpeaba, trataba de protegerme la barriga con las manos. “Mataré a este bebé”, gritó Hyo Jin. Sabía que lo decía en serio.

A la mañana siguiente, mis niños llorosos me dieron hielo para que me lo pusiera en mi ojo morado y muchos abrazos para curar mi espíritu maltratado. No puedo decir que Hyo Jin no me había advertido. ¿Con qué frecuencia me había dicho que había un profundo pozo de violencia dentro de él? “Si me empujas demasiado lejos, no podré detenerme”, decía. Ahora sabía que no estaba exagerando.

Hyo Jin no sintió remordimiento por la paliza que me había dado. Más tarde les dijo a circulo de allegados en el Manhattan Center, que me había golpeado porque lo había estado “fastidiando” y que le había recordado a un maestro que tuvo en la escuela, que siempre trataba de humillarlo delante de la clase. Yo era una devota regañona, dijo, una zorra moralista

Por muy grande que fuera su desprecio hacia mí, no se aproximaba al odio que sentía por su Padre. Odiaba y amaba a Sun Myung Moon en igual medida. Se burlaba de él frente a mí y frente a sus asociados en el Manhattan Center, decía que era un viejo tonto senil y que debería saber cuándo retirarse. Lo denunció como un padre indiferente que nunca había tenido tiempo para sus hijos. Culpó a su padre por las burlas de “Moonie” que le lanzaron sus compañeros de clase estadounidenses cuando era un niño. Le molestaba la carga que tenía por ser el aparente heredero de la Iglesia de la Unificación, pero se irritaba aún más por su propia incapacidad para cumplir con las expectativas de su padre. Guardaba una pistola en el Manhattan Center, cuyo jefe de seguridad solía comprar armas por él. Cuando estaba drogado, Hyo Jin agitaba salvajemente el arma y amenazaba con dispararle a su padre si éste alguna vez intentaba interferir con su control del Manhattan Center.

Ese control era absoluto. Utilizaba el dinero del Manhattan Center como si fuera suyo y hacía que le depositaran su salario en una cuenta conjunta con Rob Schwartz, su asesor financiero en la compañía. El Manhattan Center estaba allí para cumplir todos sus caprichos. En 1989 y nuevamente en 1992, le había ordenado a Schwartz que comprara un nuevo Mercedes para el Padre con fondos de la compañía. En otra ocasión compró un bote de pesca de 18 pies y un remolque para el uso de la extensa familia Moon. Nadie sabía qué tenían que ver esos autos y ese bote, los cuales estaban guardados en el complejo de Irvington, con el negocio del Manhattan Center.

La informalidad con la que Hyo Jin mezclaba sus fondos personales, el dinero de la iglesia y las cuentas comerciales habría intrigado al Servicio de Impuestos Internos. En 1994 ordenó a Rob Schwartz que le diera a una de sus hermanas menores treinta mil dólares. Había un debate interno en el Manhattan Center sobre la mejor manera de disfrazar esta transferencia de fondos. Al final, las ganancias del concurso de Mr. and Miss Universidad celebrado en el Manhattan Center se mantuvieron fuera de los libros de contabilidad y se entregaron treinta mil dólares a Hyo Jin para que se los diera a su hermana. El año anterior, un grupo de miembros japoneses de la Iglesia de la Unificación estaba de gira por los Estados Unidos. En una visita al Manhattan Center, hicieron una “donación” personal a Hyo Jin de cuatrocientos mil dólares en efectivo. Conservó parte del dinero y usó el resto para proyectos de mascotas en el Manhattan Center. Nunca lo declaro ni pagó un centavo en impuestos sobre el dinero.

En febrero de 1994, Hyo Jin llevó una bolsa de compras de Bloomingdale al Manhattan Center que contenía seiscientos mil dólares en efectivo. Lo ayudé a contar el dinero ese día temprano en nuestra habitación. Reunió a su círculo interno de asesores en su oficina, quedaron boquiabiertos. Hyo Jin les preguntó si alguna vez habían visto tanto dinero. Lo que no les dijo fue que se había quedado con cuatrocientos mil dólares del millón que el Padre le había dado para financiar los proyectos del Manhattan Center. Hyo Jin escondió el dinero en una caja de zapatos en el armario de nuestra habitación. Para noviembre lo había gastado todo, principalmente en drogas.

Es probable que Sun Myung Moon no supiera sino hasta noviembre de 1994, que Hyo Jin había convertido el Manhattan Center en su caja chica personal y la suite familiar en el piso treinta del New Yorker en su guarida privada de drogas. No lo sabía porque no quería saberlo. El Reverendo y la Sra. Moon habían establecido como seria su relación parental con Hyo Jin cuando, siendo un niño, fue expulsado de la escuela por disparar a sus compañeros con una pistola de aire comprimido. En esa ocasión, y en cada incidente problemático desde entonces, no obligaron a su hijo a aceptar la responsabilidad de sus acciones. Creció creyendo que no había consecuencias por sus fechorías, y sus padres y la jerarquía de la iglesia no hicieron nada para hacerle ver la realidad.

Ese otoño, por ejemplo, Hyo Jin había sido invitado como orador a un curso llamado Vida de fe en el Seminario Teológico de Unificación en Barrytown, Nueva York, donde se matriculó como estudiante a tiempo parcial. Otro estudiante le hizo a Hyo Jin una pregunta general sobre sus comentarios y Hyo Jin se ofendió. Sin decir una palabra, caminó hacia donde estaba sentado el estudiante y comenzó a golpearlo. El estudiante se quedó sentado sin devolverle los golpes.

Hyo Jin recibió dos cartas de Jennifer Tanabe, la decana académica, después del incidente. Una fue una carta de reprensión conjunta a Hyo Jin y al estudiante que agredió, Jim Kovic; la otra fue una nota personal para Hyo Jin aconsejándole que ignorase la carta oficial. “Por favor, comprenda que mi intención al enviarle esta carta a Ud. también no es para acusarlo, sino para protegerlo contra cualquier posible acusación. Haré todo lo posible para apoyarle. Esta es mi determinación ante Dios”, escribió. Increíblemente, terminó su nota disculpándose con un hombre que había golpeado a un estudiante en una de sus aulas. “Lamento traer tan malos recuerdos de su experiencia en UTS. Espero que en el futuro encuentre en él un lugar que pueda brindarle alegría e inspiración”.

Para noviembre, Hyo Jin estaba a punto de quedarse sin defensores sin excusas. El mes comenzó con el nacimiento de nuestro quinto hijo, un varón a quien llamamos Shin Hoon. Hyo Jin estaba en algún bar cuando me puse de parto, así que conduje hasta el hospital con la niñera en el asiento del pasajero. Quería que ella aprendiera el camino para que pudiera traer a los otros niños a visitarnos a mí y a su nuevo hermano. Antes de irnos metí a los niños en la cama. Les dije que iba al hospital a tener el bebé y que deberían ir a la escuela al día siguiente sin decirle a nadie dónde estaba. Mi deseo de privacidad en el sofocante mundo de la familia Moon se había convertido en algo primordial. Llamé a mi hermano Jin en Massachusetts para informarle que iba camino al Hospital Phelps y pedirle que llamara a nuestros padres en Corea.

No me importaba que Hyo Jin no estuviera conmigo. Este era mi bebé, mío y el de mis hijos. No tenía nada que ver con nosotros como familia. Si prefería la compañía de las camareras, ¿por qué debería estar allí para el nacimiento de mi hijo? A las 4:00 a.m., cuando me dijeron que necesitaba una cesárea, mi médico insistió en que llamara a mi esposo. Estaba dormido. Pensó que yo estaba en una de las habitaciones de los niños al final del pasillo. Me instó a que fuese a servirlo sexualmente. Se sorprendió al escuchar que estaba a punto de ser llevada a la sala de operaciones.

Estaba demasiado cansado para venir, dijo. “¿Qué hospital es de todos modos?” preguntó. Este era nuestro quinto hijo y él no sabía dónde habían nacido. Estaba furiosa No contesté. Hyo Jin comenzó a gritar. Colgué, pero después de calmarme, volví a llamar. “Olvídalo”, dijo con frialdad. “No voy a ir. Puedes traerme el bebé.”

Vi a “Hoonie” por primera vez a través de mis lágrimas. Una enfermera seguía limpiándome los ojos mientras el doctor me sacaba un bebé grande, de casi nueve libras, del útero. Su pelo era negro y abundante. El cordón umbilical se le había enredado en su brazo, complicando un parto natural. Tenía los ojos medio cerrados, pero tenía un llanto saludable.

Hyo Jin no vino a verlo en dos días. Su orgullo y su indiferencia lo mantenían alejado. Era tan terca como Hyo Jin, pero lo llamé para pedirle que viniera a ver a su hijo. Se quedó solo unos minutos conmigo y vio a Shin Hoon a través de la ventana de la sala de recién nacidos. Nunca pidió cargarlo. Esa noche la niñera trajo a mis hijos. Estaba tan feliz de verlos. Todos posaron para las fotos con su nuevo hermanito y me rogaron que volviera a casa pronto.

Llegué a casa al día siguiente, aunque los médicos querían mantenerme más tiempo debido a la cirugía. No quería que nadie en el complejo de los Moon supiera que me habían hecho una cesárea. No era normal poseer información que los Moon no tenían, pero quería que mi cirugía fuera mi secreto. Hyo Jin vino con los niños y la niñera en dos autos para recogernos en el hospital. Viendo que no tenía paciencia para ajustar el asiento infantil, se fue a casa con Shin Gil, dejándome con la niñera. Esa noche, Hyo Jin anunció que iría a Nueva York. Lo que no supe hasta más tarde, fue que mi esposo había elegido el mismo día que traje a nuestro bebé a casa del hospital para salir con una amante. Se acostó con Annie, una empleada del Manhattan Center, en nuestra cama de nuestra suite en el viejo hotel New Yorker.

Conocía a Annie por las docenas de cartas que le había escrito a Hyo Jin desde que lo vio por primera vez en una demostración de artes marciales de la iglesia en Colorado, varios años antes. Sus cartas parecían más de una admiradora que otra cosa. Hyo Jin a menudo recibía cartas similares de jóvenes en la iglesia, hombres y mujeres, que lo admiraban como el hijo del Mesías. Nunca tomé en serio el enamoramiento de Annie con Hyo Jin. Como estadounidense, estaba casada con un miembro coreano y tenían un hijo pequeño. Annie había venido a Nueva York ese año para trabajar para Hyo Jin en el Manhattan Center después de pedirle que la trajera a ella y a su esposo de regreso de Japón, donde estaban destinados por la iglesia.

Hyo Jin hablaba de ella a menudo, pero inicialmente no sospeché la naturaleza de su relación. Tal vez no quería ver qué era cada vez más obvio para todos los que estaban a su alrededor. Me preocupaba más su dependencia de la cocaína. Estaba encerrado en su habitación todo el tiempo que no estaba en el Manhattan Center. Al final resultó que no solo yo estaba preocupada.

Veintiún días después del nacimiento de un niño, se celebra un servicio de oración en la Iglesia de la Unificación para dar gracias a Dios por la salud del bebé. Fue un servicio informal con mis hijos. Hyo Jin había estado bebiendo toda la noche y no había regresado. Su hermana Un Jin vino esa tarde a conocer al bebé. No nos habíamos visto en años, pero nunca olvidaría la amabilidad que me mostró cuando vine por primera vez a East Garden.

Ella me confió que estaba preocupada por Hyo Jin. Había perdido mucho peso. No estaba comiendo. ¿Pensé que sus problemas con el alcohol y las drogas habían empeorado? ¿Pensé que los Padres Verdaderos deberían enviarlo a rehabilitación? Le conté lo que veía en su estilo de vida deteriorado, pero también le expresé mi escepticismo ante la posibilidad de que voluntariamente confrontara sus adicciones.

Al día siguiente, Hyo Jin organizó una fiesta de Acción de Gracias para el personal en el Manhattan Center. Sirvió vino. Solo sus allegados sabían realmente sobre su consumo de alcohol y cocaína. El resto del personal se sorprendió al ver alcohol en una función de la iglesia. Cuando el Reverendo Moon se enteró, ordenó al personal del Manhattan Center que se reuniera con él, sin Hyo Jin. Les recordó que Sun Myung Moon era el líder de la Iglesia de la Unificación; debían apoyar a Hyo Jin manteniéndolo alejado de situaciones peligrosas.

Llamé a la asistente de Hyo Jin, Madelene Pretorius, para saber cómo había estado la reunión. No nos conocíamos bien. Nos conocimos solo una vez, cuando ella vino a grabar a los niños en una obra de teatro escolar. Ella me contó lo que había dicho el Padre y admitió que no le habían contado al Reverendo Moon ni a mí toda la verdad. Les había preguntado si fumaban o bebían con Hyo Jin y nadie lo había admitido. La verdad era, dijo, que fumaban y bebían con él todo el tiempo en bares y en nuestra suite del viejo hotel New Yorker.

Estaba horrorizada. Lo que se hacía a sí mismo era bastante malo, pero arrastrar a otros miembros de la iglesia con él era imperdonable. Que él usara nuestro departamento para participar en este comportamiento me enfureció. Este fue el principio del fin de mi matrimonio, aunque no lo sabía entonces. Algo en mí estaba a punto de romperse. Había aceptado que era mi destino, mi misión divina, vivir una vida de miseria con este hombre malvado. Pero no podía aceptar que los miembros de una iglesia en la que todavía creía fueran condenados al pecado por el abuso de poder de Hyo Jin.

Lo llamé al Manhattan Center. Era mucho más valiente por teléfono de lo que hubiera sido en persona, donde podría haberme golpeado. Le dije por teléfono que pensaba que era un animal, que los niños y yo no queríamos que volviera a casa.

Fue un error de mi parte, ya que volvió a casa fue directo a buscarme. En mi furia, ya había vaciado sus armarios, empacado sus maletas, cortado sus videos pornográficos en pedazos, y apilado todo en el almacén al final del pasillo. Escuché el portazo. Subió corriendo las escaleras, me agarró por el cuello de la camisa y me arrastró a su habitación. Me empujó bruscamente a una silla, empujándome hacia abajo cada vez que intentaba ponerme de pie. “¿Cómo te atreves a avergonzarme frente a la gente del M.C.?” gritó. “¿Quién eres para decirme qué hacer?” Estaba sobre mí, abofeteándome y empujándome todo el tiempo. No tenía vía de escape.

Me salvé solo porque llegaba tarde a una reunión con su oficial de libertad condicional. Todavía estaba en libertad condicional por conducir ebrio. Intentó llamar y cancelar la cita, alegando una emergencia familiar, pero su oficial de libertad condicional insistió en que viniera. Había perdido demasiadas citas. “Cuando regrese, quiero una reunión familiar”, me dijo. “Les dirás a los niños que te equivocaste al criticar a papá, que papá es libre de fumar y beber cerveza, que eres una mala madre. ¿Lo entiendes?” Dije que lo haría. Hubiera dicho cualquier cosa con tal de que se marchase.

Apenas se fue, recibí una llamada telefónica de la criada de la Sra. Moon. “El Padre quiere verte de inmediato”, dijo. Pensé que me iban a dar una conferencia nuevamente por no ayudar a mi esposo a encontrar un camino recto. Ya tuve suficiente; Era hora de que yo tomara la iniciativa. El creciente nivel de abuso me había envalentonado de alguna manera. Conscientemente no había decidido no aceptar que me pegara más, pero esa noche en el estudio de los Moon, me defendí por primera vez.

“El Padre quiere hablar contigo”, dijo la Sra. Moon mientras entraba en su suite. “¿Podría por favor hablar con ustedes dos?” Yo pregunté. “Hay algo que necesito decirles”.

El reverendo y la señora Moon escucharon en silencio mientras yo describía la escena que acababa de suceder. “No somos solo yo y la gente en el M.C. quienes están siendo afectados”, dije. “Hyo Jin quiere que les diga a los niños que su uso de alcohol y drogas está bien”. Eso fue suficiente para provocar una reacción en el Padre. “No. No”, dijo, “tienes que enseñarles lo que está bien y lo que no”. Seguí mirando mi reloj. Le dije a los Padres Verdaderos que necesitaba regresar antes de que Hyo Jin lo hiciera de su reunión con su oficial de libertad condicional.

El Reverendo Moon estuvo en silencio por unos minutos: “Te voy a enviar al Manhattan Center para vigilarlo. Debes ser su sombra. Te pondré a cargo. Tienes que asegurarte de que no use dinero para drogas y alcohol”.

Me sorprendió, pero sabía que usarme como sus ojos y oídos en el Manhattan Center tenía menos que ver con su fe en mi habilidad, que con su certeza de mi lealtad. El personal del Manhattan Center debía una lealtad a Hyo Jin; Seguí al Padre Verdadero. Tenía razón a corto plazo. A la larga, como todos sabríamos, me di cuenta de que mi máxima lealtad era hacia Dios, mis hijos y hacia mí misma.

Cuando regresé a la mansión, Hyo Jin aún no había regresado. Llamé a nuestra hija mayor a mi habitación. “Papá quiere una reunión familiar”, le dije. “Voy a tener que decir algunas cosas en las que no creo, porque de lo contrario tu papá se enojará mucho”. Ella estaba horrorizada de que incluso considerara decir lo que él exigía. “No eres una mala madre. Eres una buena madre. No puedes decir que lo que hace está bien cuando sabes que no es así”. Pude ver que estaba decepcionada por mi disposición a comprometer la verdad. Me daba vergüenza delante de mi hija de doce años, cuyo sentido de la justicia se había agudizado a una edad temprana.

Fui egoísta, pero quería evitar más violencia y gritos. Cuando regresó y me pidió que les dijera a los niños que había sido injusta con papá, lo hice. Los ojos de mi hija se llenaron de lágrimas, pero no estaba triste. Ella estaba enojada. “Eso es mentira”, le gritó a su padre. “Mamá es buena. Ella está con nosotros todo el tiempo. Tú nunca estas aquí. ¿Y tú qué sabes?” Hyo Jin volvió su furia hacia ella, denunciando a las escuelas estadounidenses por criar niños irrespetuosos.

Me sentí como una cobarde presenciando el coraje de mi niña. Cuando Hyo Jin se calmó, él le dijo que tenía que pasar tiempo lejos de la familia para cumplir su misión en la iglesia. No pude evitar pensar en la ironía: esta era la excusa despreciable que tanto había escuchado de su propio padre.

Me sorprendió que, a pesar de sus enojadas protestas, Hyo Jin aceptara mi nuevo cargo en Manhattan Center. No sospechaba por qué el Padre me había mandado allí, y dado que sentía tan poco respeto hacía mí, probablemente pensó que mi presencia no sería una amenaza para él. Pronto se dio cuenta de que no sería así. Una de mis primeras acciones fue organizar una reunión entre los asesores de Hyo Jin y Sun Myung Moon en East Garden. El Reverendo Moon les dijo tan explícitamente como pudo que no debían consumir drogas o beber con Hyo Jin. Le debían su lealtad al Padre, y en el Manhattan Center se debían seguir mis instrucciones, no las de Hyo Jin.

A pesar de estar tan enojada con Hyo Jin, todavía me afectaba cuando decía que mi falta de comprensión y apoyo como esposa, fue lo que lo llevó a la bebida y al abuso de las drogas.

Si era responsable de alguna manera, tenía que intentar una vez más con todo mi corazón, hacer las cosas bien, si no era por nosotros, entonces por Dios. En diciembre, pasé todo mi tiempo libre en la compañía de Hyo Jin. Iba con él a todas partes. Me sentaba con él en casa mientras él esnifaba cocaína.

La droga le soltaba la lengua y yo escuchaba durante horas sus pronunciamientos sobre Dios, Satanás y Sun Myung Moon. Mientras más escuchaba, más convencida estaba de que Hyo Jin no tenía un sentido real de lo que estaba bien y lo que estaba mal. Era triste escucharlo idear excusas patéticas y adaptar su moralidad a sus circunstancias.

Sus monólogos inducidos por las drogas lo retrataban invariablemente como una víctima del abandono de sus padres, del duro juicio de su esposa y de las expectativas poco realistas de la iglesia. Lo escuchaba con la esperanza de encontrar cualquier indicio que me dijera que mi esposo era capaz de asumir cierta responsabilidad por las malas decisiones que había tomado y que seguía tomando.

No escuché nada por el estilo. Todos los problemas de Hyo Jin Moon eran culpa de los demás. Mientras siguiese con esa actitud, ¿cómo podría él realmente servir a Dios? ¿Cómo podría ser realmente un buen padre para nuestros hijos?

En el Manhattan Center me propuse poner en orden la parte financiera y espiritual de la empresa. Le indiqué a la asistente de Hyo Jin, Madelene Pretorius, que ya no se le entregarían altas sumas en efectivo. Los miembros del personal a quienes se les pagaban sueldos enormes por poco trabajo debían ser reasignados. Todas las decisiones importantes tendrían que ser aprobadas por mí.

También tenía otra misión en el Manhattan Center. Estaba decidida a averiguar si Hyo Jin y Annie eran amantes. Madelene sospechaba que sí. Incluso mi cuñado Jin Sung Pak había insinuado que había algo entre ellos. En muchas ocasiones le pregunté a Hyo Jin directamente, provocando las negativas que esperaba, pero que no creía. Después de que comencé a trabajar en el Manhattan Center, se burlaba de su ambigua relación. “¿Por qué te preocupas por Annie?” preguntaba con intención de provocarme.

A finales de diciembre, decidí que seguiría insistiendo en ese tema hasta que él confesara. Fueron horas de sutil persuasión para que surgiera la verdad. “No, no la toqué”, insistió al principio. “Bueno, tal vez la besé”, admitió. “Tal vez tuvimos sexo oral”. Sus justificaciones se volvían más indecorosas a medida que lo seguía admitiendo. “La penetré, pero no eyaculé, así que no cuenta”, dijo, antes de finalmente confesar: “Eyaculé, pero no importa porque ella está tomando la píldora”, me pregunté si este tipo tenía idea de lo patético que sonaba.

Estaba muy calmada cuando describió su traición a nuestra familia. Mi corazón me lo había dicho todo el tiempo; su confesión fue solo una confirmación. Comenzó a llorar y a suplicar mi perdón. Le dije que trataría de perdonarlo pero que no tendríamos intimidad hasta que él hubiera pagado por su pecado. “¿Por qué Annie?” Pregunté impulsivamente. “Ni siquiera es tan bonita”. Fue como acercar un fósforo a la gasolina. Explotó de rabia: “¡Es hermosa!” gritó. “Ella no es la única. Todas las mujeres en la iglesia me quieren. Me follaré a la chica más bonita que pueda encontrar. Te lo demostraré.”

Estaba sin palabras. Este era el hombre que afirmaba ser el hijo del Mesías, un hombre que se puso de pie en un servicio de la iglesia unos años antes y predicó sobre el carácter sagrado de la Bendición. “¿Cómo puedes conectarte con el Mesías si te estás entregando y revolcando en la sensualidad del mundo caído? No puedes. Por eso se ha promovido y respaldado la idea del sacrificio”, dijo, en una reunión del domingo por la mañana en Belvedere.

“Si el Padre te pidiera que salieses de esta habitación y te fueses a los bares a emborracharte y fueses a las calles donde están las prostitutas, ¿eres lo suficientemente fuerte, lo amas tanto como para superar el tipo de tentación que podrías o no encontrar allí? ¿Podrías mantener tu pureza e integridad? ¿Realmente podrías hacer eso? Vivir en ese ambiente para cambiar a las personas, es una buena razón para vivir en él. Pero ¿conoces tan bien al Padre como para superar la tentación de mirar a las mujeres hermosas, tocarlas, o intoxicarte hasta el punto de que tu capacidad para tomar una decisión sensata se debilite cada vez más? ¿Puedes aferrarte al Padre bajo esa circunstancia? ¿Eres lo suficientemente fuerte como para no abandonarlo sin importar las condiciones?”

Ahora sabía que Hyo Jin Moon estaba dirigiendo esas preguntas no a los miembros sino a sí mismo. Lamentablemente, la respuesta era no. Continuando con el patrón que había definido su vida, Hyo Jin se negó a asumir la responsabilidad de su adulterio, el peor pecado en la Iglesia de la Unificación. Me dijo, luego supe que se lo había dicho a Annie y sus asesores, que las prohibiciones sexuales de la iglesia no se aplicaban a él. El Padre había sido infiel; como hijo del Mesías, él también podría serlo. Sus relaciones sexuales fueron “providenciales” u ordenados por Dios.

“Confié en Hyo Jin, quien dijo: “Sé lo que tengo permitido hacer”. Ni siquiera me insinuó que me iba a acostar con él”, me escribió Annie más tarde. “Madelene me contó que el Padre había tenido una relación fuera de su matrimonio con la Madre y que había nacido un niño. Esto luego me lo confirmaron Hyo Jin y Jin Sung Nim. Discutimos si podría ser cierto y lo que significaba. Nunca cuestioné la pureza del Padre o su misión en la vida. Pero ciertamente comencé a sentir que debían estar sucediendo muchas cosas providencialmente dentro de la Familia Verdadera que no podía entender o juzgar”.

Fui directamente a la Sra. Moon con las quejas de Hyo Jin. Estaba furiosa y llorosa a la vez. Ella esperaba que tal dolor terminara en ella, que no se transmitiera a la próxima generación, me dijo. Nadie sabe el dolor de un marido descarriado como la Madre Verdadera, me aseguró. Me sentía aturdida.

Todos habíamos escuchado rumores durante años sobre las aventuras de Sun Myung Moon y los niños que engendró fuera del matrimonio, pero aquí estaba la Madre Verdadera confirmando la verdad de esas historias.

Le dije que Hyo Jin había dicho que su infidelidad era “providencial” e inspirada por Dios, tal como lo eran las del Padre. “No, el Padre es el Mesías, no Hyo Jin. Lo que hizo el Padre era un plan de Dios”. La infidelidad de Sun Myung Moon era un sufrimiento que debía soportar para convertirse en la Madre Verdadera. “No hay excusa para que Hyo Jin haga esto”, dijo.

La Sra. Moon le dijo al Padre lo que Hyo Jin estaba reclamando y el Reverendo Moon me llamó a su habitación. Lo que sucedió en su pasado fue “providencial”, reiteró el Padre. No tiene nada que ver con Hyo Jin. Me daba vergüenza escuchar esta admisión de él directamente. También estaba confundida. Si Hak Ja Han Moon era la Madre Verdadera, si había encontrado la pareja perfecta en la tierra, ¿cómo podría justificarse su infidelidad teológicamente?

No pregunté, por supuesto, pero salí de esa habitación con un nuevo punto de vista de la relación entre el reverendo y la señora Moon. No era de extrañar que ejerciera tanta influencia; estaba en deuda con ella por haber callado todos estos años. Ella había hecho las paces con su infidelidad y traición. Quizás todo el dinero, los viajes por el mundo, la adulación pública, fueron una compensación suficiente para ella.

No serían suficientes para mí. Por una vez, Hyo Jin Moon iba a saber que cada acción tiene una reacción, que por cada fechoría hay una consecuencia que enfrentar. Recibí el permiso del reverendo y de la Sra. Moon para enviar a Annie lejos. Pero primero le di la oportunidad de decir la verdad. Quería que ella admitiera lo que me había hecho a mí, a su esposo y a Dios. Juró en nombre de los Padres Verdaderos que ella y Hyo Jin no habían hecho nada malo.

Después de desterrarla del Manhattan Center, me escribió desde la casa de sus padres en Maine. Su esposo se había llevado a su hijo y regresó a Japón. Él quería el divorcio. “Ahora puedo saborear tu dolor, tu angustia y tus lágrimas …”, escribió repentinamente arrepentida y rogando mi perdón. Lo hizo varias veces más, describiendo su vida sexual con mi esposo con más detalle de lo que necesitaba saber, alegando que aceptaba la responsabilidad de lo que había hecho.

No hay una Fiesta de la Epifanía en el calendario de la Iglesia de la Unificación, pero tuve la mía un día de enero de 1995. Las semillas de mi emancipación se sembraron ese otoño cuando Hyo Jin tuvo su flagrante aventura y alardeó de su consumo de drogas en frente de miembros de la iglesia. En un frío día de mediados de enero tuve uno de esos momentos de revelación sobre los que solo había leído. Hyo Jin se estaba vistiendo para irse de bares por la noche. Los acontecimientos de los últimos meses no habían hecho nada para alterar sus hábitos. Observé desde una silla en el dormitorio principal mientras miraba su reflejo en el espejo de cuerpo entero. Siempre había sido muy vanidoso. Pero mientras se metía la camisa y se arreglaba el pelo, sentí un desapego que nunca había experimentado en mi matrimonio. Incluso mi repulsión hacia él había desaparecido.

No hubo una voz que me hablaba desde lo alto, ni una luz brillante. Simplemente lo sabía: Dios ya no esperaba que me quedara. Mi esposo nunca cambiaría. Dios mismo había renunciado a Hyo Jin Moon. Yo era libre de irme. Me abrumaba un espíritu de bienestar. Por Hyo Jin solo sentía lástima. Era un alma perdida que no tenía la concepción del bien y del mal y tampoco una comprensión real de Dios.

Es un largo camino desde la resolución a la acción para una mujer maltratada y muy pocas podemos salir adelante solas. Tuve la suerte de que Madelene Pretorius, quien apenas me conocía, me ayudase. Llevaba tres años trabajado para Hyo Jin. Era poco probable que fuese mi aliada. Ese invierno pasó los días escuchando a Hyo Jin quejarse de mí en la oficina y las noches escuchando mis quejas sobre él por teléfono. Estaba dividida entre su lealtad al divino hijo del Mesías y reconocer al hombre abusivo de carne y hueso que ambos conocíamos. ¿Acaso no le arrojó un cenicero a la cabeza una vez en un bar? ¿No lanzó una botella de agua contra la pared donde ella estaba sentada y la mojó?

Ella fue la primera persona fuera de mi familia con la que pude hablar sobre lo que sentía. Incluso a mi familia le oculté más de lo que les dije sobre mi vida. No quería lastimarlos contándoles la magnitud del maltrato que sufríamos mis hijos y yo. Madelene escuchó con una paciencia y preocupación que nunca había conocido. Nunca había tenido una verdadera amiga. No puedo decir que durante esos primeros meses fui su amiga, pero ella si lo fue para mí.

Pasaría mucho tiempo antes de que dejara de actuar como un miembro oficial de la Familia Verdadera y ella como una subordinada de la Iglesia de Unificación. Ya desde el principio, pude vislumbrar cómo era realmente una relación honesta entre iguales.

En ese momento, Madelene estaba atravesando una crisis personal. La habían emparejado y casado con un hombre australiano a través de la iglesia. A ella le importaba, pero no quiso irse con él cuándo decidió regresar a su tierra natal. Ella luchó contra su decisión. El divorcio es una creación del hombre; la bendición es eterna. Los unificacionistas creen que continúan con su pareja incluso después de la muerte, en el cielo. Fue evidente que Hyo Jin la alentara a divorciarse; su propio interés por mantenerla trabajando en el Manhattan Center era más fuerte que su compromiso con un principio interno de su fe.

Desearía poder decir que la ayudé a superar su terrible experiencia, pero estaba demasiado enfrascada en mis propios problemas; era demasiado inexperta en la amistad como para comprender realmente su naturaleza recíproca. Era un acto de bondad de Madelene hacia mí, con ello me decía que estaba dispuesta a ayudarme sin esperar nada a cambio. Se fue a su casa en Sudáfrica durante un mes, para tomar algunas decisiones sobre su vida. Cuando regresó a fines de febrero, me dijo que se iba a divorciar y yo le dije que iba a dejar a Hyo Jin.

Una vez decidida a marcharme, supe que era solo cuestión de tiempo, pero me sorprendió oírme decir las palabras en voz alta. Madelene y yo hablamos en el cuarto de lavado, en el sótano de la mansión en East Garden para que Hyo Jin no nos viera. Era tan posesivo y controlador que estallaba cada vez que pensaba que estaba creando un vínculo con alguien fuera de la Familia Verdadera.

Comencé a llorar mientras hablábamos. Dije que esperaba que pudiéramos mantenernos en contacto después de que me fuera, aunque sabía que eso podría ser difícil para ella. Madelene estaba triste, pero no sorprendida por mis noticias. Dijo que una parte de ella quería decirle a Hyo Jin, con el fin de que reaccionara y viese lo que estaba a punto de perder. Ella no haría eso, dijo, porque solo conseguiría que me golpeara nuevamente o que me hiciera otra falsa promesa de cambiar. Ambas sabíamos que mi matrimonio estaba acabado. Habia tratado de convencerme a mi misma tantas veces de que Dios tocaría el corazón de Hyo Jin o de que Sun Myung Moon ejercería cierto liderazgo moral en su propia casa. No iba a ser, yo estaba al final del camino.

Esa primavera, el comportamiento de Hyo Jin solo empeoró. El Padre le había prohibido regresar al Manhattan Center durante dos años, hasta que tuviese sus problemas de adicción bajo control. Hyo Jin llamó al Manhattan Center y amenazó con ir y destrozar el equipo del estudio. Todavía le pagaban, por supuesto. Los Moon lo calificaron como un pago por discapacidad, a pesar de que la compañía no tenía seguro de discapacidad para sus empleados. Hyo Jin, mientras tanto, no estaba haciendo nada para solucionar su problema con el abuso de las drogas. No entraba en un programa de rehabilitación y tampoco veía a un terapeuta. En todo caso, pasaba más tiempo encerrado en su habitación, esnifando cocaína y bebiendo. Enviaba a Shin Gil al refrigerador a buscar cerveza y luego se encerraba en su habitación. Por el bien de mis hijos, sabía que no podía permanecer en este entorno por mucho más tiempo.

La gota que colmó el vaso fue cuando los Padres Verdaderos me dijeron que pensaban que Hyo Jin estaba listo para regresar al Manhattan Center. Estaba aburrido en East Garden y necesitaba un trabajo productivo. Hyo Jin me dijo que el primer proyecto a su regreso al Manhattan Center, sería crear un hit internacional con una chica de bar que cantaba en un club coreano en Queens. Sabía que los Moon estaban cometiendo un terrible error, que Hyo Jin estaba en peores condiciones que nunca y que el regreso al Manhattan Center ampliaría sus oportunidades de beber y consumir cocaína. Tenía mis propias sospechas sobre sus verdaderas intenciones hacia la chica coreana del bar. Sabía que los Moon no me escucharían. En abril escucharon a miembros preocupados de la iglesia que escribieron para protestar por el restablecimiento de Hyo Jin en su antiguo trabajo.

Queridos Padres Verdaderos,
En nombre de todos los miembros del Manhattan Center, nosotros, los líderes y jefes de departamento, nos presentamos con humildad y profundo arrepentimiento, ante nuestra incapacidad de crear un entorno que pueda apoyar y proteger a Hyo Jin Nim y ayudarlo a cumplir con su responsabilidad histórica.
Deseamos expresar nuestra lealtad y apoyo a nuestros Padres Verdaderos en este momento crucial, y queremos transmitir los siguientes puntos importantes:

1. Nuestro principal deseo es asegurarnos de que el Manhattan Center sea un lugar que Dios, los Padres Verdaderos y el movimiento de Unificación mundial puedan reclamar y utilizar por completo.
2. Que, como tal, nos comprometemos absolutamente a mantener la tradición de los Padres Verdaderos y a mantener y corroborar ese estándar como la fuerza que guía la vida de todos los miembros en la misión en el Manhattan Center. También nos damos cuenta de que solo a través de la conexión del M.C. con la visión más amplia de los Padres Verdaderos, nuestros esfuerzos tienen algún valor.
3. Que, sobre esta base, deseamos expresar nuestro profundo amor por Hyo Jin Nim y el deseo de apoyarlo y ayudarlo a cumplir su posición y responsabilidad.
4. Por lo tanto, en base a este amor, no queremos, de ninguna manera, que el M.C. sea un lugar donde los problemas de Hyo Jin Nim puedan empeorar. Queremos estar totalmente seguros de que no usará el M.C. de cualquier manera que pueda causar un mayor daño a sí mismo y a la vida espiritual de los miembros, a la creciente base comercial o a la reputación y la estructura de la Iglesia.
5. Por lo tanto, deseamos apoyar a nuestros Padres Verdaderos en cualquier decisión que tomen con respecto a Hyo Jin Nim. Pero nosotros, como líderes del Manhattan Center, solicitamos humildemente que Hyo Jin Nim no sea restituido en su puesto de responsabilidad aquí, hasta que haya superado por completo sus problemas con las drogas y el alcohol y pueda realmente defender el estándar de Dios en el Manhattan Center y en el movimiento.
6. Padres verdaderos, le pedimos esto con tristeza por la carga que les supone. Pero estamos unidos en la convicción de que tales medidas son absolutamente necesarias por el bien de la salud y el bienestar de Hyo Jin Nim y por el establecimiento continuo de la fundación mundial de los Padres Verdaderos.
7. También deseamos expresar nuestra más sincera gratitud por el gran corazón y el verdadero liderazgo de Nansook Nim, siendo un vínculo absoluto entre el Manhattan Center y los Padres Verdaderos. Ella ha trabajado incansablemente para llevar el Corazón de Dios y el Estándar de los Padres Verdaderos al M.C.

La carta enfureció a Hyo Jin, lo cual me trajo problemas. Hyo Jin me culpó por la pérdida de su posición. Me arrastró a su habitación. Tomó uno de mis labiales y garabateó la palabra estúpida en toda mi cara. En otra ocasión me arrojó una botella de vitaminas golpeándome en la cabeza. Sabiendo cuán susceptible era al frío después del parto, una vez me obligó a permanecer desnuda al pie de su cama mientras se burlaba de mí. Le rogué que no me golpeara más. Me dio una opción, o me golpeaba o me escupía. Creo que incluso disfrutó más de la humillación que me causaba escupiéndome, que golpeándome.

El reverendo y la señora Moon sugirieron que sería de ayuda para nuestro matrimonio si nos mudábamos fuera del complejo. La reacción de Hyo Jin fue comentar que el único trabajo para el que yo servía, fuera de East Garden, era la prostitución. Sabía que no podía vivir con este hombre, en ningún lado, en ninguna circunstancia. En junio comencé a empacar en secreto.

Mi hermano llamó para decirme que había una casa en venta al otro lado de la calle donde él vivía en Massachusetts. Si realmente decidiera huir, no estaría sola. Tendría familia cerca. Aproveché los ahorros de los fondos mutuos que había reservado para la educación universitaria de los niños y el dinero que había estado ahorrando durante mi tiempo en el Manhattan Center.

Ya habían transitado este camino. Dos años antes, Je Jin había roto con la Iglesia de la Unificación y con sus padres. Vino a East Garden para confrontarlos quejándose de la familia, y después de una desagradable escena con su madre, dejó el complejo y nunca más regresó. La Iglesia de la Unificación describe a Je Jin como una persona separada de la Familia Verdadera para que su esposo complete sus estudios. Esa es una verdad a medias. Jin continúa estudiando, pero Je Jin ya no habla con sus padres ni recibe ningún apoyo financiero de ellos.

Mis padres también habían dejado la Iglesia de la Unificación. El hecho de que ahora las personas más cercanas en mi familia estuvieran fuera de peligro, me facilitó el viaje. No quería que los Moon castigaran a ninguno de los Hong por mi traición.

No sabía por dónde empezar legalmente. Mi primer impulso fue buscar en las páginas amarillas “abogados”. Mi hermano también me ayudó, recomendándome abogados en Nueva York. Finalmente conocí a Herbert Rosedale, un abogado corporativo en Manhattan cuya vocación está ayudando a miembros del culto desencantados y a sus familias. Era un hombre de sesenta y tres años grande, calvo y amable. Presidente de la American Family Foundation, un grupo de abogados, ejecutivos de negocios y profesionales que intentan educar al público sobre los peligros del extremismo religioso. Sabía que necesitaba a alguien de mi lado que no se sintiera intimidado por la Iglesia de la Unificación.

Durante todo el verano, estuve hablando con mi hermano y Madelene sobre cómo organizar mi fuga. Tenía miedo de que Hyo Jin nos detuviera si se enteraba de mis planes. Había amenazado con matarme tantas veces, y con un verdadero arsenal de armas en su habitación, sabía que podía. Me preocupaba nuestra seguridad. Una noche, en la cocina de la mansión, mis temores se confirmaron cuando Hyo Jin nos encontró a Madelene y a mí tomando el té. Él le dijo enojado que se fuera y a mí me ordenó que subiera. Cuando vino donde yo estaba, me amenazó con romperme los dedos uno por uno si continuaba entablando una amistad con ella. Al día siguiente fui a la policía para denunciar su amenaza.

Mis padres me apoyaron mucho en mis planes. Habíamos dedicado nuestras vidas a una causa que estaba podrida desde su núcleo. Sabía que, si no me iba ahora, podría no vivir lo suficiente como para volver a tomar esta decisión. Ya no iba a ser golpeada, amenazada ni encarcelada.

Mis padres no sabían la magnitud del peligro físico en el que estaba, pero no estaban dispuestos a sacrificar a otra hija por la iglesia. El reverendo Moon había emparejado a mi hermana menor Choong Sook con un hombre con el que no quería casarse, el hijo de una Pareja Bendecida que mis padres no respetaban. El Reverendo Moon lo había hecho intencionalmente, para castigar a mis padres por su aparente deslealtad.

Choong Sook era una buena hija; no era terca o desafiante como yo. Toca el chelo, fue una excelente estudiante en la Universidad de Seúl. Mi madre estaba desconsolada por el destino de Choong Sook. Obedientemente compró las prendas de vestir y los regalos de boda para la familia del novio, pero su corazón estaba entristecido. Otra hija estaba a punto de recorrer un camino solitario y doloroso. Ella no podía hacerlo. Después de la ceremonia religiosa, pero antes de que Choong Sook y su prometido se casaran legalmente, mis padres enviaron a Choong Sook a Estados Unidos a estudiar. Ella también estaba en Massachusetts, esperando mi llegada. No volvería a Corea ni al marido que el Reverendo Moon había elegido para ella.

Todo lo que quedaba era preguntarles a mis hijos si querían venir conmigo. Sabía que, si decían que no, tendría que quedarme. ¿Cómo podría abandonar a los niños cuyo amor me había mantenido fuerte durante mis dolorosos años con los Moon? ¿Cómo podría arriesgarme a no volver a verlos nunca más? ¿Cómo podría condenarlos a una vida dentro del complejo de los Moon? Contuve el aliento después de contarles mi plan. Mis hijos estallaron en gritos de felicidad, como cachorros. “Mamá, solo queremos vivir contigo en una casa pequeña”, me dijeron mis hijos entre lágrimas.

Ninguno de los niños reveló nuestros planes a nadie dentro o fuera de la familia, a pesar de que significaba no poder despedirse de sus amigos y primos favoritos. Sabían lo que estaba en juego. Habían visto las armas en la habitación de su padre y escuchado sus amenazas cuando me golpeaba.

Elegí el día en que nos iríamos, pero fue Dios quien guió mi elección. Los Padres Verdaderos estaban fuera del país e In Jin y su familia estaban lejos de East Garden. Las niñeras susurraban sobre mi equipaje, los guardias de seguridad me vieron sacar muebles de East Garden, pero nadie alertó a los Moon ni a sus ayudantes importantes. Estaba asustada, pero sabía que Dios nos protegía, despejando un camino fuera de East Garden para mis hijos y para mí.

Mi hermano llamó desde un motel cercano la noche antes de nuestra fuga, para decirme que estaría esperando mañana temprano en el lugar acordado. De aquí en adelante, dijo, todo dependía de mí. Y de Dios, agregué.


Hyo Jin, nuestros cuatro hijos y yo en noviembre de 1990, en nuestra suite del Hotel New Yorker en Manhattan. Llevamos puestos los trajes religiosos de la Iglesia de la Unificación. Los miembros normales visten túnicas blancas. Las túnicas de la familia de Sun Myung Moon están decoradas con trenzas de oro.


página 207

Capítulo 10

Mis hijos insistieron en que todo lo que querían era una casa pequeña, pero que fuese suya. Y eso es lo que tienen. Nos mudamos a un modesto dúplex en un barrio modesto de Lexington, Massachusetts, el lugar donde nació la Revolución Americana. Parecía un lugar apropiado para comenzar mi nueva vida. Al igual que John Parker, representado en la estatua del Minuteman que domina el verde de la ciudad, yo también había declarado mi independencia, me había librado de un opresor.

Sin embargo, no hay libertad sin seguridad. A instancias de mis abogados, lo primero que hice cuando llegamos a Massachusetts, fue presentar una solicitud ante el tribunal de una orden de alejamiento para prohibir que Hyo Jin tuviese contacto conmigo. Podía imaginar su furia cuando despertó y no nos encontró. Quería hacer lo que estuviese a mi alcance para disuadirlo de intentar encontrarnos.

En mi declaración jurada presentada ante el tribunal de sucesiones de Massachusetts, traté de explicar que este no era un caso típico de violencia doméstica. Tenía miedo no solo de mi esposo sino del poderoso culto religioso que lo albergaba. Si algún miembro intenta dejar la Iglesia de la Unificación, ellos se oponen ferozmente. ¿Qué no harían Sun Myung Moon y sus secuaces para traer de vuelta a su nuera y a sus cinco nietos y mantenerlos tras las rejas de East Garden?

Todo el procedimiento legal fue intimidante para mí, pero los abogados de Boston que había contratado con la ayuda de mi hermano, calmaron mis temores. Ailsa Deitmeyer, asociada de la firma, me tranquilizó mucho, tal vez porque es mujer o porque tiene un corazón compasivo. Ella me hizo sentir segura al fin.

La corte confiscó mi nueva dirección para frustrar cualquier intento de mi esposo y la Iglesia de Unificación de contactarme. Sin embargo, sabía que era solo cuestión de tiempo antes de que supieran dónde vivía. Era una mujer con cinco hijos y sin recursos. ¿A dónde iría? Los Moon finalmente descubrirían que había buscado a mi hermano; no pasaría mucho tiempo antes de que me encontraran.

Sabía que una orden judicial era solo una hoja de papel, pero pensé que podría ser suficiente para disuadir a los Moon de cualquier idea para quitarme a mis hijos por la fuerza. ¿Cuántos casos de custodia, en circunstancias mucho menos extrañas que la mía, involucran el secuestro de niños?

De pie en la lúgubre sala del tribunal en Cambridge, miré más allá de la pintura pelada y los bancos estropeados. Mis ojos se centraron en la bandera estadounidense. Le agradecí a Dios por estar en América. Esa bandera me estaba protegiendo, una chica coreana que había venido a este país ilegalmente y que aún no era ciudadana norteamericana. De todos los pecados de Sun Myung Moon, pensé, sus ataques contra Estados Unidos fueron los más viles. Él era rico y poderoso; yo no, pero éramos iguales ante esa bandera. La balanza no habría estado tan equilibrada en mi tierra natal. Para mí, ese día de verano, Estados Unidos significaba la libertad. Sus rayas y estrellas eran la vista más hermosa que había visto en mi vida.

Después de ayudarme a descargar los autos, Madelene regresó de inmediato a Nueva York y su trabajo en el Manhattan Center para no despertar sospechas. Hyo Jin no había adivinado su papel en nuestra fuga. La llamaba todos los días para preguntarle si había tenido noticias mías. Él le ordenó que contratara a un investigador privado con fondos del Manhattan Center para encontrarme, una orden que ella ignoró. Al cabo de unos días, como no habíamos regresado ni contactado con él, Hyo Jin cambió el enfoque de las ordenes que la daba a Madelene.

En una conversación telefónica que Madelene grabó, Hyo Jin le dijo que se encontrara con él en la esquina de la calle 125 y Riverside Drive en Harlem, para que le llevase dinero suficiente para conseguir un poco de cocaína crack. “Solo quiero aliviar este sentimiento, solo consumir crack. Al menos cuando lo hago, puedo perderme en ello. Maddie, lo siento, pero no tengo otra opción. No puedo lidiar con estos sentimientos. . .. No quiero pedírselo a nadie más. Vamos, Maddie. Haz esto por mí. Venga. . .. No tengo nada que perder, Madelene. ¿De acuerdo?”

Al día siguiente, Madelene llevó a Hyo Jin al aeropuerto para su viaje a un programa de rehabilitación de drogas en la Clínica Hazelden en West Palm Beach, Florida. Pasó el viaje detallando a Madelene la tortura a la que me sometería si alguna vez me encontraba. Describió gráficamente cómo me despegaría la piel y me sacaría las uñas de los pies. Tenía buenas razones para tenerle miedo.

Estuvo en Hazelden solo unos días antes de que los médicos le pidieran que se fuera, citando su falta de cooperación. Los Moon lo enviaron a la Clínica Betty Ford en California, donde permaneció durante más de un mes en su programa de desintoxicación. La pérdida de su esposa e hijos obligó a Hyo Jin Moon y a sus padres a abordar su adicción al alcohol y la cocaína. Sabía que esperarían que me animara este progreso, pero conocía a Hyo Jin demasiado bien y él haría lo que fuese necesario para calmar a sus padres. Tenía poca fe en que cualquier nivel de sobriedad que lograra en el encierro pudiera mantenerse una vez que regresara a East Garden.

Por otro lado, mis hijos y yo estábamos eufóricos con nuestra nueva libertad. Nuestra casa era pequeña, nuestros dormitorios justos, pero estábamos juntos, fuera de la sombra de los Moon. La cocina era especialmente pequeña, aunque eso no era una preocupación inmediata, ya que no sabía cocinar. La preparación de comidas era una de las tantas tareas domésticas que nunca había aprendido. El personal de East Garden se había encargado de todas mis necesidades diarias durante catorce años. Chefs, lavanderos, amas de casa, peluqueros, niñeras, fontaneros, carpinteros, mecánicos de automóviles, cerrajeros, electricistas, sastres, jardineros, dentistas, médicos y docenas de guardias de seguridad siempre estaban de guardia. No sabía cómo hacer funcionar un lavaplatos, cómo cortar el césped ni tampoco cómo usar una lavadora. La primera vez que el baño se desbordó, llamé a Madelene en Nueva York llena de pánico.

Fue un proceso de adaptación difícil para mí, pero mucho más para mis hijos, que habían sido tratados desde su nacimiento como príncipes y princesas. No fue fácil para los niños, quienes estaban acostumbrados a tener mucamas, aprender a colgar la ropa, sacar la basura y limpiar sus habitaciones, pero lo hicieron. Aprendieron a compartir dormitorios y a esperar turno para usar el baño. Ya no formaban parte de la Familia Verdadera, con un estatus superior al de sus compañeros y, sin embargo, lograron adaptarse a las nuevas realidades igualitarias de sus vidas y comenzaron a hacer amigos como iguales.

No tenía ni el dinero ni la intención de enviarlos a la clase de escuelas privadas a las que habían asistido en Nueva York. La matrícula del año pasado había sido de cincuenta y seis mil dólares. Si iba a sumergir a mis hijos en el mundo real, ¿qué mejor lugar para comenzar que las escuelas públicas? Lexington es un suburbio cómodo, al oeste de Boston, con un excelente sistema escolar. Estaba agradecida por ello.

Ser autosuficientes fue difícil para mis hijos y para mí. Teníamos mucho que aprender, pero no estábamos solos. Mi hermana, mi hermano y su esposa me ayudaron y me apoyaron. Tenerlos cerca significaba no sentir miedo cuando nos embarcamos en esta nueva vida. Los niños tenían a sus primos y yo tenía a los adultos que entendían la dolorosa e incómoda transición por la que estábamos pasando. Las preocupaciones que perturbaban mi sueño no eran del tipo con las que podrías compartir con un vecino amable tomando una taza de té.

Había programado nuestra fuga para que coincidiera lo más cerca posible con el comienzo del nuevo año escolar. Sabía que los niños echarían de menos a sus amigos, y estaba ansiosa por que pudieran hacer nuevos amigos lo antes posible. En septiembre inscribí a Shin June en séptimo grado. Ella sería la única de mis hijos en la escuela secundaria. Era la mayor y la más independiente; estaba segura de que le iría bien académica y socialmente. Los otros niños asistirían a la misma escuela primaria del vecindario. El bebé me mantendría ocupada en casa.
Sus maestros informaron pocos problemas de adaptación y vi una casa llena de niños felices. Su padre había tenido tan poco que ver con sus vidas en Nueva York que no me sorprendió que sintieran alivio de que él, así como todos los abusos que representaba, estuvieran ausentes de sus vidas en Massachusetts. Shin June tocaba la flauta con un grupo local de instrumentos de viento. Shin Gil hizo amigos fácilmente, pero era muy sensible a ser reprendido, no importa cuán gentilmente, por mí o por un maestro. Su maestra informó que lo llevó al pasillo una vez, cuando parecía llorar por preguntar qué le molestaba. “Me dijo que solía vivir en una mansión”, informó. “Ahora no hay mucha privacidad y no hay mucho que hacer. Extraña a sus amigos. Le pregunté por su papá. Dijo que de vez en cuando extrañaba a su padre, pero que era un borracho que gritaba mucho”.

No fue de extrañar, que la primera presión que aplicaron los Moon para obligarnos a regresar a East Garden fuera financiera. Los ahorros que tenía alcanzaban para la comida y las necesidades básicas. El cheque que recibía del Manhattan Center determinaba el hecho de poder pagar la hipoteca mensualmente o no. Los abogados de Hyo Jin habían asegurado a mis abogados que esos cheques seguirían siendo emitidos hasta que llegáramos a un acuerdo temporal de manutención para los niños a través del tribunal testamentario.

No los emitieron. Mis abogados presentaron una solicitud formal ante
el tribunal para la manutención de menores. “Parece que el cheque de la Sra. Moon será retenido, tal vez tratando de obligarla a volver a una relación abusiva”, escribieron mis abogados a los representantes de la iglesia. “La decisión de la Sra. Moon de buscar seguridad en una situación terriblemente peligrosa no se tomó a la ligera. Sin embargo, está decidida a no volver a pesar de todo”.

Con la ayuda de mi hermano y mi hermana, contraté a una de las mejores firmas de Boston, Choate Hall & Stewart, para que me representan, en lo que anticipadamente dije, sería un caso de divorcio prolongado. Sabíamos que necesitaría los mejores abogados de la ciudad si iba a enfrentarme a los Moon. Al igual que muchas mujeres que se enfrentan al divorcio, no tenía idea de cómo pagaría a mis abogados. En un estudio sobre la discriminación sexual en los tribunales en 1989, la Corte Suprema de Justicia de Massachusetts había concluido que “hay muy poca ayuda legal disponible para las mujeres de ingresos moderados, una de las razones es que los jueces no otorgan honorarios adecuados a los abogados, especialmente durante la tramitación del litigio.”

Mis abogados principales eran un brillante Brahmán de Boston (perteneciente a la clase alta tradicional de Boston) llamado Weld S. Henshaw y su experta y empática asociada Ailsa De Prada Deitmeyer. Confiaban en que el tribunal exigiría que Hyo Jin pagara mis facturas legales. Tan experimentado como era, Weld admitió que nunca había encontrado un caso de divorcio como el mío. Hyo Jin Moon no era el acusado típico; determinar sus activos reales no sería una cuestión simple.

Hyo Jin contrató bufetes de abogados en Nueva York y Massachusetts, incluido el bufete de Manhattan de Levy, Gutman, Goldberg y Kaplan. Gutman era Jeremiah S. Gutman, el ex jefe de la Unión de Libertades Civiles de Nueva York, el hombre que defendió la causa de Sun Myung Moon cuando fue condenado por evasión de impuestos en 1982.

Nuestro caso fue asignado al juez del tribunal testamentario de Massachusetts Edward Ginsburg. Era un caballero imparcial, casi a punto de jubilarse, que dirigía su tribunal de Concord de una manera firme pero campechana. Algo excéntrico, el juez Ginsburg era fácil detectar cuando llegaba al trabajo en las mañanas de verano. Era el tipo del traje azul de mil rayas con su perro Pumpkin, un caniche rubio atado a una correa que lo acompañaba al juzgado todos los días.

En cuanto le pedí a la corte que exigiera a Hyo Jin que mantuviera a sus hijos, supe de los Moon directamente. El dinero motivaba mucho. In Jin envió una carta a través de mis abogados para instarme a abandonar mi acción legal y volver a casa. Ella adjuntó una cinta de audio de la Sra. Moon, haciendo la misma petición.

Fue impactante escuchar la voz de la Sra. Moon en mi nuevo entorno. Ella no pudo ocultar su ira, pero hizo intentos de sonar cariñosa y angustiada por mi partida. La Familia Verdadera necesitaba estar intacta. La conclusión, como siempre, fue que yo tenía la culpa. “Nansook, tu comportamiento no es aceptable para todas las personas que te aman”. Predijo que muchas personas me condenarían en el futuro y me instó a regresar “. . . necesitas cambiar tu comportamiento”.

Me sorprendió, como siempre, lo selectivos que podían ser los Moon al aplicar las enseñanzas del Principio Divino. Nadie vivió su creencia en el perdón más abiertamente que yo. ¿No había perdonado a Hyo Jin cuando me dejó por otra mujer semanas después de nuestra boda? ¿No había perdonado a Hyo Jin cuando me contagió el herpes? ¿No había perdonado a Hyo Jin cuando se involucró con prostitutas? ¿No había perdonado a Hyo Jin cuando derrochó cientos de miles de dólares destinados al futuro de nuestros hijos? ¿No había perdonado a Hyo Jin cuando me golpeó y me escupió? ¿No había perdonado a Hyo Jin cuando nos abandonó a mí y a nuestros hijos por una vida de abuso de drogas y alcohol? ¿No había perdonado a Hyo Jin cuando estaba con una amante el día que llegué a casa del hospital con nuestro hijo recién nacido?

Tuve en cuenta las consecuencias de mis acciones. Había pasado catorce años negándome a considerar la idea de que podía dejar a Hyo Jin Moon, que podía reclamar una vida libre de miedo y violencia. No había dejado East Garden precipitadamente. Había intentado poderosamente hacer que mi matrimonio funcionara. ¿Habían pensado alguna vez los Moon que eran ellos y no yo, los que podían estar equivocados?

La carta de In Jin era similar en su tono crítico a la grabación de la Sra. Moon. Expresó su compasión por mi situación, pero se burló de mi solicitud de una orden de restricción contra Hyo Jin, un hombre que me había golpeado, humillado y amenazado durante catorce años. Me acusó de exagerar al reclamar que temía por mi vida, en mi orden de restricción. Pero su punto principal, aparentemente, era tratar de convencerme de no usar el sistema legal contra los Moon.

Ella insinuó que sería fácil atribuir motivos oscuros a mi decisión de irme. “Algunos incluso han comentado que dejaste a tu esposo después de todos estos años solo porque había perdido su trabajo y su puesto en la familia”, escribió. Solo podía convencer a la familia de mis buenas intenciones si regresaba y ayudaba a Hyo Jin a enfrentar y superar su alcoholismo y consumo de drogas. “Estás lastimando a todos los que te aman al usar el sistema legal para obtener lo que quieres”, dijo, describiendo el sistema como “adversario” y el resultado final como un daño para todos.

Era imposible para los Moon entender que a mí ya me habían hecho daño. No quería una reconciliación; quería liberarme del abuso de un marido violento y el dominio de una religión que ya había consumido veintinueve años de mi vida. Nunca había sentido una presencia más fuerte de Dios en mi vida que en el momento en que decidí huir de East Garden. Me había quitado la venda de los ojos; estaba viendo claramente por primera vez. Nunca volvería atrás.

El 25 de octubre, el tribunal le ordenó a Hyo Jin pasar una asignación mensual por manutención a los niños y nombró a una trabajadora social, Mary Lou Kaufman, para investigar si las visitas con su padre eran lo mejor para nuestros hijos. No quería privar a mis hijos del contacto con su padre o sus abuelos. Por problemática que fuera la relación, no había dudas en mi mente de que los niños merecían tener ambos padres y abuelos. Sabía que Hyo Jin amaba a nuestros hijos, tanto como un hombre tan absorto en sí mismo podía amar a cualquiera. Sin embargo, le insistí a la Sra. Kaufman que no permitiera las visitas hasta que los niños estuvieran más asentados y hubiera evidencia demostrable de que Hyo Jin había dejado de abusar de las drogas y el alcohol.

Fui especialmente firme en confirmar su sobriedad. Hyo Jin se enorgullecía de su capacidad para eludir la ley. Una vez había sustituido una muestra de orina de Shin Gil por la suya durante una prueba de drogas ordenada por conducir ebrio en Nueva York. También me llamó mucho la atención el hecho de que Hyo Jin ni siquiera hubiese pedido ver a sus hijos, sino hasta después de que yo solicitase apoyo financiero.

La Sra. Kaufman se reunió con Hyo Jin en su oficina durante más de cuatro horas durante dos días en noviembre. En su informe a la corte, ella observó que él estaba ansioso y muy agitado. Tenía la boca seca y estaba hiperventilando. Ella sospechaba que él había consumido cocaína. Su discurso estaba lleno de obscenidades. Le dijo que mis padres estaban detrás de la iniciativa del divorcio, que mi madre se había proclamado a sí misma como el Mesías y que mis padres tenían la intención de usar el dinero que obtuviese en un acuerdo de divorcio para establecer su propia iglesia en Corea. Trajo a mi tío, Soon Yoo, para apoyar esta ridícula teoría. Soon, quien había contribuido decisivamente a que mi madre se uniera a la iglesia, la traicionó para mejorar su posición con los Moon.

Hyo Jin le insistió a la Sra. Kaufman que siempre había sido un padre involucrado y activo, pero no pudo decirle las edades de nuestros hijos o en qué grados estaban en la escuela. Insistió en que, si los niños no pedían verlo, era solo porque yo había envenenado sus mentes contra él. Se sorprendió al escuchar que Shin Gil había pedido una foto de uno de sus juguetes y no una de su padre.

Concluyó en su informe a principios de diciembre que no deberían permitirse las visitas entre Hyo Jin y los niños hasta que Hyo Jin hubiese demostrado que se había mantenido limpio durante un período de dos meses.
Los niños y yo estábamos ocupados preparándonos para nuestra primera Navidad en nuestro nuevo hogar. Mis padres venían de Corea. Habían pasado años desde que todos habíamos estado juntos. Nuestra reunión también sería una celebración de nuestra libertad. Decoramos la casa con los dibujos de los niños de la escuela y un árbol de Navidad de seis pies.

El sábado antes de Navidad, respondí a la llamada de un repartidor en la puerta principal. Mi corazón se aceleró cuando acepté un paquete con una dirección de devolución familiar. Hyo Jin nos había encontrado. Traté de ocultar mi preocupación a mis padres y a mis hijos, pero me había vuelto menos experta en disimular mis emociones desde que abandoné el complejo de los Moon. El paquete contenía varios pequeños regalos de Navidad para los niños y una tarjeta dirigida a mí en coreano. En ella, Hyo Jin hacía alusión a mis revelaciones sobre sus problemas con las drogas y el alcohol en los documentos de la corte y me preguntó cómo me sentiría si mi propia “desnudez” estuviera expuesta al mundo. Era una amenaza oculta exponer una cinta de video que había hecho de mí desnuda.

Mi padre, notando mi angustia, trató de consolarme. “No dejes que te afecte”, aconsejó mi padre. “Si te deprimes, habrá logrado su objetivo de lastimarte”. Él estaba en lo correcto. No había hecho nada malo. Hyo Jin lo hizo. Su carta fue una violación criminal de la orden de restricción que le prohibió contactarme. El hijo de Sun Myung Moon todavía pensaba que estaba por encima de la ley. Informé la amenaza a la policía. Hyo Jin fue acusado de un delito penal.

A través de mis abogados, Hyo Jin le envió cartas a los niños, expresando su amor por ellos y su deseo de verlos. Sin embargo, no pudo resistirse a criticarme. En su carta a Shin June, escribió: “Por supuesto, a veces me enojo con tu madre, pero quiero perdonarla. Hay muchas cosas que no sabes sobre tu madre, pero eso no es importante. ¿Sabes por qué? Porque quiero que seas una persona amorosa que pueda amar a alguien para siempre y no renunciar a la persona que amas y también aprender a perdonarlos a medida que enfrentan las pruebas que la vida les ofrecerá, como a todos”.

A Shin Ok le escribió que sabía que ella lo quería. “Si no hubiera nadie que te dijera lo malo que es papá, realmente creo que nunca pensarías de esa manera ni por un momento. ¿Sabes qué? Incluso si crees que papá es malo, me siento bien porque ya no lo seré”.

Les prometió a todos los niños que volvería a escribirles pronto, pero nunca lo hizo.

En febrero de 1996, Hyo Jin se reunió nuevamente con la Sra. Kaufman para evaluar si era conveniente permitir las visitas a los niños. Estaba indignado porque le habían prohibido verlos durante tanto tiempo. Habló sobre su venganza contra mí en la corte. Le dijo a la Sra. Kaufman que contrataría “un implacable bufete de abogados de Nueva York” para arruinarme financieramente. Estaba asistiendo a reuniones de Alcohólicos Anónimos, dijo, y ahora estaba comprometido con una vida de sobriedad.

La Sra. Kaufman concedió visitas supervisadas a los niños esa primavera. Hyo Jin vio a sus hijos solo dos veces antes de que el hombre que insistió en que había cambiado para siempre no pasara una prueba de drogas. Las visitas fueron suspendidas hasta que Hyo Jin pudiera probar a satisfacción del tribunal que ya no estaba abusando de las drogas o el alcohol. Ese día aún no ha llegado.

A pesar de todas sus acusaciones de que se le negara el contacto con sus hijos, Hyo Jin no ha hecho ningún esfuerzo por mantenerse en contacto con ellos. Sus cartas, entregadas a través de mis abogados, fueron alentadas por el tribunal, pero él nunca les escribió. No les envía tarjetas o regalos en sus cumpleaños o en Navidad, ni pregunta cómo les va en la escuela.

Por inquietantes que sean los recuerdos que los niños tengan de su padre, su abandono les resulta doloroso. Shin Gil, el hijo privilegiado que ahora vive con mis ingresos limitados, recuerda especialmente cómo su padre lo consentía en salas de videojuegos y con juguetes caros. Shin Hoon, el bebé que nunca conoció a su padre, se pregunta dónde está. Cuando lo llevo a la guardería, a menudo me pregunta: “¿Cuándo me va a recoger mi papá como a los otros niños?”

El divorcio nunca es fácil para los niños, pero Hyo Jin Moon quien afirma ser parte de la Familia Verdadera, la encarnación de los valores morales tradicionales, ha hecho que sea mucho más difícil para nuestros hijos de lo que debería ser.

Los Moon no siempre pagaban la manutención de los niños ordenada por el tribunal. Cuando lo hacían, el cheque siempre llegaba tarde y solo después de los recordatorios de mis abogados, que me facturaban por más horas de las que esperaba poder pagar. Tuve que vender algunas de mis joyas un mes para pagar los gastos rutinarios. La posición de Hyo Jin era que no podía pagar mis facturas legales porque no tenía una fuente de ingresos. Lo habían despedido del Manhattan Center y excluido del fideicomiso de la Familia Verdadera. Le pidió a la corte que creyera que el hijo de uno de los hombres más ricos del mundo era indigente.

El juez Ginsburg no le creyó. Las líneas entre los fondos de la Iglesia de la Unificación y el dinero de la familia Moon y las finanzas de Hyo Jin Moon eran imaginarias. Hyo Jin tuvo acceso a fondos ilimitados mientras reportaba pocos activos y solo ingresos modestos. En términos de vivienda, viajes, automóviles, escuelas privadas y sirvientes, él y sus hermanos vivieron sin ninguna restricción presupuestaria. Para Hyo Jin argumentar que no tenía dinero porque estaba desempleado era ignorar el hecho de que su empleo en el Manhattan Center Studios no había sido más independiente de su padre que sus condiciones de vida. Su padre le dio casa, comida y empleo. Si quitamos la Iglesia de la Unificación, Hyo Jin Moon no podría trabajar porque no tiene ninguna educación. Era ridículo sugerir que cualquier activo que tuviera, y afirmó que tenía pocos, había sido adquirido de otra manera que no fuera a través de la generosidad de Sun Myung Moon.

Para mantener la ficción de que Hyo Jin era indigente, tenías que ignorar que todos sus ingresos le llevaban a la misma fuente: Sun Myung Moon. Solo con ver el corte fino de los trajes que llevaba el ejército de abogados de Boston y Nueva York que acompañaron a Hyo Jin Moon a la corte, el juez Ginsburg le ordenó pagar los honorarios de mi abogado o ser arrestado por desacato al tribunal.

Los Moon no pagarían. Ese verano, Sun Myung Moon patrocinó una conferencia internacional en Washington, D.C., para discutir cómo restaurar los valores familiares tradicionales. Demasiada ironía. Hyo Jin Moon no pudo asistir al simposio de dos días en el Gran Salón del Museo del Edificio Nacional para escuchar oradores como los ex presidentes Gerald Ford y George Bush, el ex primer ministro británico Edward Heath, el ex presidente de Costa Rica y Premio Nobel de la Paz Oscar Arias y el candidato presidencial republicano Jack Kemp abordan la erosión de los valores familiares en todo el mundo. El hijo de Sun Myung Moon languidecía en una celda de la cárcel de Massachusetts, donde el juez Ginsburg lo había enviado por desafiar su orden de pagar mis facturas legales. Permaneció allí durante tres meses, y obtuvo su libertad solo después de que se declaró formalmente en bancarrota en el estado de Nueva York, para demostrar que era un hombre sin recursos financieros.

El dinero se convirtió en una fuente constante de preocupación para mí. ¿Qué pasaría si los Moon no enviaban el cheque? ¿Y si mis abogados se cansaban de esperar a que les pagasen? ¿Cómo cuidaría de mis hijos? Tenía una licenciatura en historia del arte. Estaba calificada solo para hacer trabajo de voluntaria como guía de turismo en el Museo de Bellas Artes de Boston. Eso no pagaría las facturas dentales de cinco niños. En mi desesperación, solicité un puesto de vendedora en los grandes almacenes Macy’s en el centro comercial local. Completé el curso de capacitación pidiéndole a mi hermana y a Madelene que cuidaran a los niños. Madelene había dejado la iglesia un mes después que yo y se mudó cerca. No podría haber superado mi primer año de libertad sin ella, mi hermana y mi hermano. Después de terminar mi entrenamiento, supe que Macy’s esperaba que trabajara todos los fines de semana. ¿Cómo podría? ¿Quién cuidaría a mis hijos? Regresé a casa, sintiéndome derrotada.

La independencia tiene su precio. Necesitaba resolver lo de mi divorcio y seguir con mi vida. Necesitaría más educación si quería conseguir un trabajo que me permitiera dar a mis hijos las ventajas que merecían, ventajas que sus primos en East Garden daban por sentado.

A través de mis abogados, propuse un acuerdo de divorcio que cortaría mis lazos con la familia de Sun Myung Moon para siempre. Pedí que se establecieran fondos fiduciarios para mí y para mis hijos, de los cuales pagaría nuestro seguro de salud, educación, ropa, vivienda y todos los demás gastos. No habría pensión alimenticia ni manutención de los hijos. Pagaría mis propios honorarios legales. Mis abogados resumieron mis intenciones en la propuesta:

“El concepto de un fideicomiso como éste aseguraría que no existiera la posibilidad de que estos activos se disiparan para que el acuerdo realmente se pudiera terminar, ahora y para siempre, sin segundas oportunidades”.

Sun Myung Moon se negó. Mantenía su postura de que la situación financiera de Hyo Jin era independiente de la suya. No se haría responsable del futuro bienestar de sus nietos. Además, los Moon exigieron que los términos de cualquier acuerdo de divorcio fueran confidenciales. No querían que hablara. Rechacé todas las exigencias de confidencialidad.

En una declaración presentada ante el tribunal en julio de 1997, Sun Myung Moon dejó en claro su posición.

Cuando mi hijo, Hyo Jin Moon, fue excluido como beneficiario del fideicomiso de la Familia Verdadera, despedido de su puesto como empleado oficial y director de Manhattan Center Studios, Inc. y posteriormente suspendido de su condición de empleado discapacitado que recibe pagos por discapacidad de Manhattan Center Studios, Inc., mi preocupación y amor por sus cinco hijos, mis nietos, me llevaron a proporcionar los fondos de manutención fijados por orden del tribunal de Massachusetts que tiene jurisdicción sobre la disputa entre mi hijo y su esposa.

Mi hijo, Hyo Jin Moon, no tenía ni tiene control sobre si elijo hacer y continuar haciendo tales pagos cada mes. Los hago voluntariamente siempre y cuando pueda y esté dispuesto a hacerlo.

Las negociaciones se han roto y ahora me entero de que mi nuera está haciendo esfuerzos para volver a encarcelar a mi hijo, a pesar del hecho de que no tiene activos o ingresos que no sean un salario bruto de 3.500 dólares al mes por su regreso al Manhattan Center Studios, Inc. Estoy repensando la situación.

La amenaza implícita de que, si no me conformaba con los términos de los Moon, los pagos de manutención de los niños se cortarían, no era sutil. El Reverendo Moon pagó cincuenta mil dólares por los honorarios de mi abogado para mantener a su hijo fuera de la cárcel, no por respeto a la corte que ordenó el pago de las facturas.

“Me complace que Hyo Jin Moon se haya recuperado lo suficiente como para reanudar su productividad como productor de grabaciones musicales, y espero que pueda continuar siendo artísticamente creativo y productivo para ganar lo suficiente para que yo pueda dejar de apoyarlo como lo he hecho siempre, ya que se no tiene ningún ingreso”, dijo el Reverendo Moon, ignorando la realidad de que el trabajo de Hyo Jin solo existía porque su padre lo había creado.

Nuestro caso de divorcio había generado suficiente papel como para hacer una pila de documentos legales de unos 70 cm de alto. Se había prolongado durante dos años y medio. Sun Myung Moon había mostrado más disposición a pagar cientos de miles de dólares a abogados que a garantizar la seguridad futura de sus nietos. Demasiado para los valores familiares.

En diciembre de 1997, acepté el pago de una suma global simbólica y la manutención infantil mensual. Si nos hacíamos dependientes de esos pagos, sabía que siempre estaríamos a merced de los Moon. Una vez terminado el litigio, Sun Myung Moon podía suspender los pagos en cualquier momento. No podía imaginarme un candidato más probable para un “padre irresponsable” que Hyo Jin Moon.

Aun así, quería que esto terminara. Estaba cansada. Mis abogados habían luchado mucho e hicieron lo mejor que pudieron por mí. No pude haber escogido mejores asesores. Cuántas otras mujeres en prolongadas peleas de divorcio se habrán sentido igual que yo: ¿él, con más recursos gana? No habría pensión alimenticia, ni compensación por los catorce años perdidos de mi vida. No habría un fondo fiduciario para garantizar que mis hijos tuvieran acceso a una educación universitaria. Si los niños querían dinero para su educación, le comunicaron los abogados de Hyo Jin a los míos, tendrían que pedírselo personalmente a Sun Myung Moon, su abuelo.

No me opuse a las visitas supervisadas de Sun Myung Moon y Hak Ja Han Moon, pero tenía mis dudas en cuanto a su sinceridad. En los dos años y medio que habían pasado desde que huimos de East Garden, no habían escrito ni llamado a sus nietos ni una vez. No se habían acordado de ellos ni en Navidad ni en sus cumpleaños. Les habían mostrado la misma indiferencia que había mostrado su hijo.

A las 9:15, en una fría y soleada mañana de diciembre, me paré frente a Hyo Jin Moon en el estrado de una pequeña sala del tribunal en Concord, Massachusetts. Respondí: “Sí, su señoría”, cuando el juez Edward Ginsburg me preguntó si mi matrimonio estaba más allá de la salvación. Hyo Jin murmuró un irrespetuoso “Sí” cuando le preguntaron lo mismo. El juez Ginsburg nos recordó, como lo hacía con todas las parejas divorciadas, que los matrimonios terminan, pero la paternidad no. Me concedió la solicitud de restaurar legalmente mi apellido de soltera, y con solo un plumazo de un juez, la pesadilla que significó mi matrimonio con el hijo abusivo de un falso Mesías terminó por fin.

En realidad, nadie había ganado, ni Hyo Jin ni yo, y mucho menos nuestros hijos. Solo Sun Myung Moon se había salido con la suya. Mis hijos y yo nos habíamos escapado de las garras de la Iglesia de la Unificación, pero estábamos destinados a permanecer a la sombra de los Moon.


Hyo Jin Moon y yo celebramos su cumpleaños con una de nuestras hijas.


página 224

Epílogo

El Mesías tiene setenta y ocho años. A pesar de sus afirmaciones de divinidad, ni siquiera Sun Myung Moon puede vivir para siempre. Cuando muera, son muchas las posibilidades de que el Reverendo Moon se lleve la Iglesia de la Unificación a la tumba.

El Reverendo Moon no ha hecho planes concretos para su sucesión. Hacerlo implicaría renunciar a algún poder mientras esté vivo, y esa perspectiva es inconcebible para un hombre acostumbrado a ser la figura central en un universo estrictamente controlado. La Iglesia de la Unificación es un ejemplo clásico de lo que los psicólogos llaman culto a la personalidad.

El hecho de no designar y preparar a un sucesor, garantiza un derramamiento de sangre familiar después de la muerte del Reverendo Moon. Sus hijos varones ya están atrapados en una pelea por el control de su imperio empresarial. Esa lucha solo se intensificará cuando la Iglesia de Unificación esté en juego.

El liderazgo, por supuesto, debería recaer naturalmente en el hijo mayor, pero dados los continuos problemas de Hyo Jin con el alcohol y las drogas, sus hermanos ya están luchando por el puesto. Incluso In Jin, que no tiene oportunidad de suceder a su padre por ser mujer, está desesperada por salvar la candidatura de Hyo Jin. Ella unió su suerte a la suya hace mucho tiempo. Si él cae, ella y Jin Sung Pak caerán con él.

Últimamente, cuando Sun Myung Moon habla del tema, da a entender que la Madre Verdadera será quien gobierne cuando él ascienda al Cielo. Nadie en la iglesia cree seriamente que Hak Ja Han Moon sea capaz de asumir o esté dispuesta a asumir, más que un papel simbólico al frente de la Iglesia de la Unificación.

Un mes antes de dejar East Garden, la Sra. Moon y yo hablamos sobre el futuro de la Iglesia de Unificación. La insté a no cederle el control a Hyo Jin. No podría imaginar a un individuo más inestable para dirigir una empresa nominalmente religiosa. Ella aceptó a regañadientes de que podría existir la posibilidad de que Sun Myung Moon tuviese que pensar en uno de sus otros hijos para dirigir la Iglesia de la Unificación. Sé que esa posibilidad la entristeció. El nacimiento de Hyo Jin, después de que su primer hijo fuera una hija, había sellado su posición como la Madre Verdadera. Su destino y el de él parecían estar unidos.

El mal en el corazón de la Iglesia de la Unificación es la hipocresía y el engaño de los Moon, una familia que es demasiado humana en su increíble nivel de disfunción. Continuar promoviendo el mito de que los Moon son espiritualmente superiores a los jóvenes idealistas que se sienten atraídos por la iglesia, es un engaño vergonzoso. Las carencias de Hyo Jin pueden ser más evidentes, pero no hay un miembro de la segunda generación de los Moon a quien la palabra piadoso se le pueda aplicar con justicia.

Sun Myung Moon escribió el epitafio para la Iglesia de la Unificación en un sermón en 1984 sobre el declive moral y espiritual de los Estados Unidos. Sus palabras podrían aplicarse mejor a su propia familia. “Sodoma y Gomorra fueron destruidas por el juicio de Dios por la inmoralidad y la búsqueda del lujo. Roma estaba en la misma situación. No colapsó por la invasión externa, sino por el peso de su propia corrupción”.

La Iglesia de la Unificación aún tiene millones de miembros en todo el mundo. Cuántos de ellos son activos recaudadores de fondos y participantes en los asuntos de la iglesia, es otra cuestión. A diferencia de otras religiones, la Iglesia de la Unificación tiene pocos lugares de culto formales donde se pueda asistir. Algunas ciudades tienen iglesias, otras no.

Incluso muchos de los centros de capacitación de la iglesia, donde se celebraban servicios religiosos y seminarios, cerraron a principios de la década de 1990, durante el desastroso experimento de Sun Myung Moon llamado la iglesia en casa. En respuesta a la publicidad negativa sobre el proselitismo público de los Moonies, el Reverendo Moon envió a los miembros a casa para convertir a sus familiares y vecinos. Tal descentralización, sin embargo, debilitó el control que el Reverendo Moon mantenía sobre su rebaño. Muchos miembros, expuestos nuevamente al mundo entero y a la desaprobación de sus familias hacia Sun Myung Moon, simplemente se alejaron.

A raíz de ese fracaso, el Reverendo Moon y los líderes de la iglesia se reagruparon. En los últimos años, han organizado una campaña notablemente exitosa para ganar respetabilidad y ejercer influencia política. Como de costumbre, su éxito ha sido gracias a los medios fraudulentos. La Iglesia de la Unificación ha lanzado decenas de organizaciones cívicas en todo el mundo dedicadas a los derechos de las mujeres, la paz mundial y los valores familiares que han hecho avances impresionantes en la sociedad dominante. Ninguno de ellos divulga su relación con Sun Myung Moon o la Iglesia de Unificación.

La Federación de Mujeres para la Paz Mundial, la Federación de Familias para la Paz Mundial, la Fundación Cultural Internacional, la Academia de Profesores de la Paz Mundial, el Instituto de Valores de Washington en Políticas Públicas, el Consejo de la Cumbre para la Paz Mundial, el Comité de la Constitución Estadounidense y otra decena de organizaciones, se presentan como grupos apolíticos y no confesionales. Todos ellos son financiados por Sun Myung Moon.

En marzo de 1994, por ejemplo, la Federación de Mujeres para la Paz Mundial patrocinó un programa “promoviendo la paz y la reconciliación” en el campus de la Universidad Estatal de Nueva York en Purchase. Hyun Jin Moon, el entonces hijo de veinticinco años del reverendo Moon
, abrió el evento con una declaración de que Sun Myung Moon tenía una nueva revelación divina para Estados Unidos. La organización había solicitado una carta de bienvenida de Sandra Galef, la asambleísta estatal local. Nunca le dijeron que el grupo estaba afiliado a Sun Myung Moon.

“Nunca he apoyado a la Iglesia de la Unificación”, dijo más tarde la enojada asambleísta al New York Times. “Siempre he sentido que son un grupo que destruye familias. Si la persona que entró a mi oficina solicitando una carta me hubiera dicho honestamente qué era esta organización, nunca se la habría dado. Básicamente fue un engaño”.

El mismo mes, la Federación de Mujeres para la Paz Mundial, capitulo Toronto; y la rama de CARP de la Universidad de Toronto copatrocinaron un programa de prevención del SIDA para adolescentes en la Biblioteca Pública de North York. El volante promocional invitó a los padres a inscribir a sus hijos para asegurarse de que “elijan un estilo de vida sin enfermedades ni drogas”. En ninguna parte se mencionó la Iglesia de la Unificación o Sun Myung Moon.

Algunas de las celebridades más grandes de los Estados Unidos han sido seducidas por los pagos exorbitantes para participar en programas patrocinados por estos grupos sin saber su afiliación con los Moonies. El expresidente Gerald Ford, la periodista de televisión Barbara Walters, el actor Christopher Reeve, la primera mujer estadounidense en el espacio Sally Ride, la líder de los derechos civiles Coretta Scott King y el comediante Bill Cosby, han hablado en funciones patrocinadas por la Federación de Mujeres para la Paz Mundial.

Quizás los peores delincuentes han sido el ex presidente George Bush y Barbara Bush. Ellos conocen la relación entre el Reverendo Moon y estos grupos y, sin embargo, según se informa, recibieron más de un millón de dólares en 1995 para asistir a seis mítines en Japón patrocinados por la Federación de Mujeres por la Paz Mundial.

El expresidente no es ingenuo. Ciertamente, George Bush sabe que cuando aclama a Sun Myung Moon como “un visionario”, como lo hizo en un discurso en Buenos Aires en 1996, está legitimando el trabajo de un hombre que usa la manipulación y el engaño para reclutar mano de obra barata para financiar su lujoso estilo de vida. Al presidente Bush se le pagó por asistir a una fiesta con el Reverendo Moon en Buenos Aires para lanzar Tiempos del Mundo (o el Times of the World), un periódico sensacionalista semanal en español de ochenta páginas distribuido en diecisiete países de América del Sur.

Cada fotografía del Reverendo Moon con un líder político mundial aumenta su credibilidad. Las imágenes de Sun Myung Moon como líder religioso internacional hacen que políticos como el presidente de Argentina, Carlos Saúl Menem, se reúnan con él cuando no tiene más que unos pocos miles de seguidores en ese país.

La influencia que el Reverendo Moon no ejerce a través de sus conexiones políticas, la ejerce a través de sus inversiones financieras en bienes raíces, banca y medios de comunicación. Solo en América Latina, esas tenencias están valoradas en cientos de millones de dólares.

Los principales líderes religiosos en la región fuertemente católica han demostrado ser menos receptivos a los esfuerzos de reclutamiento de Sun Myung Moon. “El proselitismo engañoso de instituciones como la Iglesia de la Unificación está perjudicando la buena fe de los cristianos de nuestro país y de otros países de América Latina”, dijo un grupo de obispos católicos en Uruguay en un comunicado emitido en 1996. “Estas organizaciones promueven valores humanos fundamentales, pero en realidad intentan convertir a los creyentes a su movimiento religioso”.

El mayor desafío de la Iglesia de la Unificación en los próximos años será aferrarse a Japón como el motor financiero que maneja esta máquina de hacer dinero. Durante décadas, Japón ha sido la base de apoyo más sólida de Sun Myung Moon y la fuente de efectivo más confiable. Sin embargo, los esfuerzos de recaudación de fondos allí han comenzado a estancarse en los últimos años a raíz de las quejas públicas, las demandas y el escrutinio gubernamental de las operaciones de la iglesia. La iglesia afirma tener 460.000 miembros en Japón, pero los críticos dicen que la cifra está más cerca de 30.000, y que solo 10.000 de ellos son miembros activos.

El Reverendo Moon fundó el Washington Times en 1982 para contrarrestar lo que él acusaba de ser el sesgo liberal de la prensa estadounidense, especialmente el Washington Post. La Washington Times Corporation también publica una revista de noticias semanal llamada Insight, también fundada para repetir la ideología anticomunista del Reverendo Moon. Lo hizo en el momento preciso; El Washington Times se convirtió en una publicación favorita del presidente conservador republicano Ronald Reagan. Los funcionarios clave de la administración Reagan a menudo filtraban información a sus reporteros. Aunque los editores afirman que ambas publicaciones son independientes de la Iglesia de la Unificación, el primer editor del Washington Times, James Whelan, fue despedido después de que se opusiera a la interferencia de la iglesia.

Con sus columnas de mármol, barandas de bronce y alfombras lujosas, la sede del Washington Times parece una operación más rentable de lo que es. El periódico continúa perdiendo dinero dieciséis años después de la primera edición de prensa. Está subvencionado por las ganancias de los otros negocios del Reverendo Moon y, cada vez más, por “donaciones” de miembros japoneses.

En una cena, celebrando el décimo aniversario del Washington Times en 1992, el Reverendo Moon dijo que había invertido cerca de mil millones de dólares en el periódico en su primera década para convertirlo en “un instrumento para salvar a Estados Unidos y al mundo”. El Reverendo Moon le dijo a la multitud en el Hotel Omni Shoreham en Washington que fundó el Times porque “creía que era la voluntad de Dios” que dirigiera un periódico con la misión de “salvar al mundo del colapso de los valores tradicionales, y para defender el mundo libre de la amenaza del comunismo”.

Ese fue el mismo año en que el Reverendo Moon rescató a la Universidad de Bridgeport de la bancarrota, proporcionando a la Iglesia de la Unificación una institución académica legítima desde la cual montar sus esfuerzos para salvar el mundo. La Professors World Peace Academy, un frente Moonie, ha gastado más de cien millones de dólares para mantener a flote la universidad de Connecticut. Un grupo que se hacía llamar la Coalición de Ciudadanos Preocupados se había opuesto a la oferta del Reverendo Moon de rescatar a la universidad a cambio de un número mayoritario de puestos en el consejo de administración. La comunidad universitaria votó por la supervivencia. Al final, los temores de los profesores sobre la influencia de los Moon en la libertad académica se vieron abrumados por su deseo de salvar sus empleos.

Los fideicomisarios estaban dispuestos a pasar por alto la fuente real del rescate para salvar su universidad, aceptando despreocupadamente las garantías de Sun Myung Moon de que la Iglesia de Unificación en sí, no tendría contacto con la universidad. En 1997, la Iglesia de la Unificación hizo explícita su relación con la Universidad de Bridgeport al abrir un internado en el campus. New Eden Academy International atiende a cuarenta y cuatro hijos de miembros de iglesia en edad de escuela secundaria. Su director es Hugh Spurgin, quien ha sido seguidor de Sun Myung Moon durante veintinueve años. Su esposa es la presidenta de la Federación de Mujeres por la Paz Mundial, otro frente Moonie. La escuela secundaria está utilizando las aulas universitarias para una gama completa de clases, incluida la formación religiosa. Los estudiantes comen en los comedores de la universidad y estudian en su biblioteca, pero el internado aún insiste en que es independiente y simplemente alquila espacio en el campus.

El concejal William Finch, líder de la Coalición de Ciudadanos Preocupados, tenía razón cuando le dijo al New York Times: “Muestra lo lejos que ha llegado la Iglesia de Unificación en sus esfuerzos por ser aceptada por la sociedad convencional, porque a nadie parece importarle o molestarse por esto”.

Sin embargo, mucha gente está molesta por la Iglesia de la Unificación en Japón. Cientos han demandado, acusando de que los miembros de la Iglesia de la Unificación les quitaron sus ahorros de toda la vida y prometieron que la intercesión de Sun Myung Moon podría salvar a un ser querido fallecido de los fuegos del infierno. Los funcionarios gubernamentales de protección al consumidor en Japón dicen que han recibido casi veinte mil quejas sobre la Iglesia de la Unificación desde 1987. La iglesia ya ha pagado millones para resolver muchas de las demandas relacionadas con la venta de jarrones, iconos y pinturas que se dice que tienen poderes sobrenaturales.

La Iglesia de la Unificación nunca ha tenido mucho atractivo religioso en los Estados Unidos o en Europa. Sus propiedades comerciales son extensas y la riqueza generada por esas empresas es enorme. Como entidad espiritual, sin embargo, la Iglesia de la Unificación ha sido una especie de fracaso. La iglesia afirma tener cincuenta mil miembros en los Estados Unidos, pero yo pondría el número de miembros activos en no más de unos pocos miles en los Estados Unidos y no más de unos pocos cientos en Inglaterra. El propio Sun Myung Moon fue expulsado de Gran Bretaña en 1995 porque el Ministerio del Interior, que está a cargo de la inmigración, declaró que su presencia “no favorecía el bien público”. No es tan fácil como solía ser encontrar jóvenes impresionables dispuestos a pasar dieciocho horas al día vendiendo artículos novedosos en la parte trasera de una camioneta para recaudar dinero para el Mesías.

El reverendo Moon esperaba encontrar a esos reclutas entre las filas de sus viejos enemigos, los comunistas. En 1990, la Iglesia de la Unificación comenzó una importante campaña de reclutamiento e inversión en la Unión Soviética. Sun Myung Moon se reunió en el Kremlin con el presidente Mikhail Gorbachev y también invitó a un grupo selecto de periodistas soviéticos a su casa en Seúl para su primera entrevista en diez años. Ese mismo año, Bo Hi Pak, uno de los principales ayudantes de Moon, dirigió una delegación de empresarios de Corea, Japón y Estados Unidos a Moscú para explorar oportunidades de inversión. Antes de partir, Bo Hi Pak emitió un cheque de cien mil dólares a una de las fundaciones culturales favoritas de Raisa Gorbachev.

Los esfuerzos del Reverendo Moon en Rusia parecieron detenerse después del colapso del comunismo y la desintegración de la Unión Soviética. Su falso comienzo allí fue eclipsado por su desastrosa inversión en China. A instancias de Bo Hi Pak, el Reverendo Moon invirtió 250 millones de dólares para construir una planta de automóviles en Huizhou, en el sur de China. Prometió invertir mil millones de dólares en Panda Motors Corporation para cubrir el país con autos subcompactos. El Reverendo Moon afirmó que su objetivo no era obtener ganancias sino invertir en naciones más pobres. Su compromiso con el desarrollo de China continental desapareció cuando los obstáculos burocráticos y la mala planificación desaceleraron el progreso en la planta. Pronto abandonó el proyecto y redobló sus esfuerzos en América del Sur, donde los líderes de la iglesia piensan que el futuro es más brillante.

He comenzado a tomar cursos en la Universidad de Massachusetts mientras mis hijos están en la escuela. Estoy estudiando psicología, tal vez motivada por la necesidad de comprender lo que me pasó y de prepararme profesionalmente para ayudar a quienes estén pasando por problemas emocionales. Era una mujer maltratada, pero también era parte de un culto religioso. Estoy tratando de entender las decisiones que tomé y las que no, en el transcurso de catorce años.

Una cosa que aprendí de la experiencia: la mente es algo complicado. Palabras como lavado de cerebro y control mental son más adecuadas para las discusiones políticas que para las psicológicas de la Iglesia de la Unificación. Las consignas no pueden explicar completamente la atracción de grupos como los Moonies o el control que tienen sobre sus seguidores.

Si creyera que me lavaron el cerebro, podría escapar de la depresión y la autoflagelación que han acompañado a mi nueva libertad. Todavía no entiendo cómo la charlatanería de Sun Myung Moon me mantuvo ciega por tanto tiempo. Mi experiencia fue diferente a la de los miembros reclutados. No me privaron de sueño ni de comida, ni me sometieron a horas de conferencias adoctrinadoras y tampoco me separaron de mi familia. Nací en esta religión. Mis padres estaban inmersos en las tradiciones y creencias de una iglesia que dictaba dónde vivían, qué trabajo hacían y con quién se asociaban. No sabía nada más.

Me siento engañada, pero no me siento amargada. Me siento utilizada, pero, aun así, siento más tristeza que enojo. Anhelo recuperar los años que perdí con Sun Myung Moon; ojalá pudiera volver a ser una niña. Me pregunto si alguna vez conoceré el amor verdadero o si alguna vez volveré a confiar en un hombre o en un supuesto líder.

En muchos sentidos, soy una mujer de treinta años que experimenta una adolescencia tardía. Estoy aprendiendo junto con mi hija de quince años sobre la independencia, la rebelión, la moda, la presión de grupo, la responsabilidad personal. A veces me siento abrumada por mis responsabilidades, pero disfruto de la libertad que tengo ahora para tomar mis propias decisiones. Tengo el control de mi vida. No hay sentimiento más liberador en el mundo. Por primera vez, tengo una sensación de verdadera felicidad. Tengo una renovada sensación de energía al continuar con mis estudios y mi trabajo de voluntaria, en un refugio para mujeres maltratadas. He descubierto con satisfacción que tengo una contribución que hacer, tanto a mi comunidad, como a mis hijos.

Hay un viejo proverbio coreano: Si caes al agua, cúlpate a ti mismo no al río. Por primera vez en mi vida, ese refrán tiene sentido para mí. Yo sola estoy a cargo de mi vida; soy responsable de mis acciones y de las decisiones que tomo. Es aterrador, pasé la mitad de mi vida cediendo todas las decisiones a una “autoridad superior”. Aprender a tomar decisiones por mí misma significa estar dispuesta a aceptar las consecuencias, tanto las buenas como las malas.

Actualmente paso mucho tiempo explicándoles ese principio a mis hijos. Sé que podría llegar el momento en que uno de ellos me diga que quiere regresar a la Iglesia de la Unificación. Sé que Shin Gil, al ser el hijo mayor de Hyo Jin Moon, algún día será sometido a una enorme presión para que regrese. En la portada del último disco compacto de su nueva banda, The Apocalypse, Hyo Jin usó una fotografía suya con Shin Gil. El título del álbum es Hold on to Your Love o Aférrate a tu amor.

Rezo para que ni Shin Gil ni sus hermanos les atraiga la idea de regresar a East Garden cuando sean adultos. Si es así, sentiré tristeza, pero lo aceptaré. Espero haberles enseñado a tomar decisiones meditadas y con conocimiento de causa, a no dejarse llevar por la tentación del dinero o la ilusión del poder. Espero haberles enseñado que todos debemos trabajar por lo que queremos en la vida; que a menos que ganemos algo, no es nuestro; que, si algo parece demasiado bueno para ser verdad, probablemente lo sea.

Siempre amaré a mis hijos, no importa cuáles sean sus decisiones, al igual que siempre he amado a mis padres, sin importar lo que siento respecto a algunas de sus decisiones. Espero que mi relación con mis hijos siempre sea abierta y lo suficientemente honesta como para permitirnos estar en desacuerdo sin que esos desacuerdos se interpongan entre nosotros. Eso es verdadero amor, no seguirle los pasos a ningún Mesías.

Admito cierto cinismo en estos días sobre la religión organizada. Aquellos que ven los peligros solo en los “cultos” ignoran lo delgada que es la línea entre la corriente principal religiosa y el extremo religioso. ¿Qué distingue realmente a los que creen que Sun Myung Moon es el Mesías de los que creen que el Papa es infalible? ¿Qué religión no afirma que solo ella conoce el mejor camino al cielo? Muchos credos exigen cierta paralización del pensamiento crítico. La diferencia, por supuesto, es que las religiones legítimas alientan a los creyentes a llegar libremente a la creencia. No hay prácticas de reclutamiento engañosas, ni explotación económica, ni aislamiento forzado del resto del mundo.

Me he desilusionado sobre la religión, pero no sobre Dios. Todavía creo en un Ser Supremo. Creo que fue Dios quien me abrió los ojos, me dio la fuerza para sobrevivir y el coraje para huir. Mi Dios es una deidad que lo abarca todo y que me apoya en mis momentos difíciles y dolorosos. Él estuvo a mi lado cuando me convertí en una novia infantil, una madre adolescente y una esposa maltratada. Él está conmigo ahora mientras trabajo para criar a mis hijos a su imagen. Las personas de fe llaman a Dios por diferentes nombres, lo representan de diferentes maneras, pero todos conocemos su corazón. El Dios en el que confío me dio la capacidad de pensar; él espera que la use.

El 29 de noviembre de 1997, Sun Myung Moon presidió una boda masiva en el estadio Robert F. Kennedy en Washington, DC. Un evento muy distinto al del Madison Square Garden en 1982. Para esta última reunión, la Iglesia de la Unificación tuvo que esforzarse para llenar el estadio. La mayoría de las veintiocho mil parejas que asistieron ya estaban casadas y eran miembros de otras religiones. Muchos habían aceptado boletos gratis distribuidos en centros comerciales suburbanos y en estacionamientos de supermercados para asistir a lo que la Iglesia de la Unificación calificó como un “World Culture and Sports Festival” o “Festival Mundial de Cultura y Deportes”. El señuelo no era Sun Myung Moon, el Mesías, sino Whitney Houston, la cantante pop. Le habían ofrecido un millón de dólares para cantar durante cuarenta y cinco minutos. Desafortunadamente para aquellos que vinieron a escucharla, después de que Houston se enteró solo unos días antes del evento del patrocinio de Sun Myung Moon, ella canceló, alegando una enfermedad repentina.

Ella no fue la única celebridad que dio una excusa. El primer ministro paquistaní Benazir Bhutto, el líder de la Coalición Cristiana Ralph Reed, Camelia Anwar Sadat, hija del asesinado presidente egipcio, cambiaron sus planes de asistir después de enterarse de que el festival era un truco publicitario de Sun Myung Moon.

Cuando la Iglesia de la Unificación se dio cuenta de que no podía ocultar su asociación con el festival, Sun Myung Moon publicó anuncios publicitarios de página completa que invitaban a las parejas casadas a asistir a un evento “ecuménico” diseñado para renovar sus votos matrimoniales y fortalecer los valores familiares. “Pueden pensar en mí como un hombre rodeado de controversia”, decía el anuncio del reverendo Moon. “La intención no es promocionarme como individuo o expandir la Iglesia de Unificación como institución. Nuestro objetivo es reunir a todos los pueblos y todas las religiones en un esfuerzo por fortalecer a las familias”.

De todos los que asistieron al Estadio RFK en esa fría tarde de otoño, solo unos pocos cientos eran parejas recién emparejadas en la Iglesia de la Unificación. Los dos hijos más pequeños de Sun Myung Moon estaban entre ellos. En realidad, se habían casado unos meses antes. En el lujoso banquete familiar que siguió a su doble boda, se colocaron tarjetas en la mesa principal con los nombres de cada miembro de la Familia Verdadera. Los Moon estaban decididos a mantener la ficción pública de la unidad y perfección de la familia. Había un lugar para Je Jin y otro para Jin, aunque la hija mayor de Sun Myung Moon y mi hermano estaban en su casa con sus hijos en Massachusetts.

Había una tarjeta con mi nombre en la mesa principal junto a la de Hyo Jin Moon. Mi silla estaba vacía, como si acabara de alejarme de la mesa y la Familia Verdadera esperaba que volviera en cualquier momento.


Nansook Hong



Información en español:

‘A la Sombra de los Moon’ por Nansook Hong – parte 1

Nansook Hong entrevistada

Video con subtítulos en español:

Vídeo Nansook Hong entrevistada en español

Vídeo: La secta Moon


Una mujer japonesa fue reclutada por la Federación de Familias y luego vendida a un granjero coreano

Teología de Sun Myung Moon para sus rituales sexuales

Sun Myung Moon fue excomulgado en 1948

Moon y estudiante de Ewha – escándalo sexual en 1955

Transcripción del video de la Tragedia de Las Seis Marías

Secta Moon, a modo de introducción

Transcripción del video de Sam Park 2014

‘El Imperio Moon’ por Jean-François Boyer

Actividades de la Secta Moon en países de habla hispana

Mis Cuatro Años y Medio con el Señor de las Moscas


La “Iglesia de la Unificación” (ahora conocida como la “Federación de Familias para la Paz y la Unificación Mundial, 1996”) o Secta Moon es una secta fundada por el coreano Sun Myung Moon que se esconde detrás de varios nombre y organizaciones de fachada, como el de “Federación de la Mujer para la Paz Mundial, WFWP (1982)”, “La Federación para la Paz Universal, UPF (2005)”, “Asociación Internacional de Parlamentarios por la Paz, IAPP (2016)”, Asociación para la Unificación del Cristianismo Mundial, AUCM”, “CAUSA”, “La Asociación del Espíritu Santo para la Unificación del Cristianismo Mundial, HSA-UWC (1954)”, “La Federación Interreligiosa e Internacional para la Paz Mundial, IIFWP (1999)”, “Federación Interreligiosa para la Paz Mundial, IRFWP (1991)”, “La Cumbre del Consejo para la Paz Mundial, (1987)”, “Alianza de Amor Puro, PLA (1995)”, “Federación Internacional para la Victoria sobre el Comunismo, IFVOC” y el “Movimiento Universitario para la Búsqueda de los Valores Absolutos, CARP”, entre otros.


Información en inglés:

Nansook Hong, transcripts of three interviews, including ‘60 Minutes’

Nansook Hong: “I snatched my children from Sun Myung Moon”

Nansook Hong interviewed by Herbert Rosedale

Nansook Hong – The Dark Side of the Moons

Nansook Hong’s video gets nearly one million views! (includes transcript)

Nansook Hong – In The Shadow Of The Moons, part 1

Nansook Hong – In The Shadow Of The Moons, part 2

Nansook Hong – In The Shadow Of The Moons, part 3

Nansook Hong – In The Shadow Of The Moons, part 4

Whitney Houston a no-show at Moon’s mass wedding ceremony


Información en francés:

« L’ombre de Moon » par Nansook Hong, partie 1

« L’ombre de Moon » par Nansook Hong, partie 2

« L’ombre de Moon » par Nansook Hong, partie 3

« L’ombre de Moon » par Nansook Hong, partie 4


Información en alemán:

Nansook Hong – Ich schaue nicht zurück, Tiel 1

Nansook Hong – Ich schaue nicht zurück, Teil 2

Nansook Hong – Ich schaue nicht zurück, Teil 3

Nansook Hong – Ich schaue nicht zurück, Tiel 4


Información en polaco:

„W cieniu Moona” – Nansook Hong

Sam Park i jego historia

Sun Myung Moon odbył ceremonię seksualną

Kościół japoński


Información en japonés:

Entrevista de Nansook Hong sobre ‘60 minutos’ traducida al japonés:
TV番組「60分」で洪蘭淑インタビュー

文鮮明「聖家族」の仮面を剥ぐ – 洪蘭淑

わが父文鮮明の正体 – 洪蘭淑

わが父文鮮明の正体 – 洪蘭淑 2

わが父文鮮明の正体 – 洪蘭淑 3

わが父文鮮明の正体 – 洪蘭淑 4

東京近郊の宮崎台研修センターの統一教会員が書いた「血分け問題」です。(本人の講義ノートによる)


Información en coreano:

홍난숙


‘A la Sombra de los Moon’ por Nansook Hong – parte 1